B corporation o empresas B, la nueva tendencia de RSC en Argentina

Un nuevo liderazgo está emergiendo en Argentina llamando a la participación en la tarea más importante de estos tiempos: “innovar” para lograr un futuro mejor en alianza con todos los sistemas vivos del planeta Tierra.
Florencia Segura8 abril 2015
4

Si bien durante muchos años se pensó que esta tarea era para unos pocos privilegiados, las diferentes iniciativas creadas para el fomento del mundo emprendedor en Argentina, hacen de ella una oportunidad para todos.

Cuando en responsabilidad social se habla de nuevos paradigmas, pareciera ser que el el pensamiento sistemico es una opción viable.

Si se observan los problemas que están afectando al resto de la humanidad, desde los colapsos económicos y el deterioro del medio ambiente, hasta la pobreza y el crecimiento de conflictos políticos, se puede ver que son el resultado de una visión estrecha que deja a un lado dimensiones y consideraciones que son importantes, como las que están siendo recogidas por las empresas B y la aplicación del “pensamiento de diseño” para la regeneración del sistema, a través del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires e iniciativas como Buenos Aires Emprende.

Las empresas B

Las empresas B no buscan ser las mejores del mundo, sino las mejores para el mundo. La diferencia fundamental de este tipo de empresas del resto es que llevan en su ADN la resolución de un problema social o medioambiental.

Esto, no solo implicó que se crearan nuevas empresas, sino que varias compañías argentinas comenzaran a cambiar sus objetivos y formas de trabajo para obtener la certificación B Corp.

Nacidas en los Estados Unidos bajo el nombre de B corporation (B corp), el sistema no solo promueve la transición hacia economías sustentables, sino que BLab, fundación que creó el concepto de empresa B, certifica a estas empresas a nivel global y las impulsa.

Una empresa B no está determinada por su categoría, su tamaño o facturación: es una compañía que se compromete a generar un cambio, que considera en sus decisiones a los consumidores, a los trabajadores, a la comunidad, a los inversores y al medio ambiente. Su objetivo es combinar el negocio con aportes sociales y el cuidado del hábitat en el ámbito en el que se desarrolla.

Un ejemplo concreto de ello es Natura, la empresa más grande del mundo en tornarse Bcorp y la primera de capital abierto en América Latina. La empresa comprende que las culturas indígenas tienen otras formas de conocimiento que demuestran un entendimiento profundo de la interconexión natural con el mundo y de las relaciones sagradas que sostienen la vida, cocreando sus productos en alianza con estas comunidades en sitios como el Amazonas.

La certificación les dio una gran oportunidad para evolucionar constantemente en su estrategia, porque pueden contribuir influyendo en empresas y organizaciones en la construcción conjunta de nuevas soluciones de negocios sustentables. La diferencia de la certificación B respecto de las ISO es que estas últimas sólo certifican la estandarización de un proceso específico y no de un conjunto de procesos, como lo es toda la operación de una empresa.

De las más de 30 empresas que ya forman parte de este ecosistema, 20 están radicadas en la ciudad o en la provincia de Buenos Aires. Además hay empresas que obtuvieron el sello en Mendoza, Córdoba y la Patagonia.

La certificación es una revisión detallada de todos los procesos de una empresa que busca identificar posibles áreas de mejora y oportunidades para ser un agente de cambio. El sistema B plantea un compromiso real, escrito en los estatutos de la compañía que debe renovarse cada dos años, lo que incentiva el cambio, la innovación y el compromiso.

En todo el mundo hay unas 1.195 empresas certificadas de las cuales 128 están en América del Sur.

¿Qué es una 'b corp'?
¿Qué es una ‘b corp’?

Pedro Tarak, argentino creador de la organización, no solo certifica las BLab, sino que capacita, conecta, crea y está trabajando en una legislación que permita que las empresas tengan un objeto social que vaya más allá del lucro. Lo que busca es reformar la ley de sociedades para que exista la opción B.

Según Virginia Pittaro, actual directora ejecutiva de la organización en Argentina, el movimiento no para de crecer y tiene como objetivo convertirse en una tendencia mundial de negocios que genera una empatía muy grande. Esto parece muy intangible, pero es la razón número uno por la que muchos se suman, porque ven esto como un medio concreto para materializar una nueva forma de hacer negocios.

DesignThinking, del pensar al sentir los sistemas para la regeneración del tejido social

Design Thinking o en español “pensamiento de diseño” es una disciplina que propone utilizar las formas y herramientas de los diseñadores para innovar en otros ámbitos. Según Barry Katz, creador y cofundador de Ideo y profesor de Stanford, “no es un método o una receta a seguir, sino una estrategia que sirve para crear ideas y transformarlas en innovación».

Aprovecha la sensibilidad de los diseñadores y su método para trabajar para encontrar una intersección entre tres conceptos muy importantes: la viabilidad económica, que sea útil para las personas y que exista tecnología para poder desarrollarlas.

¿Qué es el 'desing thinking'?
¿Qué es el ‘desing thinking’?

Este diseño centrado en el humano, hace que el innovador sea cocreador de nuevos futuros emergentes sientiéndose parte del proceso creativo a través de diversas etapas de análisis y síntesis caracterizados de pensamientos convergentes y divergentes, abranzado un enfoque holístico y orgánico, ayudando así a fenómenos sociales como la iniciativa emprendedora y la innovación.

Apoyándose en herramientas cualitativas que crean significados con un diálogo generativo, se crean así emprendimientos integrados bajo una perspectiva ética, generando una plataforma de discusión rica para el enfoque del diseño de sistemas sociales y evolucionados con un entendimiento profundo del sistema en un gran contexto y con una visión de futuro para la cocreación de innovaciones éticas, sociales y técnicas.

El pensamiento sistémico es un puente para ver las interconexiones. Una vez que se ve una nueva realidad, es difícil volver a atrás e ignorarla. Lo más importante es que esta visión tiene una conexión emocional.

A través de actividades académicas creadas bajo este concepto en la Universidad Torcuato Di Tella y en el ITBA se encuentran dos tipos de estudiantes: aquellos que entienden cognoscitivamente la sostenibilidad y aquellos que aprecian y pueden sentir lo que significa una visión sostenible, aun sin conocer los conceptos en profundidad.

Aquellos individuos que tienen la capacidad de hacer conexiones emocionales con un entendimiento completo de las interconexiones son también más capaces de traducir estas ideas en acción.

Un caso concreto fue el del Ministerio de Modernización del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que creó el primer reporte de responsabilidad social, integrando las actividades de su gestión socialmente responsable en un documento que comunicara todas las actividades como parte de una gestión estratégica de gobierno.

Lo que logró Agustín Dellagiovanna fue verse como parte de un sistema más grande interconectado. Esta percepción creó una nueva conciencia de posibilidades.

Finalmente, si bien el desarrollo de emprendimientos como el sistema B en Argentina son muy importantes, la participación consciente en el diseño de organizaciones como subsistemas que aporten a la emergencia de sociedades evolucionadas también, y no solo a nivel local, sino a nivel global.

4
Comentarios

Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Graciela

    Excelente! Qué bueno que se difundan este tipo de iniciativas. Es esperanzador ver que cada vez son mas las empresas que toman un compromiso social.

  2. Victoria

    El fin es justo y necesario pero cuánto cuesta certificar una empresa B?

  3. Carlos

    Excelente el artículo. Para ponerse a pensar seriamente en dar un salto de calidad en lo que uno viene haciendo.

  4. Julia Ruttimann

    ¡Hola! Soy Julia Ruttimann alumna de comunicación social en la Universidad Austral de Argentina. para un trabajo de una materia de la carrera estaba averiguando sobre la emergencia del sistema B para redefinir el concepto de negocio y por eso quería saber si podía hacerles algunas preguntas sobre este sistema. Muchas gracias y saludos, Julia.