Fundación Mapfre impulsa el empleo juvenil y senior en su tercera edición de 'Accedemos'

El desempleo juvenil se ha triplicado desde el tercer trimestre de 2007 y ha llegado a alcanzar los 813.700 desempleados menores de 25 años en España ('Situación Laboral de los Jóvenes Españoles'. Asempleo). Esta razón ha llevado a muchas compañías como Mapfre a volcarse en el impulso del empleo de este colectivo vulnerable.
0

El 81,5% de los españoles sigue situando entre sus tres principales preocupaciones el paro, señalando este asunto como el primer problema que tiene el país. Así lo ha confirmado el CIS en su barómetro del mes de mayo.

Una preocupación que se extiende a las empresas; muchas de las grandes compañías han dedicado gran parte de su presupuesto para acción social al impulso del empleo, la formación y el emprendimiento durante los años más duros de la crisis.

El programa Accedemos es uno de ellos. Esta iniciativa que nace en el seno de la Fundación Mapfre ha lanzado su tercera edición de apoyo al empleo que consiste en: primero, ayudas económicas directas para la contratación de personal dirigidas a pequeñas empresas; segundo, formación para que emprendedores pongan en marcha sus proyectos, y tercero, el desarrollo de distintas habilidades que potencien la empleabilidad.

Las dos primeras ediciones han estado centradas en impulsar el empleo de los jóvenes de 18 a 29 años, pero este tercer año el foco se extienda a los mayores de 50 años en situación legal de desempleo. “Los jóvenes no suelen tener una familia que mantener, pueden vivir con sus padres y seguir trabajando en encontrar trabajo, pero hay mayores de 50 años con verdaderos dramas”, explica Fernando Garrido, director del Área de Acción Social de Fundación Mapfre a Compromiso Empresarial.

Accedemos ofrece 600 becas económicas para las empresas que ascienden a 500 euros al mes por trabajador contratado, con un máximo de 3.000 euros repartidos en los seis meses de duración de esta ayuda.

En palabras de Garrido: “El programa trata de apoyar a dos pilares de la sociedad española que han sufrido la crisis de forma más importante, en primer lugar la pequeña empresa, porque a nadie se le escapa la cantidad de empresas que han cerrado en los últimos años y los problemas que han tenido de financiación y, en segundo lugar, los jóvenes, porque es el colectivo más castigado por el paro”.

Como recuerda Garrido, las pymes españolas juegan un papel muy importante en la recuperación del país, y así se lo han hecho saber desde la aseguradora en todas las jornadas que realizan a lo largo de la geografía española: “Es responsabilidad de todos colaborar a salir de esta situación, porque la administración pública va a tardar muchos años en tener la alegría que tuvo antes de 2008 en cuanto a gasto social se refiere”.

El impacto que ha tenido este programa Accedemos en sus dos anteriores ediciones ha sido muy positivo. “El dato que más nos gusta es que el 62% de los casi 1.200 empleados que se han beneficiado de las ayudas de la Fundación se han convertido en trabajadores con contrato indefinido”.

Sonia Aguilera es un claro ejemplo. Tiene 27 años y trabaja ahora en la revista cultural Hoyesarte.com gracias a la ayuda que la publicación ha recibido de la Fundación Mapfre.

Una beca que ha permitido a esta licenciada en Periodismo y Máster en Periodismo Multimedia encontrar una oportunidad profesional estable impensable al finalizar los estudios: “Al terminar la carrera estudié un máster porque no tenía expectativas de encontrar trabajo”.

Los pilares del paro juvenil

El problema del paro juvenil va más allá de la crisis económica porque a pesar de que casi la mitad de los jóvenes desempleados se consideran de larga duración al llevar más de un año sin encontrar empleo, según el anteriormente citado informe Situación Laboral de los Jóvenes Españoles, la Fundación Mapfre ha constatado que hay un problema entre la oferta y demanda de empleo.

“Hay un dato fundamental: ha habido puestos de trabajo que ofertábamos que se han quedado sin cubrir; hay formaciones específicas para las que no tenemos jóvenes preparados”, reconoce Garrido, que piensa ya en cómo poner solución a este tema que le preocupa.

Fundación Mapfre trabaja en la elaboración de un análisis de los puestos de trabajo que se necesitan en la actualidad y los que serán claves para las compañías en un futuro próximo, porque –señala- “no queremos que la universidad sea una cuna de parados, sino que los jóvenes cuando acaben en los centros educativos sepan qué tipo de estudios, bien profesionales, bien universitarios, son los que más posibilidades les van a dar para encontrar un puesto de trabajo”.

Otra de las dificultades a las que se está enfrentando el país es a la ‘fuga de cerebros’ de los más jóvenes. El Consejo de la Juventud de España calcula que de 2008 a 2013 han sido 218.000 jóvenes los que se han ido a vivir al extranjero. Estos datos, más allá de la pérdida de talento, tendrán unas consecuencias económicas definitivas para el país si no consigue virar la situación.

Según el informe Juventud Necesaria: consecuencias económicas y sociales de la situación del colectivo joven, de perdurar esta situación, en 2050 un 72% de lo que ganen los trabajadores estará destinado al pago de pensiones, dato que dista mucho del 36% que se consume actualmente, y que convertiría la situación de España en insostenible.

Garrido, sin embargo, habla de esta ‘fuga de cerebros’ con optimismo: “Hay que tratar de darle la vuelta a la situación. Aunque en estos momentos muchos de nuestros jóvenes se tengan que ir, hay que tratar de generar riqueza y empleo para que puedan volver y que todo lo que están aprendiendo y el esfuerzo que están haciendo fuera, en el corto plazo les suponga oportunidades en su propio país”.

El tercer obstáculo al que se enfrentan los jóvenes a la hora de buscar empleo es el desánimo y la frustración por no encontrarlo. “Es una situación muy difícil, por mucho que intenten sacar la cabeza es lógico que puedan caer en el desánimo, sin embargo hay que intentar mandar un mensaje positivo: Las cosas están cambiando y es responsabilidad de todos el que sigan haciéndolo”.

“Va a haber momentos en los que te llamen de entrevistas y no te cojan; otros en los que no te llamen de ningún sitio, y momentos en los que por fin te llamen y te seleccionen. Y hay que estar preparado para todos esos momentos”, explica Garrido, que cuenta desde la Fundación con una iniciativa específica que ayuda a enfrentarse a todas estas situaciones.

Se trata del programa online y gratuito Rutas para la vida y el trabajo, que dirige la escritora y filósofa Elsa Punset, en el que se abordan aspectos que afectan al propio trabajador, a los demás y al puesto de trabajo.

“El programa de Rutas para la vida y el trabajo trata de que los jóvenes se conozcan; que descubran sus puntos fuertes; sus debilidades; que sepan preparar un cv; e ir a una entrevista; cómo tratar a un jefe… todas esas cosas que nadie nos ha contado nunca y que nos habrían venido muy bien para afrontar la vida”, sentencia.

Emprendimiento, otra opción para el empleo

El programa Accedemos cuenta también desde la segunda convocatoria con ayudas al emprendimiento porque, aunque “no hay puestos de empleo para todo el mundo”, quieren apoyar a aquellos que “tienen inquietudes en poder montar su pequeña empresa”.

Para ello, Fundación Mapfre cerró un acuerdo en 2014 con Secot, una organización de voluntariado senior de asesoramiento empresarial, que cuentan con un programa de formación para el autoempleo. Sus voluntarios “ponen al servicio de la sociedad toda su experiencia de los años de su carrera profesional”, cuenta Garrido.

Además, la Fundación ofrece, una vez finalizado el curso, un servicio de apoyo a los asistentes que les ayuda a desarrollar su proyecto con la ayuda personalizada de los expertos de Secot.

“Falta que el sistema educativo fomente el espíritu emprendedor y empresarial de los jóvenes desde la escuela, la universidad o los centros de formación profesional”, reclama para terminar Fernando Garrido.

Impulsando la FP para fomentar la empleabilidad

En paralelo al programa Accedemos, Fundación Mapfre lanza junto con la Fundación Atresmedia, Descubre la FP.

Se trata de una iniciativa que quiere potenciar y dar a conocer de forma atractiva todas las posibilidades de la Formación Profesional.

Así lo explica Carmen Bieger, directora de la Fundación Atresmedia: “Queremos, en primer lugar, dar a conocer de una manera amena, sencilla y visual los principales aspectos relativos a la nueva Formación Profesional en España: a qué edad se elige, los grados que hay, qué se estudia en cada título, qué salidas profesionales tiene…”.

Pero además de aproximar las salidas profesionales que ofrece la FP a los jóvenes, estas dos organizaciones quieren acercarla también a la sociedad, para que “puedan valorarla en su justa medida, conscientes de que actualmente constituye una alternativa formativa muy interesante, especialmente cuando hablamos del acceso al empleo juvenil”, continúa Bieger.

Una apuesta por la que si bien no pretenden obtener grandes resultados de empleabilidad en el corto plazo, “estamos convencidos de que si entre todos somos capaces de impulsar este tipo de formación, de hacerla más robusta y sostenible, en un plazo de tiempo relativamente razonable -al igual que otros países cercanos-, veremos los resultados”, señala.

acuerdo-mapfre-atresmedia
Teófilo Domínguez, director de Fundación Mapfre y Maurizio Carlotti, vicepresidente de Atresmedia, durante la firma del convenio.

Esta alianza, firmada hoy entre Teófilo Domínguez Anaya, director de Fundación Mapfre, y Maurizio Carlotti, vicepresidente de Atresmedia, “era cuestión de tiempo”, dice Bieger, pues ambas entidades trabajan desde hace años en la formación y la empleabilidad de los jóvenes. Descubre la FP contará con una web con contenidos específicos de la Formación Profesional, testimonios del claustro y alumnado de centros de toda España y un curso de habilidades sociales creado por Punset.

Desde la Fundación Atresmedia llevan tres años apostando por una mejora en la educación, premiando las buenas prácticas docentes en los centros escolares y poniendo en valor al profesorado, mejorando el ambiente escolar e implicando a los alumnos en el cambio.

“Teníamos una deuda con la Formación Profesional: ha cambiado tanto en los últimos años y resulta una alternativa tan moderna e interesante que no podíamos sino contribuir a su impulso y difusión”, reconoce Bieger.

Una deuda que ha encontrado en la Fundación Mapfre su aliado perfecto.

0
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.