800 empleados participan en la jornada colectiva de voluntariado de L'Oréal

Alrededor de 300 empleados de la fábrica internacional de L'Oréal, en Burgos, han cambiado durante dos días su jornada laboral por una de las 17 actividades que se organizaron con motivo de la 6ª edición del Citizen Day, una jornada anual de voluntariado corporativo.
0

Estos se unían a los más de 500 empleados de L’Oréal Madrid, que el día 2 de julio participaron en otras 25 actividades de voluntariado.

“Gracias a esta iniciativa, los empleados de la fábrica de Villalonquéjar tienen la oportunidad de conocer de primera mano lo que hacen las asociaciones y ONG burgalesas para aportar su granito de arena en acciones sociales y de protección del medioambiente” señala el director de RSC de L’Oréal España, Nacho Mora.

Durante estos dos días, varios voluntarios del Grupo han llevado a cabo actividades para promover la inserción social, como un partido de fútbol sala en la cárcel o un taller de cocina con beneficiarios del programa Incorpora de la Fundación Lesmes.

Juan Carlos García es uno de estos voluntarios: “Estoy muy contento de que L’Oréal nos ofrezca la posibilidad de dejar por un día la fábrica para ayudar a mejorar la sociedad en la que vivimos”.

Por su parte, el Centro Ocupacional El Cid desarrolló un taller para personas con discapacidad intelectual donde se les enseñó a fabricar cometas y luego a volarlas.

Asimismo, se han realizado acciones para proteger el medio ambiente, entre ellas la organizada por la ONG Un bosque para el planeta tierra, que llevó a los empleados de L’Oréal a los campos de Atapuerca, a realizar acciones de reforestación.

Estas jornadas finalizaron en el centro de Cáritas con un cóctel servido por el catering El gusto de servirle, formado por personas con riesgo de exclusión con menos oportunidades laborales.

El  Citizen Day de Madrid

Entre las acciones que realizaron en Madrid los trabajadores de las oficinas destaca el taller-ayuda para jóvenes en riesgo de exclusión social, de la mano de la Fundación Exit, con el objetivo de motivarles para que continúen sus estudios y puedan optar a un futuro profesional mejor.

También en las oficinas, y en colaboración con la Fundación Helping By Doing, se realizó un coaching a través de la imagen personal basado en estilismo, peluquería, maquillaje y fotografía para ayudar a mujeres en situación de dificultad a enfrentarse de mejor forma a su vida profesional.

“Estoy muy ilusionada con este proyecto porque en días como hoy nos reafirmamos todavía más en que nuestro trabajo contribuye a mejorar la vida de los demás”, asegura una de las voluntarias de L’Oréal, Maite Carvajal.

En el complejo deportivo y de ocio Ilunion Somontes, 30 voluntarios coordinaron una gymkana acuática, una jornada deportiva para que 60 personas con discapacidad intelectual hagan ejercicio.

Muy cerca, en el Parque Juan Carlos I, 25 empleados formaron equipo con personas con discapacidad para participar en una competición deportiva de la mano de la Fundación También: ciclismo adaptado, tiro con arco, baloncesto en silla y lanzamiento a la diana.

Por su parte, otros 40 empleados, limpiaron las orillas del Jarama, recogiendo la basura y clasificándola para reciclarla.

Siguiendo con las actividades que favorecen el medio ambiente, 50 voluntarios se  trasladaron al Caserío de Henares, como Josep Solé, del departamento de desarrollo de negocio, para encargarse de retirar antiguos protectores de plantaciones y retocar alcorques para que retengan mejor el agua de lluvia.

La iniciativa fue lanzada internacionalmente en 2010 con el objetivo de reflejar el compromiso establecido por L’Oréal con la responsabilidad social corporativa a través de una jornada colectiva de voluntariado para sus empleados.

0
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.