Sinergias empresariales a favor de la eficiencia energética

Ocho empresas fundadoras -Endesa, Cepsa, Philips Ibérica, Renfe, Meliá, Telefónica, Toyota España y Unibail Rodamco España-, además de Cemex y Mango, y una inquietud común: trabajar por la eficiencia y el ahorro energético, no sólo para disminuir las facturas, sino sobre todo, para reducir los impactos al medio ambiente.
0

En marzo de 2011 nació oficialmente en un acto en Madrid la Plataforma de Empresas por la Eficiencia Energética, la primera agrupación de grandes compañías de diferentes sectores creada con el objetivo concreto de “promover actividades conjuntas orientadas hacia el fomento de la eficiencia energética a través de la promoción y el desarrollo de acciones dirigidas al ahorro energético y a la reducción de la huella de carbono”.

Desde ese momento, y después de casi cinco años de andadura, las diez grandes compañías que integran esta Plataforma -Endesa, Cepsa, Philips Ibérica, Renfe, Meliá, Telefónica, Toyota España y Unibail Rodamco España, a las que posteriormente se unieron  Cemex y Mango- han superado en un 20% sus objetivos previstos para 2015.

Concretamente, y gracias a esta iniciativa, se ha conseguido reducir las emisiones de CO2 en más de 3 millones de toneladas –a cierre de 2015 fueron un total de 3.296.941 de toneladas de CO2 reducidas por parte de los miembros de la Plataforma-, lo que supone un 95% del objetivo fijado para el periodo 2011-2016, y el equivalente a las emisiones que generarían más de 1,5 millones de familias medias españolas al año.

El objetivo conjunto ha sido, y sigue siendo, aunar esfuerzos para conseguir una mayor eficiencia energética y así proteger el medio ambiente.

Y para conseguirlo, la Plataforma promueve entre sus miembros actuaciones internas en materia de ahorro y eficiencia, y al mismo tiempo selecciona proyectos solidarios con los que colaborar para fomentar la eficiencia energética.

Además de las acciones específicas que implementa internamente cada empresa, también se impulsan acuerdos de colaboración entre ellas para unificar sinergias y fomentar la investigación en esta materia.

Plataforma-Empresas-Eficiencia-Energetica
Último Comité de la Plataforma por la Eficiencia Energética. ©Endesa

‘La unión hace la fuerza’

Desde Endesa explican a Compromiso Empresarial que la inquietud que movió a las empresas integrantes de esta Plataforma a crear una iniciativa de este tipo responde a una máxima sencilla: la unión hace la fuerza.

“La capacidad de difusión y de sensibilización hacia la sociedad crece cuando se hace en equipo”, señala la compañía, que defiende que “unir las fuerzas y el expertise de empresas referentes en diferentes sectores aporta un valor añadido a la hora de ofrecer productos y servicios globales, algo que demanda y va a demandar cada vez más el cliente”.

El balance, tras estos primeros cuatro años de actividad es, para Endesa “sin duda, muy satisfactorio”, tanto en lo que se refiere a participación, como implicación, número de proyectos puestos en marcha y resultados globales en materia de ahorros económicos y energéticos.

“Hasta la fecha, las actuaciones internas de cada empresa que mayores ahorros energéticos y de emisiones han generado han estado relacionadas con la iluminación eficiente, y los combustibles alternativos, entre otra”. En lo relativo a iniciativas de negocio, “se ha trabajado y se sigue trabajando, con un doble enfoque: inter-empresa y a cliente final”, explica Endesa.

En cuanto a las barreras encontradas a la hora de avanzar en el trabajo de la Plataforma por parte de las empresas miembro, y en general, apostar por medidas, proyectos e iniciativas de eficiencia, ha sido, sin duda “el tamaño de las compañías que forman parte de ella”, ya que, “aunque tiene sus ventajas, también tiene sus inconvenientes, fundamentalmente a la hora de lograr agilidad en el desarrollo de las iniciativas”, señalan desde Endesa.

A su juicio, “este es uno de los retos pendientes de afrontar”, y de hecho, añaden desde la compañía promotora de la iniciativa, “ya estamos trabajando en ello, gracias al entusiasmo de un equipo de trabajo interdisciplinar que se ha creado con este objetivo concreto”.

En lo que se refiere a las perspectivas en un futuro próximo en relación a la andadura de la Plataforma, la idea es seguir trabajando, tanto en el desarrollo de iniciativas de negocio para cliente final, como en materia de medidas divulgativas.

Asimismo, la Plataforma “tiene previsto adherir nuevos miembros que sean referentes en eficiencia energética y sostenibilidad en sectores actualmente no representados dentro de ésta”, adelantan desde Endesa.

Philips y la innovación social

En palabras de Jordi Manrique, responsable de Comunicación y Responsabilidad Social Corporativa de Philips, una de las empresas fundadoras de la Plataforma, “la eficiencia energética siempre ha estado en el ADN de la compañía, desde sus origines”, con una inversión en materia de innovación social que en 2015 fue de 495 millones de euros.

En la misma línea, durante la Cumbre del Clima de París, el pasado mes de diciembre (COP21) Philips lanzó el compromiso público de reducir a cero su huella de carbono de cara a 2020.

“La Plataforma de Empresas por la Eficiencia Energética supone para nosotros un paso más en este compromiso, gracias a los dos objetivos principales que cumple la iniciativa: promover actuaciones de eficiencia energética entre los miembros y de cara al exterior y concienciar a la opinión pública de la importancia que tiene esta materia en la actualidad”, explica Manrique a Compromiso Empresarial.

Precisamente es el entorno colaborativo entre las diferentes empresas que la integran lo que desde Philips consideran “básico” para avanzar y combatir el cambio climático, “compartiendo experiencias, conocimientos y, por qué no, inversiones”, señala Jordi Manrique.

Desde Philips Lighting, y en un entorno colaborativo como el de la Plataforma, “podemos aportar mucho, ya que el alumbrado representa el 19% del consumo energético mundial”, recuerda Manrique, que destaca que, al mismo tiempo, la diversidad de empresas que forman parte de la iniciativa “nos permite aprender en campos ajenos a nuestra actividad”.

Sin embargo, el representante de Philips no cree que la colaboración debe producirse sólo en el ámbito privado. “Los organismos públicos e instituciones también deben establecer mecanismos de colaboración público-privada para avanzar en la consecución de los objetivos internacionales fijados en materia de eficiencia energética”, recalca.

De cara al futuro, Jordi Manrique se muestra preocupado por el “punto crítico” al que se ha llegado en materia de cambio climático, un momento en el que parece que todas las contribuciones del mundo “se muestran insuficientes de cara a prevenir un potencialmente catastrófico aumento en la temperatura global”. Por ello, defiende, “la voluntad en materia de eficiencia energética es el principal motor para conseguir frenar este fenómeno”.

Y es que, a su juicio, “el mundo debe fijar metas más ambiciosas para mejorar la eficiencia energética si queremos cumplir con los objetivos adquiridos a nivel internacional”.

“Es en este campo donde debemos trabajar organismos públicos y privados, instituciones y ciudadanos, adoptando las tecnologías disponibles en la actualidad de una manera más rápida”, explica Manrique, que recuerda que, en materia de iluminación, la adopción de la tecnología LED y la conectividad a nivel global, supondría ahorros de más del 80% respecto al consumo actual”.

Sin embargo, y valga este dato de ejemplo, “sólo el 10% de los 300 millones de puntos de luz instalados en nuestras calles son eficientes”, añade.

Esta es la razón por la que desde Philips consideran que los próximos años serán decisivos en materia de eficiencia energética. Por eso, “en el marco de la Plataforma seguiremos fijando objetivos ambiciosos para reducir la huella de carbono en nuestras instalaciones y actividades, y apostando por la inversión sostenible, ofreciendo al mercado soluciones más eficientes y de rápida adopción, al mismo tiempo que desarrollaremos nuevos proyectos colaborativos entre los miembros de la iniciativa para dar pequeños pasos en la lucha contra el cambio climático”, adelanta Manrique.

“Sólo desde la colaboración y con la voluntad de alcanzar objetivos, ambiciosos pero tangibles, en materia de eficiencia energética, podremos conseguir un cambio en este paradigma hacia un mundo más sostenible”, concluye.

sede-Philips

Proyectos de la Plataforma por la Eficiencia Energética

Entre los proyectos más relevantes que se han puesto en marcha en el marco de la Plataforma destacan algunos, como los de Cepsa para desarrollar betunes asfálticos modificados con caucho reciclado de neumáticos y con importantes ventajas ambientales, la producción en sus instalaciones de hidrotratamiento de gasóleo (hidrobiodiesel) que proviene del tratamiento de aceite vegetal refinado y de aceites residuales, o las siete plantas de cogeneración con las que cuenta actualmente para mejorar la eficiencia energética de sus refinerías y plantas químicas.

En el caso de Renfe, desde junio de 2011 los usuarios de Cercanías Madrid pueden viajar con su bici cualquier día de la semana y a cualquier hora, dentro del horario de apertura del servicio de trenes. Para ello, la red cuenta ya con un gran número de trenes adaptados y estaciones con zonas de aparcamiento para ellas.

Además, la compañía ha instalado paneles solares en algunas de las cubiertas de sus talleres de trenes de alta velocidad, como el de Fuencarral (Madrid), para mejorar la eficiencia energética y rentabilizar las superficies.

En Meliá Hotels International cuentan entre sus políticas internas con el Proyecto SAVE, una iniciativa de ahorro y eficiencia energética que la compañía ya ha implantado en 143 hoteles.

Entre sus líneas de trabajo destacan la gestión, seguimiento y control de la demanda energética, la estandarización de sistemas eficientes o el estudio de las inversiones relacionadas con el ahorro energético.

Meliá cuenta con dos ejemplos claros en los hoteles Gran Meliá Palacio de Isora, en Tenerife, donde utiliza un sistema de climatización mediante geotermia y de distribución de clima mediante anillos, así como un sistema de control del gasto energético (en función de las curvas de rendimiento) y de aprovechamiento integral del ciclo hídrico.

En el Hotel ME Madrid, la compañía emplea tecnología LED para destacar la belleza arquitectónica de su fachada histórica sin contaminar luminosamente el entorno y consiguiendo importantes ahorros de energía.

El pasado mes de febrero Philips, Toyota y Endesa pusieron en marcha de forma conjunta un proyecto solidario para la Fundación Juan XXII, dedicada a la inserción sociolaboral de personas con discapacidad intelectual en Madrid con el objetivo de mejorar el ahorro económico y energético de sus instalaciones.

El proyecto incluye un cambio de iluminación de su Centro Especial de Empleo que reducirá casi un 40% el consumo eléctrico, y el desarrollo de cursos teórico-prácticos de conducción sostenible para disminuir el consumo de combustible de su flota de vehículos.

De esta forma, y gracias a la aportación de Philips, se mejorará la iluminación en la zona de oficinas, talleres y áreas de carga y descarga del Centro, en el que trabajan unas 120 personas,  así como su confort visual, mientras que Toyota será la encargada de impartir cursos para ahorrar emisiones y combustible a los conductores de las rutas de traslado al Centro (furgonetas) y del centro de logística y almacenaje (camiones).

La importancia de la lucha contra el cambio climático

Las empresas miembro de esta Plataforma son conscientes de que, más allá de los ahorros económicos que trae consigo la eficiencia energética, la lucha contra el cambio climático a través de la reducción de sus emisiones y su huella de carbono, debe convertirse en la razón de ser fundamental de sus actuaciones.

Recientemente se han hecho públicos los datos de un nuevo informe relacionado con los elevados riesgos que supone la falta de acción ante el avance del cambio climático.

Lo ha elaborado el Instituto DKV de la Vida Saludable, y en él se alerta de que este fenómeno causará alrededor de 250.000 muertes adicionales al año entre 2030 y 2050, en línea con datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud) publicados ya en 2014.

El estudio alerta sobre la existencia de una clara relación entre el cambio climático y la salud (de las personas y del planeta) y aporta consejos para frenarlo, desde una perspectiva tanto de responsabilidad individual, como colectiva y social.

“La contaminación atmosférica ocasiona 524.000 muertes prematuras anuales en Europa”, alerta el documento, en el que se apuesta por la movilidad sostenible, el reciclaje, el uso eficiente de la calefacción y los electrodomésticos en el hogar, o el aprovechamiento de la luz natural como recomendaciones esenciales para el ahorro de energía.

Esta VI Edición del Observatorio de Salud y Medio Ambiente DKV Ecodes, al que se ha sumado este año la Red Española del Pacto Mundial,  analiza asimismo los beneficios directos e indirectos que la lucha frente al cambio climático puede tener para todos, y que incluye la reducción de los escenarios meteorológicos extremos, la calidad del aire, la seguridad alimentaria o las enfermedades infecciosas, todos ellos con una clara influencia en la salud de las personas.

El estudio advierte de que la contaminación del aire, muy relacionada con el cambio climático, ocasiona más de 33.000 muertes prematuras al año, tal como recoge el  último Informe sobre Calidad del Aire en Europa 2015 de la Agencia Europea de Medio Ambiente, y que el aumento de fenómenos meteorológicos extremos, como huracanes, ciclones o tormentas tropicales, es el responsable de unas 60.000 muertes anuales.

El calentamiento global también podría aumentar en un 20% el riesgo de sufrir hambre y malnutrición de cara a 2050, y de manera indirecta, a través de impactos sobre los ecosistemas y los sistemas sociales.

Según el documento, el número de desastres naturales relacionados con la meteorología se ha triplicado desde los años 60 y afecta sobre todo a países en desarrollo. Sólo en 2015 hubo 32 grandes sequías y 152 episodios de inundaciones, relacionadas directamente con el cambio climático.

En España, más del 33% de la población respira un aire que incumple los estándares recomendados por la OMS, con niveles de contaminación por encima de los límites marcados por la Unión Europea.

Esto ocasiona más de 33.000 muertes prematuras anuales, 16 veces más que los accidentes de tráfico y suponen para este país un coste económico de unos 38.000 millones de euros (un 2,8% del PIB).

Parece demostrado que las evidencias científicas no mienten: la lucha contra el cambio climático debe convertirse en una prioridad, y la toma de medidas para su reducción y mitigación, tanto a nivel personal y empresarial, no puede esperar.

Contenido apoyado por Endesa y elaborado por un redactor de Compromiso Empresarial
Esta noticia se adhiere a los criterios de transparencia
0
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.