La UE financia la economía verde con 223 millones

Europa se afana en que la preocupación por el medio ambiente siga entre sus prioridades, a pesar de que en estos días camina entre crisis que llegan a poner en cuestión incluso los valores de la Unión Europea.
Lidia Soria16 noviembre 2016
<p>Life-Photoscaling utiliza la tecnología fotocatalítica para reducir la contaminación del aire en las urbes. </p>

Life-Photoscaling utiliza la tecnología fotocatalítica para reducir la contaminación del aire en las urbes.

Estar inmersa en la gestión del drama de los refugiados, la salida de Reino Unido del club europeo o en moldear nuevas relaciones con Estados Unidos no empaña el trabajo de las carteras de Medio Ambiente. La idea de asegurar un futuro sostenible para Europa le ha llevado a aprobar inversiones de 222,7 millones de euros en proyectos ecológicos. Se trata de un fuerte impulso a los fondos LIFE que financiarán un total de 144 proyectos a nivel europeo que tengan como objetivo la protección medioambiental.

La inversión que sale de la Comisión se verá reforzada por inversiones adicionales, lo que supondría una suma total de 323,5 millones para estas iniciativas innovadoras en el seno de la UE, en ámbitos como la eficiencia de los recursos, la naturaleza y la biodiversidad, la gobernanza o la concienciación medioambiental.

Los comisarios de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, y de Acción por el Clima y Energía, Karmenu Vella y Miguel Arias Cañete, respectivamente, presentaron recientemente en Bruselas el resultado de esta iniciativa.

«Estoy encantado de que nuestro programa LIFE respalde un año más muchos proyectos innovadores para hacer frente a nuestro retos medioambientales comunes. Los proyectos financiadas por LIFE requieren relativamente poca financiación e ideas sencillas para crear empresas verdes rentables que faciliten la transición hacia una economía circular e hipocarbónica», señalaba Vella.

Por su parte, Cañete reconocía que este tipo de iniciativas ponen cara a la firma del Acuerdo de París. Son un fuerte apoyo para aplicar el acuerdo firmado contra el cambio climático en la COP21, en diciembre del año pasado. «Con la entrada en vigor del Acuerdo de París, ahora debemos centrarnos en cumplir nuestras promesas. Estos proyectos crearán las condiciones idóneas para fomentar soluciones innovadoras y divulgar las mejores prácticas en materia de reducción de emisiones y adaptación al cambio climático en toda la Unión Europea», añadió el comisario.

"Estos proyectos crearán las condiciones idóneas para fomentar soluciones innovadoras y divulgar las mejores prácticas en materia de reducción de emisiones y adaptación al cambio climático en toda la Unión Europea" Miguel Arias Cañete.

Adaptación al cambio climático

Un total de 75,1 millones de euros irán destinados para proyectos seleccionados que trabajarán en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 40% de aquí hasta el año 2030. Dentro de este concepto, 16 proyectos LIFE estarán dedicados a la adaptación al cambio climático en ámbitos como la agricultura, la silvicultura o el turismo, así como a la adaptación de zonas de montaña o insulares, la planificación urbana y el agua.

Otros doce proyectos LIFE marcarán su objetivo en atenuar los efectos del cambio climático, con iniciativas de mejores prácticas y proyectos piloto en ámbitos temáticos como la energía, la industria y la utilización del suelo. Habría aún que sumar seis proyectos más que servirán para mejorar la concienciación sobre el cambio climático.

Eficiencia de recursos. Bajo esta temática se financiarán un total de 56 proyectos, con una inversión europea de 71,9 millones, que llevarán a conseguir una inversión global de 142,2 millones de euros. El objetivo aquí pasa por acercar la Unión Europea al concepto de economía circular gracias a la eficiencia del aire, de los residuos y del agua.

Los 39 proyectos LIFE dedicados a la naturaleza y la biodiversidad apoyan la aplicación de las Directivas sobre aves y hábitats y la estrategia de biodiversidad de la UE de cara a 2020. Cuentan con un presupuesto total de 158,1 millones de euros, 95,6 millones de los cuales saldrán del presupuesto de la Unión Europea.

Finalmente, serán 15 proyectos LIFE europeos sobre gobernanza e información medioambientales los que se financiarán para conseguir un mayor impacto en la concienciación en materia de medio ambiente. Cuentan con un presupuesto total de 23,2 millones de euros, 13,8 millones de los cuales con cargo a la UE.

España, el país con más proyectos

España es el país con más proyectos ecológicos a financiar gracias a los fondos LIFE. En total serán 23 los Estados miembros que se acogerán a los mismos, pero España es con diferencia quien lidera, junto con Italia, el número de proyectos y las inversiones para sus iniciativas verdes. Sólo en este país se financiarán 38 proyectos para la reducción de emisiones de carbono, para lo que la UE invertirá 69,4 millones de euros. Italia, por su parte, financiará 37 proyectos con cargo a la UE por valor de 81,6 millones.

Ambos países destacan por encima del resto de socios europeos. Alemania será el tercer país con más proyectos financiados: once iniciativas verdes por 33 millones de euros. Le siguen después Suecia y Francia, con 35,2 millones para seis proyectos y 15,2 millones para el mismo número, respectivamente. Bélgica, Grecia, Países Bajos y Reino Unido han conseguido financiación para cinco proyectos, mientras que el resto de Estados miembros -un total de 13- cuenta con menos.

Concretamente en España se financiarán a cargo de la UE siete iniciativas de biodiversidad con un presupuesto de 18,3 millones: 20 de eficiencia de recursos a los que se destinarán 34,1 millones; cinco a la adaptación al cambio climático, con 9,4 millones de inversión; dos a la gobernanza, con 2,2 millones; dos a la mitigación del cambio climático, con una inversión de 2,4 millones y otros dos a la concienciación sobre el cambio climático, con 2,9 millones.

Fundaciones, diputaciones, universidades, direcciones generales, consejerías, empresas o centros de investigación de la mayoría de las Comunidades Autónomas han conseguido que España sea el país con más proyectos para financiar a nivel europeo, lo que pone de relieve la importancia que tiene para este país seguir dando pasos hacia la sostenibilidad.

En biodiversidad, destacan planes de conservación de especies protegidas de fauna y flora en Barcelona, Soria, Castilla-La Mancha, País Vasco, Santiago de Compostela y la costa mediterránea. Algunas de estas iniciativas están enmarcadas en el proyecto Natura 2000, que trabaja para asegurar la supervivencia a largo plazo de las especies y sus entornos más valiosos y amenazados de Europa, sin olvidar que es la pieza central de la política de la naturaleza y la biodiversidad de la UE.

Para mejorar la eficiencia de recursos, empresas como Mahou han propuesto en Castilla-La Mancha dar un paso más en la gestión de las aguas residuales a la hora de fabricar cerveza y que el residuo resultante se pueda volver a utilizar en la planta para producir energía, además de como fertilizante. Otra empresa, la aerolínea Iberia, creará un sistema para reducir, reutilizar y reciclar los residuos recogidos en sus aviones. Empezará en Barajas, con la idea de extenderlo a aeropuertos como el de Londres-Heathrow.

En otros ámbitos destacan proyectos para la innovación en plantas de reciclaje españolas, la producción de energía a través de alcohol que se vaya a desechar, innovadores sistemas de drenaje público o reducir las emisiones de CO2 en la producción del vino. También encajarán aquí las iniciativas enmarcadas en la concienciación de la sociedad para la defensa del medio ambiente.

69,4
millones de euros

invertirá la Unión Europea en 38 proyectos para la reducción de emisiones de carbono españoles.

Marco del programa LIFE

Se trata de una iniciativa europea dedicada a la protección medioambiental, cuyo último programa se ha dibujado para el periodo 2014-2020. “Vivir bien, respetando los límites de nuestro planeta” es uno de sus lemas, recogidos en el Programa General de Medio Ambiente de la Unión hasta el horizonte 2020.

Desde su nacimiento en 1992 este programa ha cofinanciado más de 4.300 proyectos en toda la Unión Europea y en terceros países, destacando así su labor de expansión internacional. Ha invertido desde su creación 3.900 millones de euros para la protección del medio ambiente, lo que ha supuesto la movilización en ese periodo de un total de 8.800 millones.

Así, impulsa la aplicación de nuevas soluciones y mejores prácticas para reducir los impactos del cambio climático. Su gestión en Bruselas se canaliza a través de las carteras de Medio Ambiente y Acción por el Clima, aunque su ejecución se lleva a través de la Agencia Ejecutiva de la Pequeña y Mediana Empresa (Easme). Al involucrar a dos grandes departamentos de la Comisión, el programa se subdivide por lo tanto en proyectos para el medio ambiente, por un lado, y por otro, para la acción por el clima.

Desde que comenzara su andadura se ha dividido en cuatro fases, la última de las cuales hace referencia al periodo 2014-2017. En junio del año que viene, la Comisión Europea quiere llevar a cabo un informe externo e independiente de evaluación del programa, que se completará en diciembre de 2023 con un informe de evaluación de la ejecución del programa, con los resultados del mismo.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.