Solo nueve empresas del IBEX 35 tiene definido un propósito orientado a los ODS

El 40% de las grandes empresas españolas cotizadas ya contemplan los Objetivos de Desarrollo Sostenible en sus informes de sostenibilidad y sus páginas web, pero solo un 20% tiene iniciativas para medir la contribución en la consecución de estos objetivos.

Deloitte ha publicado 2030 Purpose: good business and a better future, un informe que pone de manifiesto que la involucración de las compañías españolas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) todavía es limitada, ya que solo nueve de las empresas del IBEX 35 ha definido un propósito que esté orientado o que incorpore claramente alguno de estos ODS. Este dato revela la oportunidad que se presenta para fortalecer los propósitos de las organizaciones empresariales y para mejorar la involucración real de las empresas españolas en la Agenda 2030.

Otra de las conclusiones del informe es que el 40% de las grandes empresas españolas cotizadas ya contemplan los ODS en sus informes de sostenibilidad y sus páginas web, pero solo un 20% tiene sistemas de medición para evaluar su contribución a la consecución de los ODS.

El informe tiene como objetivo evaluar la vinculación del propósito de las grandes compañías cotizadas con el desarrollo sostenible y con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, así como analizar su nivel de integración en la estrategia de la empresa y con su modelo de negocio.

Helena Redondo, socia de Gobierno Corporativo y Sostenibilidad de Deloitte, y Teodoro Gómez Vecino, socio de Monitor Deloitte, señalan que “las empresas tienen un papel crítico, contribuyendo al desarrollo económico, proporcionando productos y servicios e influyendo en la reducción de las desigualdades y en el progreso de la sociedad en su conjunto. Esta contribución social, además de necesaria, es positiva para la reputación de las empresas, beneficiosa en términos económicos y facilita su sostenibilidad y resiliencia”.

Propósito 2030

El Propósito 2030 que analiza este informe describe el vínculo entre la razón por la que existe una empresa y un objetivo social, medioambiental o económico más amplio, y establece una conexión con la Agenda 2030 para un Desarrollo Sostenible.

La vinculación del propósito a uno o más de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible permite a las empresas expresar claramente su impacto positivo en la sociedad, de una forma universalmente reconocida. Además, orienta la estrategia de las empresas, sus aspiraciones, su cultura y el compromiso con sus grupos de interés.

Al integrar este propósito en su estrategia y su modelo operativo, su cultura y sus valores, así como en la marca y la relación con los grupos de interés, las empresas pueden maximizar tanto su impacto en la sociedad como garantizar su éxito empresarial a largo plazo.

Según 2030 Purpose: good business and a better future, la adopción por parte de las empresas de un propósito comienza a ser entendido como una manera adicional de posicionarse y diferenciarse respecto a los competidores. Así, las empresas del IBEX 35 están evolucionando su ‘razón de ser’ desde una perspectiva tradicional de ‘visión y misión’ hacia una de Propósito 2030.

El análisis efectuado por Deloitte de las empresas cotizadas revela que, hasta 2016, solo nueve compañías españolas del IBEX 35 tenían definido un propósito 2030, con diferentes grados de solidez. Por otro lado, hay otro grupo de cotizadas que ha fijado un propósito que sintetiza su aspiración pero que no está orientado específicamente a un objetivo de desarrollo sostenible.

Comparativamente, en Reino Unido aproximadamente una quinta parte del top-150 de empresas cotizadas en el FTSE tiene un propósito claro y dos quintas partes del top-150 ha realizado una definición, aunque no la ha vinculado al desarrollo sostenible.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.