Atelier Couture, apoyando la costura española con valores

La segunda edición del estudio Marcas con Valores®: ‘El poder del consumidor-ciudadano’, presentado por la agencia de marketing y comunicación 21gramos junto a Nielsen y Corporate Excellence, confirma que el 80% de los españoles compra en función de valores distintos a una buena calidad o precio.
69

“El consumidor cada vez tiene más dilemas porque es consciente que a veces no compra acorde a sus principios”, explica Marta González-Moro, CEO de 21gramos y líder del movimiento Marcas con Valores®.

Según este estudio, un 70% de los consumidores compró marcas con valores en los últimos tres meses, y un 58% estaría dispuesto incluso a pagar más o elegir una marca con un comportamiento ético. Parece que elegir marcas con valores se consolida como una tendencia en nuestro país.

Asciende un 33% las personas que no solo miran o compran por calidad o precio, en relación al estudio anterior de 2015, manteniéndose que un 57% asume que cuando compran “barato” es que puede estar fabricado en condiciones ambientales y/o sociales menos responsables. Una amplia mayoría (68%) confiesa tener dilemas a la hora de comprar: contrastan información y necesitan hechos para confiar en las marcas. Como dice Cristina, “no se trata de obtener clientes fieles, sino seguidores orgullosos”.

Pero ¿cómo descubrimos qué valores tienen  las marcas y cómo encontrar aquellas con valores? Las grandes marcas son capaces de costearse grandes campañas de comunicación, pero ¿qué pasa con las pequeñas, las artesanas? Para atender a este cambio de tendencia, dar visibilidad a las marcas con valores y poner de relevancia y preservar el enorme trabajo de los maestros costureros y artesanos españoles, de los que deberíamos estar más que orgullosos, nació, ya hace cuatro años, Atelier Couture.

Atelier Couture sigue afianzándose como la primera plataforma en España especializada en atelieres de costura representando la costura y el buen hacer del producto 100% español. Se consolida como el escaparate para los grandes de la artesanía contemporánea de moda nupcial y ceremonia, que apuestan por el diseño personalizado, aman y defienden su forma de trabajar, ofrecen atención y acompañamiento en todo el proceso de creación y que con su forma de producir aportan una potente fusión entre arte y moda.

Un evento que ensalza la belleza y el buen hacer del diseño y la costura española, así como la exclusividad y el lujo de los atelieres que defienden y apuestan por valores en su forma de producir. Todo ello en un enclave, el palacio de Fernán Nuñez, otra de nuestras joyas patrimoniales desconocidas, que nada tiene que envidiar a los grandes desfiles de alta costura parisinos.

Atelier Couture.

Como dice Susana Vela, directora e impulsora de Atelier Couture, “contamos con propuestas completamente fieles a los valores que defendemos desde el inicio: seguir apoyando a todos los creadores españoles que aman su profesión, que desarrollan un producto exclusivo, confeccionado en España, con atención en cada detalle, exclusividad, atención personalizada, recuperando el oficio de los artesanos españoles y ofreciendo un valor añadido a su producto”. Justo lo que está pidiendo el consumidor.

A pesar del cambio de tendencia y del enorme potencial de nuestros artesanos, no existe ninguna forma de darle visibilidad o de transmitir este mensaje al consumidor y conectar con él. Atelier Couture nace de la necesidad de poder mostrar el potencial de los creadores de moda nupcial y ceremonia con diseño y producción 100% español, con el que fomentan la recuperación de los oficios artesanos que rodean este sector.

Incluyendo, desde la pasada edición, el proceso artesanal de producción de la joyería Suarez, que a través de su exposición en el encuentro, ha mostrado la exquisitez y minuciosidad de sus piezas, descubriendo el proceso desde su equipo de diseño, sus artesanos, hasta la realización de sus colecciones de joyería.

Marca España

Las grandes marcas de lujo internacionales ya hace tiempo se han dado cuenta de este cambio del consumidor y del valor excepcional y oficio de la artesanía española, como dicen desde Loewe “en el mundo de las firmas premium hay una vuelta a los valores artesanales”, incluso Uterqüe asegura que “ha convertido términos como calidad, exclusividad, detalle, acabados perfectos, en valores de marca”.

Por eso los accesorios de firmas como Chanel, Dior, Prada, Nina Ricci, Carolina Herrera, Coach, Givenchy, Lanvin, Lacroix o Cartier, entre muchas otras, se fabrican en España, porque como dice Juan Enrique Gutiérrez, secretario general de Empiel, asociación que agrupa a las principales empresas de piel de la comarca y director de la Escuela de Artesanos de Ubrique, “aquí se hacen las cosas con un cuidado impecable. Eso es lo que han visto las grandes marcas”.

Elda (Alicante) es a los zapatos lo que Ubrique a los bolsos. Marcas como Dior, Louboutin, Gucci, Prada o Tod’s ya producen en Elda.

Según fuentes del sector del lujo, la demanda de productos artesanales se aprecia más fuera de España, pero su discurso comienza a calar en nuestro país. Como hemos visto, la sociedad española empieza a valorar las cosas que pretenden ser especiales, sostenibles y locales, y siente cada vez más una mayor desafección por las marcas sin valores.

Según el estudio de la EOI ‘Situación de la artesanía en España’, solo la crisis acabó con un 35% de nuestro tejido artesanal.

A pesar de este espaldarazo internacional y por parte de los consumidores, la mayoría de los oficios artesanos españoles se están perdiendo. Según el estudio de la EOI Situación de la artesanía en España, solo la crisis acabó con un 35% de nuestro tejido artesanal.

Como dice Susana Vela directora e impulsora de Aterlier Couture, “existe una falta de conocimiento y curiosidad por parte de las nuevas generaciones y una falta de total reconocimiento oficial”, por no existir, no existe ni titulación oficial. Por eso muchos de los oficios artesanos como bordadoras, encajes de bolillos, plumistas, creación de mantillas, velos… se están perdiendo porque no existe un relevo generacional ni una formación oficial que lo sustente.

Conservar la artesanía española debería ser una prioridad estratégica para el gobierno. Ofrece una clara ventaja competitiva, una tradición artesana que se remonta a tiempos romanos ya reconocida por grandes marcas; apoya nuestra primera fuente de ingreso como país, el turismo, y proporciona empleo juvenil además de evitar el exilio desde las zonas rurales, realzando el valor de lo local. Además de aportar unos valores intrínsecos a nuestros productos. Como dicen los artesanos, “este no es solo un trabajo sino una manera de entender la vida”, algo que también se transmite en las piezas.

Ni siquiera Atelier Couture tiene apoyo instruccional más que la difusión proporcionada por el Ayuntamiento de Madrid al incluirles en su página Madrid Capital de la Moda, y la inclusión en comunicaciones de marca España.

Cómo dice Susana, “detrás de Atelier Couture hay un equipo de entusiastas de la moda, de la moda entendida como arte, un grupo de profesionales con amplia experiencia que sentimos que este proyecto es más que necesario. Porque toda esta riqueza se va a perder y no vamos a ser capaces de recuperarla”.

Por eso uno de sus objetivos principales es las despertar curiosidad de las nuevas generaciones en esta forma de hacer las cosas. Y parece que lo están consiguiendo. Cinco de los diseñadores que desfilan en la edición de marzo 2018 tienen menos de 30 años y unos diseños espectaculares.

La financiación de evento sigue siendo una de sus principales caballos de batalla. Una de sus asignaturas pendientes en este momento es poder encontrar una marca que se enamore del proyecto, valore este arte y apoye la iniciativa para poder explotar todo su potencial, que es enorme.

69
Comentarios