Dando valor a los intangibles de las empresas

La creciente importancia de los intangibles empresariales está siendo asimilada por compañías de todo el mundo, tal y como se puede comprobar en el último informe ‘Global Intangible Finance Tracker 2017’, publicado por la consultora Brand Finance.
23

Hasta no hace demasiado tiempo, este tipo de activos intangibles no han sido valorados de una manera efectiva y, de hecho, las propias normas de contabilidad no los reconocen si no van acompañados de una transacción que justifique su valor en el balance financiero, lo cual ha impulsado el crecimiento de un fenómeno conocido como los “intangibles ocultos”, que en ocasiones tienen más valor que los intangibles declarados.

Tal y como sugiere el informe, los activos intangibles suelen agruparse en tres amplias categorías:

  • Derechos, dentro de los cuales se encuentran los alquileres, acuerdos de distribución, contratos laborales, pactos, acuerdos de financiación, contratos de suministro, licencias, certificados o franquicias.
  • Relaciones, que incluye la fuerza de trabajo preparada y las relaciones con consumidores y distribuidores.
  • Propiedad intelectual, que consta de patentes, derechos de autor, marcas comerciales y tecnología patentada (por ejemplo, fórmulas, recetas, especificaciones, formulaciones, programas formativos, estrategias de marketing, etc.).

Las nuevas maneras de enfocar el reporte financiero defienden que sea determinado el valor real de todos los activos de una empresa, tanto tangibles como intangibles, y que se realicen informes anuales para que el equipo de dirección conozca ese valor.

Además de para la propia dirección de una compañía, este tipo de informes son muy interesantes y de gran ayuda para otros grupos de interés de la empresa, como, por ejemplo, ejecutivos e inversores.

Las nuevas maneras de enfocar el reporte financiero defienden que sea determinado el valor real de todos los activos de una empresa, tanto tangibles como intangibles.

Según David Haigh, CEO de Brand Finance y presidente del Brand Finance Institute, los analistas e inversores siguen insatisfechos con la actual falta de información sobre valor de intangibles de las empresas, hasta niveles similares a los que tenían en 1997.

Sin embargo, las transformaciones que ha experimentado la economía mundial en los últimos 20 años y el inexorable crecimiento del número y el valor de los intangibles en las empresas ponen de manifiesto que la necesidad de un reporte mejorado es incluso superior que hace dos décadas.

Para David Herbinet, director de Auditoría Global Mazars y miembro de Praxity Alliance, es sorprendente que a pesar de la importancia de la marca y de los intangibles en general, todavía el reporte financiero no sea capaz de incluir eficazmente este tipo de activos y ello dé como resultado enfrentarse a la que posiblemente sea la principal amenaza para la relevancia que la contabilidad tiene actualmente.

Ángel Alloza, CEO de Corporate Excellence, señala que mientras hace unas décadas los intangibles representaban meramente el 20% del valor total de una organización, hoy en día más del 50% del valor empresarial reside en sus recursos y activos intangibles.

En algunos sectores empresariales como el publicitario, tecnológico o farmacéutico el valor de los intangibles puede en algunos casos llegar a alcanzar hasta el 80% u 85%, como indica el informe.

En el lado negativo, algo de tan gran valor puede incluso tornarse en algo con cierto riesgo para la empresa si no se gestiona de manera excelente.

En resumen, los expertos demandan unos criterios de reporte y gestión de los intangibles que sean sólidos a la vez que transparentes, y declaran que todavía queda mucho camino por delante para demostrar el valor real de los intangibles.

Los expertos demandan unos criterios de reporte y gestión de los intangibles que sean sólidos a la vez que transparentes.

Diferencias por sectores empresariales

Como se ha comentado, no en todos los sectores empresariales tienen los activos intangibles el mismo porcentaje de valor, ni tampoco se declara este valor en todos ellos.

Entre los que más reportan el valor de sus intangibles están el sector de la automoción, telecomunicaciones, distribución y venta mayorista. Estos sectores además son los que cuentan con la mayor proporción de intangibles declarados en relación al valor intangible total, con unas cifras del 56%, 50% y 45% respectivamente.

En cambio, los que reportan en menor proporción sus activos intangibles sobre los tangibles son los sectores de la inversión inmobiliaria, Internet y la construcción de viviendas.

El sector de Internet, además, es el que tiene mayor valor absoluto de activos ocultos, solo por detrás del sector farmacéutico, con 2,2 billones de dólares.

No es de extrañar que entre las diez empresas “más intangibles” del mundo en términos absolutos se encuentren las mayores compañías del sector tecnológico y de telecomunicaciones, como Apple (con intangibles por valor de 455 mil millones de dólares), Microsoft (442 mil millones de dólares) y Amazon (410 mil millones de dólares).

Una gran parte del valor de los intangibles de estas empresas está directamente asociado con patentes de tecnología y relaciones con clientes, así como valor de sus marcas.

Estos intangibles no figuran en los balances financieros de estas empresas a no ser que se lleve a cabo una compra por parte de un tercero.

Esta última es la razón por la cual hay una gran divergencia entre el valor de sus intangibles publicados y el valor total de intangibles, y también que solo haya tres empresas entre las diez primeras en ambas listas, concretamente AB InBev, Verizon y AT&T.

Estos intangibles no figuran en los balances financieros de estas empresas a no ser que se lleve a cabo una compra por parte de un tercero.

Otras empresas como Apple, Amazon o Alphabet no aparecen entre las cien primeras por valor intangible declarado aunque están entre las diez “más intangibles” en todo el mundo.

Por lo que respecta al ranking de los 25 sectores con más valor empresarial (en el que se incluyen activos tangibles declarados, intangibles declarados, plusvalías y valores ocultos) el primero es el de los bancos, seguido a mucha distancia por el de petróleo y gas, telecomunicaciones y productos farmacéuticos.

Los menos valiosos en esa clasificación son el de productos de salud, seguido por electricidad y maquinaria diversa.

Situación en España y demás países

En cuanto a países, la proporción más alta de intangibles declarados (incluyendo la plusvalía) se da en Corea del Sur con un valor total de intangibles del 92%, seguido de Chipre (89%) y Mongolia (75%).

Por la cola, el último país en este ranking es Bangladés (cerca del 3%), seguido por Indonesia (algo más del 3%%) y Túnez (cerca de 4%).

El informe destaca que aún a pesar de que las fusiones y adquisiciones aumentaron en China en los últimos años, todavía está rezagada con los mercados desarrollados por lo que respecta a los intangibles declarados.

Mientras, España está en el puesto 13 con un 44%, justo entre Países Bajos y Austria.

El papel de España si se compara con los países de América Latina es destacable, ya que en ese ámbito geográfico encabeza la clasificación entre las naciones “más intangibles” por delante de Brasil, México, Chile, Colombia, Perú y Argentina.

En cuanto a las empresas con un mayor valor de intangibles declarados se encuentran en primera posición Telefónica seguida de Banco Santander, Abertis Infraestructuras e Iberdrola, por delante de la primera empresa no española que es la mexicana América Móvil.

Teniendo en cuenta el valor empresarial total, en América Latina los sectores que más valor tienen son el de la banca, el petróleo y el gas, la electricidad y las bebidas.

Mientras, en España también la banca encabeza los sectores con más valor empresarial, pero el petróleo y el gas pasan a una octava posición.

Por lo que respecta a la publicación de intangibles, el sector de venta al por menor es el que peor rendimiento muestra: los intangibles declarados y la plusvalía solo representan el 2% del valor total del sector.

23
Comentarios