Radiografía de la función del Dirse en la empresa

La transversalidad y la elevación de las funciones del director de responsabilidad social empresarial (Dirse) fueron los ejes principales sobre los cuales giró la 3ª edición de TransveRSa celebrada ayer en Madrid.
8

El evento reunió a 200 directivos de diferentes áreas empresariales con la finalidad de debatir sobre su contribución a la generación de valor a través de la puesta en práctica de acciones responsables.

Ya con anterioridad a este evento, los dos ejes mencionados habían quedado patentes en El papel del Dirse en la nueva empresa, estudio llevado a cabo por  la Asociación Española de Directivos de Responsabilidad Social (Dirse) y Llorente & Cuenca en el que se plantea el rol actual de ese puesto en las empresas.

Partiendo de la cuestión inicial de si un Dirse sería capaz de explicarle a su madre a qué se dedica exactamente, se desarrolla un informe que está presentado en toda su extensión de una manera clara, directa y cercana al lector.

El estudio tiene como objetivo principal comunicar a la sociedad y al mundo  empresarial cuál es la función del Dirse y su relevancia en el contexto actual de España. También pretende conocer cuál es la visión que tienen los head-hunters de este perfil, muchas veces desconocido.

La metodología utilizada para la obtención de los resultados del estudio ha consistido en una revisión bibliográfica para analizar tendencias y documentación, análisis de datos y textos, entrevistas en profundidad con veinte personas que realizan su trabajo de Dirse en empresas y tienen un conocimiento profundo en ese ámbito, y entrevistas con tres de las principales empresas de head-hunting.

El escenario en el que han de moverse los Dirse

Para poder hablar de la situación de los Dirse hoy día hay que encuadrar su labor no solo dentro de las empresas sino también en un entorno lleno de retos para estas y sus directivos.

Nos encontramos en medio de un escenario disruptivo dominado por los datos, repleto de nuevas tecnologías e incertidumbres, con un trabajo que evolucionará y necesitará de nuevos talentos, con industrias establecidas que se difuminarán y convergerán en nuevos modelos de negocio, y con unos consumidores con cada vez más poder.

Los expertos en RSE creen que su implementación será transversal a toda la empresa.

Encuadrados dentro de esas tendencias de futuro, casi el 100% de los expertos en RSE encuestados creen que su implementación será transversal a toda la empresa y que todos los departamentos de la misma estarán involucrados en su aplicación.

En menor medida creen que la RSE se adaptará a las prioridades del mercado, y en todavía menor grado creen que acabará siendo determinada por Ley. Ninguno de los expertos cree que serán fijados objetivos de reducción de impacto.

¿Una denominación que debe cambiar?

Los Dirse también ponen de manifiesto que no están conformes con esa denominación profesional y creen que queda más relacionada con las causas filantrópicas (por lo de “social”) que no con una función estratégica como se la debe entender. De igual manera sucede con el término “sostenibilidad” que se suele relacionar únicamente con el medio ambiente.

Entre las ideas que se citan, se destaca la necesidad de que el acrónimo evolucione y se vincule al negocio para que haya un avance e impacto real y también para que el ciudadano de a pie entienda fácilmente cuál es su significado.

En cuanto al perfil y formación necesarios para cumplir con la función de Dirse, no hay una demanda clara en las ofertas laborales más allá de la de tener una formación de licenciado.

Los encuestados opinan que un Dirse debe tener una comprensión básica de las áreas de gestión de su empresa, un conocimiento profundo del negocio, capacidad analítica y de diálogo con las áreas de la empresa y sobre todo una capacidad de liderar el cambio de modelo a través de su resiliencia, influencia y empatía.

Palabras que definen el papel del dirse

Función indispensable para ser sostenible

El rol del Dirse ha aumentado en importancia en los últimos años y en fundamental que su función se vaya incorporando en las altas direcciones para que la RSE trascienda y se haga efectiva transversalmente.

Aunque su papel puede depender mucho del tipo de empresa en la que está, el Dirse debe aportar una visión global mientras establece planes, objetivos y seguimientos. Ha de estar en los comités de dirección y facilitar que entiendan la aportación de valor del propósito de la empresa a los stakeholders, y a la vez saber conectar y conseguir colaboraciones entre departamentos, proveedores, colaboradores, equipos, personas, etc.

Debe dinamizar y facilitar que el CEO y el consejo de administración elaboren el propósito de la compañía. Un propósito que debe ser masivo, transformacional, aportar valor y establecer nuevos retos alineado a toda la organización e involucrando a todos sus trabajadores.

ODS: una oportunidad para el cambio

La llegada a escena de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) se puede considerar una oportunidad magnífica para establecer compromisos, políticas y hojas de ruta adaptadas y vinculadas a cada empresa en particular.

Aunque algunas empresas están siendo más rápidas que gobiernos e instituciones en este tema, es necesario que los ODS en las organizaciones sean planteados de manera que sean entendidos por todo el mundo y respondan a los retos globales que plantean.

Es un momento trascendental en el que hay que vincular estrategias empresariales a objetivos mundiales, construir un discurso homogéneo y agregar valor a través de alianzas.

La ubicación de la función desde luego condicionará la efectividad, la trascendencia de las acciones y la capacidad de influencia del Dirse.

¿Dónde debe ubicarse la función del Dirse?

Los encuestados no tienen una opinión unánime en cuanto a la relación de la RSE con el área de comunicación corporativa, aunque creen que debe de estar estrechamente ligada a ella.

Aunque cada organización es única y debe tener su propio modelo, se considera que la RSE está más ubicada en el área de dirección estratégica que no en el de la mera gestión empresarial, pero todavía queda camino por delante para que se asiente en dicha dirección.

La ubicación de la función desde luego condicionará la efectividad, la trascendencia de las acciones y la capacidad de influencia del Dirse.

Los expertos destacan que la innovación es un aspecto clave dentro de la carrera hacia la sostenibilidad y que su función implica anticiparse al futuro e inspirar y marcar retos que definan la dirección del pensamiento innovador.

Además, deben captar tendencias que serán transferidas a otras áreas y responsables para que se valore y efectúe su integración.

La comunicación de la RSE, clave para la credibilidad

Ya no sirve solo el hacer las cosas bien, sino que es necesario además contarlo correctamente.

Algunos expertos citan que la manera más efectiva para comunicar la RSE a los consumidores es a través de terceros que den fe y validen esa responsabilidad social.

Otros Dirse manifiestan escepticismo a la hora de relacionar de manera directa sus acciones de RSE con la toma de decisiones por parte de los consumidores, aunque creen que hay que estar alerta sobre qué cosas son importantes para ellos ya que algún día pueden pedir cuentas sobre dichas acciones.

¿Qué debe priorizarse al comunicar la RSE?

Comunicar la RSE sirve para sentar bases que creen relaciones de confianza con todos los grupos de interés, alejándose de las prácticas de greenwashing, lo cual es siempre rentable a largo plazo.

Para ello no es necesario contarlo todo en un ejercicio máximo de transparencia sino que se deben explicar aquellas cosas que realmente interesen a los stakeholders y que generen impacto y contribución.

Se destaca el valor de las técnicas de storytelling a la hora de explicar historias relevantes que vayan más allá de cifras y ratios, sin que por ello estos dejen de ser importantes.

Los Dirse son un perfil poco conocido por los head-hunters

Según el estudio, los head-hunters entrevistados no tenían un conocimiento específico del perfil del Dirse ni tampoco habían tenido apenas solicitudes enfocadas en perfiles de RSE.

Aún así, los head-hunters manifiestan que estas posiciones van adquiriendo una valoración de posición crítica para las empresas. Los perfiles más recurrentes suelen ser consultores con diversidad de experiencia, transversalidad y capacidad de relacionarse e influir en diferentes áreas.

Como aptitudes requeridas para este tipo de puestos se demandan la apertura de mente, la colaboración, la capacidad de influencia y sensibilización, la adaptabilidad y el ser poco dogmático.

Según los expertos en búsqueda de personal, para este tipo de perfiles “priman los conocimientos financieros porque a ojos del CEO esta función ha sido vista en muchos casos como parte de la segunda línea de defensa” y no son precisamente perfiles fáciles porque tienen que “abarcar muchos aspectos, conocer la compañía, tener sensibilidad especial por la cuenta de resultados y al mismo tiempo por las necesidades sociales, y por supuesto, con conocimiento del negocio”.

8
Comentarios