7 pautas dirigidas a los departamentos de RRHH para prevenir el estrés laboral

La sobrecarga de trabajo o la dificultad para desconectar son algunas de las situaciones que provocan estrés laboral, que se ha incrementado en siete puntos porcentuales respecto a 2010.
CE10 octubre 2018
24

Foto. Sanitas.

Tres de cada diez españoles sufren estrés laboral ‘siempre’ o ‘casi siempre’ y un tercio considera que el trabajo afecta negativamente a su salud, según la Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo de 2015. Además, estas cifras van en aumento; la última encuesta realizada por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social en 2010 mostraba cómo dos de cada diez españoles decían sufrir estrés siempre y un cuarto sentenciaba que el trabajo perjudicaba su salud.

Sufrir estrés laboral conlleva una serie de síntomas emocionales como irritabilidad, ansiedad, inseguridad, dificultad para concentrarse, pérdida o aumento de apetito, bajo estado de ánimo, dificultades para conciliar el sueño o problemas para relacionarse. Pero, además, da lugar a otros problemas de salud física como dolor, agarrotamiento y tensión muscular, o bruxismo o cefaleas, según explican las psicólogas Grecia de Jesús y Jesica Sanz, de Blua de Sanitas.

Entre las causas que dan lugar a estas situaciones de estrés se encuentran la sobrecarga de trabajo, la falta de organización o planificación, el exceso de responsabilidad, la dificultad para desconectar del trabajo, la autoexigencia por las tareas a realizar o la ausencia de actividades agradables a realizar en el tiempo libre, exponen las psicólogas de Blua de Sanitas.

Concienciación del problema para poder actuar

Para prevenir este problema de salud mental, las especialistas destacan que lo más importante es que la persona sea consciente de su malestar emocional para poder comprender su situación personal, de modo que identifique los síntomas de estrés y pueda afrontarlos. De no detectarse a tiempo estas situaciones de estrés “podrían derivar en problemas de salud más serios como problemas afectivos, cognitivos, sexuales, de concentración o sueño”, según las psicólogas.

El ámbito laboral, debido a la gran cantidad de horas que las personas pasan en su puesto de trabajo, es un entorno importante para la detección de estas situaciones de estrés. Por un lado, los compañeros de trabajo juegan un importante papel, ya que pueden ser un buen apoyo en la detección de estas situaciones. Según De Jesús y Sanz, “es importante que los compañeros, al detectar síntomas relacionados con el estrés laboral como irritabilidad, ansiedad o bajo estado de ánimo, se interesen por la persona afectada para que esta sea consciente de su situación y poder así ponerle remedio”.

Por otro lado, las empresas han de facilitar esta gestión de la salud emocional y han de poner medidas de prevención ante situaciones de estrés laboral. Según el estudio Sanitas, la salud en el trabajo, tres de cada diez trabajadores reclaman a sus empresas mayores prestaciones de salud y bienestar. En este sentido, las psicólogas de Blua de Sanitas proponen una serie de actuaciones que las compañías pueden poner en marcha para prevenir y solventar este sentimiento:

  1. Reforzar las conductas y las actividades realizadas. Los mandos no han de centrarse solo en el resultado, sino también en el proceso. Asimismo, “cuando el empleado cometa errores, hay que hacérselo ver de una forma respetuosa y siempre con el fin de enriquecer el trabajo de dicho empleado, no para castigar”, apuntan las especialistas de Sanitas.
  2. Favorecer un buen clima laboral. Identificar posibles obstáculos que puedan influir en el día a día de los equipos.
  3. Organizar unos horarios adaptados tanto a las necesidades de la empresa como a las del trabajador.
  4. No exceder la cantidad de trabajo que el empleado puede realizar en su jornada laboral, de modo que pueda realizar en sus horas libres actividades de autocuidado.
  5. Organizar actividades en grupo para favorecer las relaciones interpersonales y el clima laboral.
  6. Establecer protocolos para luchar contra el acoso laboral o mobbing.
  7. Presentar una adecuada ergonomía laboral (iluminación, sonoridad, mobiliario, etc.) para crear entornos de trabajo agradables que favorezcan el bienestar durante la jornada de trabajo.
24
Comentarios