Responsabilidad social y solidaridad sobre dos ruedas en La Vuelta

El verano deportivo acaba con La Vuelta. ‘Compromiso Empresarial’ conoce de la mano de Javier Guillén, director general de Unipublic, las distintas acciones sociales promovidas por la carrera, y descubre qué hacen las fundaciones de dos de los más destacados ciclistas españoles: Miguel Induráin y Alberto Contador.
8

La Vuelta presta especial atención al reciclaje de pilas, bombillas y residuos.

La Vuelta a España echa a rodar desde mañana 24 de agosto hasta el 15 de septiembre. Con más 3.000 de kilómetros de carrera, la ‘serpiente multicolor’ pasará por diferentes provincias  españolas con la gran novedad en esta edición de que las tres primeras etapas serán en tierras holandesas. Utrecht, en una contrarreloj individual, dará el pistoletazo de salida.

Y como viene ocurriendo en las ediciones anteriores, alrededor de La Vuelta girarán distintas acciones sociales. “Para notros cada vez tiene más importancia desarrollar este tipo de actividades que acompañan a la carrera. Tenemos una ventaja, y es que La Vuelta es muy querida en todo el territorio. Los españoles guardan muchos recuerdos ligados a La Vuelta porque es un evento muy cercano a su público. Lo que queremos es aprovechar esa imagen amable y popular de la carrera para poder dar voz y amplificar la resonancia de las acciones de compromiso social que llevamos a cabo”, señala Javier Guillén, director general de Unipublic, empresa organizadora de La Vuelta, a Compromiso Empresarial.

Es complicado dar números concretos del alcance que tienen estas acciones en el gran público, pero “las cifras generales que manejamos para la carrera y, por extensión, para todas las activaciones de responsabilidad social corporativa son: a nivel de televisión, en las dos pasadas ediciones de la carrera hemos alcanzado el millón y medio de telespectadores de media en cada etapa. Una retransmisión de La Vuelta que llega a 189 países”, explica Guillén, quien añade que “en formatos digitales, acumulamos casi un millón de seguidores en redes sociales. A ellos hay que sumar los seis millones de usuarios únicos que visitan nuestra web durante la carrera. También tenemos en cuenta las 250.000 descargas de la aplicación de La Vuelta”.

'Ciclismo verde' recogió 300 kilos de residuos en la pasada Vuelta junto a Ecovidrio.

Las diferentes acciones sociales de La Vuelta

Dentro de todas las acciones que ‘pedalean’ en La Vuelta, Guillén destacaría las relacionadas con el medio ambiente. “El ciclismo es un deporte que transita, depende y vive de la naturaleza, por eso para nosotros es vital concienciar de la importancia de cuidar esos parajes maravillosos que recorremos cada año y en ello volcamos nuestros esfuerzos. Queremos que la huella ecológica de La Vuelta sea la menor posible”.

Esa acción en la carrera se llama Ciclismo verde, que en la pasada edición se llevó a cabo en colaboración con Ecovidrio, con la recogida de 300 kilos de residuos por los “batallones basuristas”, encargados de patrullar zonas de paso de la carrera al finalizar la etapa. También se recogieron 1.500 kilos de pilas en los puntos de reciclaje puestos por Ecopilas en cada etapa y 70 kilos de bombillas gracias a los contenedores facilitados por Ambilamp.

“El ciclismo es un deporte íntimamente ligado al medio natural en el que se desarrolla. La Vuelta implementa y mejora cada año los medios que le permiten dejar la menor huella ecológica posible a su paso por los territorios naturales en los que transcurre”, destacan desde la organización.

Otra acción muy señalada en La Vuelta es conocida como Ciclismo e infancia, donde se transmite un claro mensaje: un deporte sano es aquel que se vive desde los primeros años de vida. Para Guillén, “ningún deporte puede tener futuro si no hay niños que lo practiquen. Por eso llevamos casi una década promoviendo La Vuelta Junior Cofidis, una iniciativa que aúna alimentación, seguridad vial, hábitos saludables y mucha bicicleta”. 2019 será la novena edición, con la participación de 250.000 alumnos en todo este tiempo.

250.000 alumnos han participado en 'La Vuelta Junior Cofidis'.

A este abanico de acciones sociales se suman también Ciclismo y seguridad vial y Ciclismo solidario. De acuerdo a Unipublic, “La Vuelta es consciente del reto que supone velar por la seguridad de los usuarios de este medio de transporte. Así, trabajamos en acciones que sirvan para concienciar sobre la vulnerabilidad del ciclista en carretera y sobre la necesidad de garantizar la convivencia de todos los medios de movilidad (2018 es el año en el que se puso en marcha este proyecto conjunto entre La Vuelta y Continental para concienciar sobre la seguridad del ciclista en carretera)”.

Respecto a las actividades solidarias, La Vuelta lleva ocho años de colaboración con Carrefour para llevar a cabo el proyecto Kilómetro solidario, junto a Cruz Roja. Se trata de implicar a los espectadores que acuden a ver La Vuelta e invitarles a pedalear en las bicicletas habilitadas para la causa. Una campaña que se puede apoyar también a través de Twitter. “Más de 10.000 kilómetros y 10.000 euros destinados a alimentación infantil a través de esta acción que se suma a Pedalón solidario, con 250.000 euros recaudados en 2018 por los participantes para la compra de material adaptado para ciclistas con discapacidad”, explica Guillén, que señala a  Mensajeros de la Paz como otro de sus colaboradores desde hace dos años.

“Las acciones de responsabilidad social corporativa cada vez tienen más peso dentro de las grandes empresas y en La Vuelta lo notamos. Es habitual que sean los propios agentes los que nos pidan apoyo para estas acciones y soliciten nuestra adhesión para dar más fuerza a los mensajes que quieren transmitir utilizando La Vuelta como altavoz y plataforma. Es verdad que cada colaboración es diferente, pero no nos gusta que La Vuelta aparezca meramente como imagen de marca. Nos gusta implicarnos e imprimirle nuestro sello, tratando de ayudar en todo aquello que nos compete y nos afecta a nivel social”, subraya Guillén sobre la política que sigue La Vuelta en el acuerdo con diferentes entidades sociales y privadas.

La Fundación Miguel Induráin ayuda al desarrollo de ciclistas y apoya el deporte adaptado.

Alberto Contador y Miguel Induráin, solidarios

Pero las bicicletas no son solo para el verano. Al margen de las acciones desarrollas por La Vuelta, son muchas más las fundaciones relacionadas con el ciclismo que trabajan día a día. Entre ellas se encuentran las fundaciones de Miguel Induráin y Alberto Contador, los dos ciclistas españoles más laureados.

“Es una fundación creada en sus inicios para ayudar al deporte de élite y que, con el paso de los años, se ha ido adaptando a las necesidades y exigencias de los deportistas y del propio deporte. No puede estar al margen del cambio de los tiempos y buscamos dar a nuestras deportistas facilidades para acceder al alto rendimiento”, señala Miguel Induráin, ganador de cinco Tour de Francia consecutivos, entre otros muchos títulos.

La Fundación Induráin ayuda al desarrollo de los ciclistas, sobre todo en los primeros momentos, según explica el departamento de prensa en su web. “El inicio de tu carrera deportiva es el momento más difícil porque no sabes moverte entre la élite, no sabes a qué problemas te vas a enfrentar y echas en falta mucha ayuda. Más si cabe en deportes minoritarios. Pero también estoy orgulloso del trabajo de la Fundación porque aporta cosas que quizá desde casa no se ven, pero que en el día a día son muy importantes para los deportistas. También tenemos proyectos concretos entre los que destacan el de deporte adaptado, deporte y mujer, formación, jóvenes talentos y deporte autóctono”.

Para llevar a cabo estos proyectos, “la ayuda de las empresas acaba repercutiendo en toda la sociedad, por los valores del deporte que se hacen realidad gracias a su ayuda, y por la consecución de grandes retos y logros que consiguen casi a diario nuestros campeones. Hoy en día hay muchos proyectos que demandan el apoyo económico de las empresas. Nosotros garantizamos transparencia por medio de la auditoría como fundación pública de la inversión de su aportación en una variedad de deportes y deportistas que triunfan dentro y fuera de la competición”, señala Miguel Induráin.

Alberto Contador, dos veces campeón del Tour de Francia, dos Giros de Italia y tres Vuelta España, también cuenta con su propia fundación, que tiene dos objetivos principales bien diferenciados: la promoción del uso de la bicicleta y del ciclismo en general y la lucha contra el Ictus. El propio Contador lo sufrió en plena Vuelta a Asturias en 2004, aunque pudo recuperarse y conseguir ser uno de los ciclistas más destacados de España.

Uno de sus grandes activos es la Escuela de Ciclismo Plaza Éboli-Fundación Alberto Contador, que, además del área lúdico deportiva, ha desarrollado su área formativa la cual se imparte en centros escolares dividiendo sus contenidos en función de los niveles del alumnado para fomentar el uso de la bicicleta, hábitos de vida saludable y desarrollar el sentido de responsabilidad como conductor de bicicletas.

8
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.