La 'malamadre' Laura Baena, Personaje Social del Año 2019 por su lucha por la conciliación

Laura Baena es la creadora del Club de Malasmadres. Es una de las mayores ‘influencers’ españolas que lucha por la igualdad de género y la conciliación y por ser madre sin olvidarse de sí misma como mujer y persona. Por su pelea individual, que es hoy global, Laura Baena es para ‘Compromiso Empresarial’ el Personaje Social del Año 2019.
CE19 diciembre 2019
3335

Laura Baena, la malamadre jefa, tiene dos buenashijas, como las denomina, una tercera en camino, y un buenmarido con el que compartir la experiencia de formar una familia. Los buenosabuelos (“pieza fundamental de la conciliación en España”, le gusta remarcar) están en Málaga, su tierra natal. Baena siempre pensó que sería una buena madre, pero la maternidad, en todo su esplendor, con las cosas que sabía y aquellas que no le habían contado nunca, explotó en su vida desterrando la utopía de la superwoman y de la conciliación.

Así lo vivió ella durante su primer embarazo cuando cada día se le hacía más complicado conciliar en la agencia de publicidad en la que trabajaba. Su puesto de supervisora creativa no le permitía ni ser buena madre, ni ser buena profesional. Decidió renunciar el día que se dio cuenta que había perdido las riendas de su vida. Renunciar voluntariamente a su trabajo para no renunciar a ver crecer a sus hijas. Pero también renunciar a la idea de ser una madre perfecta y aceptar su condición de persona humana, que acierta, se equivoca, aprende, tiene culpa…

Una noche de insomnio, con nocturnidad y alevosía, creó una cuenta de Twitter donde poder desahogarse y encontrar apoyo en la red. La llamó @Malasmadres y hoy suma cerca de 58.000 seguidores, 356.000 en Instagram y 362.500 en Facebook. Uno de los primeros tuits que lanzó a la comunidad fue: “¿Por qué te canonizarían como malamadre?”. Haberse olvidado de una cita en el pediatra; llevar al hijo disfrazado el día que no era al colegio o haberse dejado la muda o la merienda en casa fueron poblando la red social a modo de confesionario virtual. La identificación de miles de mujeres con Laura Baena y su manera de concebir la maternidad provocó el resto.

El principal objetivo de Malamadres es desmitificar la maternidad, romper con el cliché de la madre perfecta, y todo ello con mucho sentido del humor. Sin embargo, pronto se dio cuenta de que la culpa de ser una malamadre la tenía la conciliación, o más bien, la falta de esta.

La lucha por la conciliación

Y es aquí cuando comienza su lucha más política, creando la asociación Yo No Renuncio de la que es presidenta. Desde esta organización sin ánimo de lucro trata de visibilizar y sensibilizar sobre el problema de la falta de medidas de conciliación. Lo hace a través de estudios como Concilia13F y Somos Equipo, que ponen sobre la mesa datos como que el 58% de mujeres renuncian a su carrera profesional al ser madres, frente al 6% de sus parejas; que las mujeres disponen de solo 54 minutos al día de tiempo libre; que el 54% de las mujeres declara ser la principal responsable de las tareas invisibles y no cuantificables del hogar, frente al 17% de los hombres, o que el 45% de las mujeres que aportan los mismos ingresos que sus parejas al hogar son las principales responsables de las tareas domésticas.

Desde Yo No Renuncio imparten charlas y conferencias, ofrecen formación a empresas que quieren fomentar la corresponsabilidad y desde 2015 llevan a cabo activismo político. La primera acción consistió en una recogida de firmas en Change.org para que se establecieran incentivos fiscales para pequeñas y medianas empresas que implantasen jornada continua y flexibilidad horaria; una petición que fue secundada por más de 300.000 personas.

Este respaldo social les llevó a presentar la petición en las sedes políticas del PSOE, PP, Podemos, Ciudadanos, UPyD e IU; verla reflejada en el programa electoral de la formación naranja de 2015; ser una propuesta no de ley que fue aprobada en las Cortes Valencianas y en la Asamblea de Madrid en 2017, y empezar a ver la política como una palanca fundamental para provocar el cambio. A este actor clave se unen las empresas y las familias, a las que también se dirigen desde Yo No Renuncio.

En febrero del pasado año, la asociación lanzó la iniciativa de reivindicación colectiva: Rompeelmuro.com. Un espacio virtual donde más de 16.000 personas han ‘gritado’ por la conciliación para que “la unión de todas las voces retumbe”.

Además, los dos últimos años se han celebrado las primeras ediciones de la Prueba de Obstáculos Yo No Renuncio. Se trata de un evento deportivo en el que simbólicamente se han de superar 13 pruebas que representan las trabas que la mujer se encuentra a lo largo de su carrera profesional. Este año más de 6.000 personas han corrido por la conciliación en Madrid, que ha estado respaldada por cuatro mujeres políticas representantes de las principales formaciones.

Para reforzar una andadura que no acaba siquiera de comenzar, la asociación ha puesto en marcha el 13 de febrero de este año el Teléfono Amarillo de la Conciliación. Una línea de asesoramiento legal y laboral gratuito que ha dado servicio a más de 1.800 malasmadres en estos pocos meses. Las consultas más frecuentes guardan relación con la reducción de la jornada laboral, la adaptación de la jornada, y la excedencia por guarda legal.

El Club de Malasmadres

El Club de Malasmadres que dirige nuestro Personaje Social del Año, desde su cara más empresarial, cuenta con proyectos en colaboración con algunas marcas que tienen un denominador común: ayudar a las madres en algún ámbito. En este sentido, han puesto en marcha con DKV Seguros La hora de cuidarse para que las mujeres no se olviden de sí mismas. Con Movistar han lanzado TenemosLike, un proyecto enfocado a la educación digital de las familias. Con Ikea han trabajado internamente para resolver la falta de corresponsabilidad de sus empleados y con Carrefour divulgan hábitos saludables en las familias.

Otra de las patas principales del Club Malasmadres es una tienda de ropa y complementos que nace, de nuevo, desde Twitter. Una seguidora le pide un día a Baena una camiseta con uno de los mensajes del club y es entonces cuando ve en la moda una manera de hacer llegar su denuncia. Recientemente han sacado su nueva colección Power, que trata de empoderar a la mujer, una mujer real que necesita un extra de energía para afrontar el día a día. Una colección realizada con tejidos naturales y una producción sostenible (en España y Portugal), sello de identidad de la marca Soy Malamadre.

Además, la compañía colabora activamente con la Fundación Aladina con una colección especial que lleva el nombre de Nacida para luchar, cuyos fondos son destinados a apoyar a familias y enfermos de cáncer infantil. Son ya más de 27.000 euros los que ha donado el Club a través de esta iniciativa solidaria en la que Baena está personalmente involucrada.

Porque hace cinco años renunció a su profesión para que algún día la mujer no tenga que hacerlo al ser madre; por haber implicado a los partidos políticos en la lucha por la conciliación; por ofrecer apoyo laboral legal y gratuito; por haber puesto en la agenda –y en las camisetas- los problemas reales de las mujeres, entre otras muchas razones, Laura Baena es el Personaje Social del Año 2019.

‘Buenamalamadre’ para muchos

Boticaria García, farmacéutica, nutricionista y divulgadora

Laura tiene una mente preclara, capaz de detectar oportunidades donde otros no vemos nada. Pero lo que más admiro en ella es su sensibilidad para combinar este don con su compromiso en múltiples causas, haciendo del Club de Malasmadres mucho más que una empresa. Laura ha creado un movimiento que aporta valor a la sociedad y yo tengo la suerte de poder acompañarla y ser testigo de cómo, cada día, cambia la vida de las personas. Laura es inspiración para todos.


Amelia Baena, hermana y compañera de Malasmadres

Si tiene algo Laura es que es una líder. Fue capaz de perseguir su sueño y creer en ella misma para dar voz a toda una generación de mujeres y así liderar un movimiento que se hace cada vez más grande. Generosa, perseverante, responsable y con la ilusión de poder cambiar el mundo. Te seguiré siempre.


Paco Arango, presidente de la Fundación Aladina

El milagro que hemos visto a través de Malasmadres es extraordinario. Laura representa a una base muy fuerte de mujeres madres, con todos sus problemas, pero lo que ha hecho verdaderamente especial Laura es dar voz a las madres guerreras, madres que han nacido para luchar, madres que tienen hijos con cáncer. Ellas se han podido expresar y sentir todo el apoyo del Club de Malasmadres. Aladina no solo recibe el apoyo directo de Malasmadres sino que, además, Laura ha sabido dar voz a los problemas más íntimos de las madres de niños con cáncer.


Salvador Baena, padre de Laura

Me piden que escriba algo sobre Laura y tendría muchas cosas que decir pero por encima de todo destacaría su gran responsabilidad con todo lo que hace. Siempre lo fue desde estudiante y esto le ha dado grandes recompensas. Destaco su gran capacidad de trabajo, sus grandes sentimientos, y todo es debido a que disfruta con lo que hace, siempre, pese a los obstáculos que puede haber en el camino. Te queremos.


Begoña Villacís, vicealcaldesa de Madrid


3335
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Las Malasmadres huimos del blog por Navidad pero volvemos en 2020 – Club de MALASMADRES

    […] 2019, sin vosotras los hitos conseguidos no hubieran sido posibles, ayer precisamente conocía que Compromiso Empresarial me había nombrado Personaje Social del Año 2019, sin el equipo de Malasmadres y vosotras esto no hubiera […]

  2. Pilar

    Bueno, pues me parece una nueva operación de mkt. Que queréis que os diga, yo también tengo hijos, y una carrera profesional, y me busco el equilibrio sin tanto jaleo. Nunca me ha importado que se me olvide la merienda del niño. Todo eso me suena a chiste. En fin, para lo que no tengo mucho tiempo, ya ves, es para redes sociales… Más normalidad, por favor, que somos miles las que tenemos familia y profesión, y tampoco es para tanto…