La importancia de integrar la inteligencia emocional en la cultura de la empresa

El psicólogo Daniel Goleman afirma que la inteligencia emocional puede transformar buenos líderes en grandes líderes, en especial ante situaciones de trabajo flexible.
CE29 diciembre 2020
13
<p>Daniel Goleman, psicólogo.</p>

Daniel Goleman, psicólogo.

La conferencia de Daniel Goleman en WOBI (World of Business Ideas), que tuvo lugar los días 15 y 16 de diciembre, ha subrayado aquello que líderes y organizaciones necesitan con urgencia en la actualidad: incorporar la EQ o inteligencia emocional en el centro de todas las decisiones.

Precisamente este año se cumple el 25 aniversario de la publicación de su obra de referencia, La inteligencia emocional, por qué es más importante que el coeficiente intelectual; con la llegada de la pandemia global y la necesidad de las empresas de mejorar el rendimiento de sus equipos y líderes en el contexto del trabajo en remoto o flexible, sus tesis cobran más relevancia y actualidad que nunca.

Tal y como ha explicado Goleman en el evento de WOBI, el hub de contenido empresarial a nivel mundial, “con el enfoque adecuado, el liderazgo adecuado y las herramientas adecuadas, cada equipo puede convertirse en uno de alto rendimiento que se basa en las competencias proporcionadas por la inteligencia emocional: empatía, autoconciencia y relaciones interpersonales”.

Los grupos emocionalmente inteligentes toman mejores decisiones

Crear una organización emocionalmente inteligente para conseguir un alto rendimiento de los equipos de trabajo flexible es uno de los grandes objetivos de las nuevas empresas, tanto híbridas como digitales. En palabras de Goleman: “Sé muy claro en lo que esperas de la gente. Dales claridad sobre cuál es el objetivo, pero entonces, déjalos libres para lograr ese objetivo a su manera”.

Para mejorar la inteligencia emocional de los equipos, TeamEQ ha desarrollado una tecnología que permite medirla, evaluar tendencias y tomar decisiones para mejorar. De esta manera se consiguen resultados que impactan en la capacidad colectiva de un equipo para reaccionar ante las circunstancias, trabajar mejor y construir su identidad emocional de forma conjunta. Las claves:

  • Apoyar a los equipos a que se autoevalúen y alcances nuevos estadios de autoconocimiento grupal, incrementando su EQ.
  • Usar el feedback para crear una cultura abierta para que las personas y equipos gestionen sus emociones colectivas en los momentos de incertidumbre y estrés.
  • Apoyar la perspectiva sistémica de los líderes, alimentando el alineamiento, la empatía y la productividad.
  • Obtener datos sensibles adecuados para monitorizar y acelerar la transformación cultural de las empresas.

Para TeamEQ, el reto fundamental siempre ha sido cómo integrar la tecnología con la inteligencia emocional para alcanzar el “siguiente nivel organizacional”.

Como ha remarcado Goleman en la conclusión del evento, “las cualidades humanas y las soft skills que nos confiere la inteligencia emocional nos ayudarán a superar los retos que conlleva la completa transformación en nuestra forma de trabajar derivada de la inteligencia artificial”.

13
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.