Los hospitales infantiles avanzan en su grado de humanización

La atención pediátrica trabaja para ofrecer a los menores hospitalizados una experiencia lo más positiva posible. El último Índice de Humanización de Hospitales Infantiles de la Fundación Atresmedia mide el grado de trato humano con que se cura, cuida y acompaña en los hospitales españoles.
<p>Foto: Fundación Atresmedia.</p>

Foto: Fundación Atresmedia.

Desde la sonrisa de un médico hasta la decoración de una sala, son muchos los factores que influyen en que la estancia de una persona en un hospital sea lo más satisfactoria posible. Más aún si los pacientes son niños y adolescentes, cuya experiencia hospitalaria, que puede tener un fuerte impacto en su desarrollo emocional, ha de abarcarse con la mayor empatía y cuidado posibles. Es lo que se entiende como humanización.

Precisamente con el objetivo de servir de termómetro y guía en el avance de la humanización de la atención pediátrica en España nació el Índice de Humanización de Hospitales Infantiles (IHHI), elaborado por la Fundación Atresmedia con la colaboración de más de 200 hospitales de todo el país en sus tres ediciones.

En su último IHHI -en el que a pesar de las dificultades provocadas por la pandemia han participado más de 50 centros de toda España-, el conjunto de hospitales públicos, privados y de gestión mixta analizados presentan unos valores de humanización del 67,76% en los hospitales de mayor tamaño, del 59,86% en hospitales medianos y de un 52,48% en los hospitales pequeños.

En el marco del Día del Niño Hospitalizado, que se celebra el 13 de mayo, hablamos con Lary León, gerente de la Fundación Atresmedia, y Belén Ortiz, responsable del Área de Humanización de la misma, sobre los últimos resultados del IHHI y la necesidad de seguir avanzando en el bienestar de los pacientes más jóvenes.

Los avances más positivos, como explica Ortiz, se han detectado en ámbitos como las instalaciones, el triaje pediátrico y otras cuestiones (acompañamiento del niño, apoyo psicosocial, protocolos de actuación, etc.) del área de urgencias; las instalaciones y la ambientación en el área de Consultas; la información, ambientación y dietas en el área de Ingreso, y los quirófanos y las Unidades de Cuidados Intensivos en el área de Unidades de Intervención Especializada.

Entre las principales oportunidades de mejora que dejan ver los resultados del último IHHI destacan los programas antiestrés en el área de Ingreso; las Unidades para Adolescentes, las aulas hospitalarias, la atención domiciliaria y el transporte sanitario en Otros Servicios; y las Unidades de Dolor y de Cuidados Paliativos en Unidades de Intervención Especializada.

En la edición anterior –con datos relativos a 2019-, los hospitales de mayor tamaño con una mejor puntuación fueron el San Juan de Dios de Barcelona, el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago y el Hospital Reina Sofía de Córdoba; entre los de tamaño medio destacaron el Clínico San Carlos de Madrid, el Hospital Universitario de Álava y el Hospital General de La Mancha Centro, y los mejor valorados entre los centros pequeños fueron el Hospital Universitario de Torrejón (Madrid), el Hospital de Hellín (Albacete) y el Hospital La Moraleja (Madrid).

Como apunta Ortiz, “el IHHI es el resultado de un conocimiento acumulado por la Fundación Atresmedia durante más de 15 años de trabajo continuado en hospitales infantiles donde, a través de diferentes iniciativas, han estado acompañando a los niños y familias ingresados”.

Testigos directos de las oportunidades de mejora en el ámbito de la humanización, formaron un grupo de trabajo de expertos para elaborar un estándar aplicable a hospitales infantiles, en el que se establecieran unas pautas para medir el estado actual de la humanización pediátrica y fijar las bases de avance y una futura norma. Al primer Índice, que vio la luz en 2018, se han sumado otras dos ediciones en las que han participado unos 200 centros.

Para elaborarlo, se realiza un cuestionario online de autodiagnóstico con información estandarizada sobre todos los aspectos que influyen en la humanización de la atención pediátrica: comunicación, formación, técnicas de intervención, información, decoración y ambientación, atención psicológica, tiempos de espera, entretenimiento, accesibilidad o voluntariado, entre otras; y se aplica en todas las áreas asistenciales y servicios de los que disponga el centro: urgencias, planta de pediatría, unidades de cuidados intensivos pediátricos y neonatales, unidades de cuidados paliativos, así como otras unidades especializadas, como consultas, quirófanos, etc.

Una vez procesada la información, cada centro participante recibe un informe confidencial e individualizado con los resultados obtenidos para seguir avanzando en humanización.

<p>Foto: Hospital Sant Joan de Déu Barcelona.</p>

Foto: Hospital Sant Joan de Déu Barcelona.

“Curar, cuidar, aliviar y acompañar”

“Humanizar la atención sanitaria implica poner al paciente en el centro de una atención lo más personalizada posible, atendiendo a su edad y circunstancias, y tomando en cuenta aspectos particulares como los biológicos, psicológicos, sociales o conductuales”, explica León, para quien la humanización podría definirse, de forma sencilla, como “la simbiosis entre curar, cuidar, aliviar y acompañar”.

Algo más relevante aún en el caso de niños y adolescentes, “por el momento vital de desarrollo y crecimiento, no solo físico, sino también psicológico y emocional”. Por eso, la humanización pediátrica pone un mayor énfasis en “minimizar ese impacto psicológico para los menores y también para sus familias, ya que se enfrentan a situaciones delicadas”.

En definitiva, “hacer el ingreso lo menos traumático posible” y contribuir a “proporcionar recuerdos positivos de su paso por el hospital, minimizando al máximo los negativos”.

“Detalles tan simples como sonreír o sentarse al lado del paciente influyen notablemente en su mejoría”, asegura la responsable de Humanización de la Fundación Atresmedia, para quien “tener siempre presente el derecho fundamental de los niños y adolescentes de jugar, aprender, explorar o comunicarse y expresar sentimientos marcan la diferencia” en la experiencia hospitalaria. También para las familias, para las cuales “es crucial esa confianza, el estar informados, sentir el respeto a la intimidad, la autonomía y a la espiritualidad”.

Indicadores y estándares, fundamentales para avanzar en humanización

Con un nivel medio de humanización de la asistencia pediátrica de alrededor del 50%, está claro que las administraciones públicas y los responsables de los hospitales privados tienen un amplio margen de mejora.

“Algunas Comunidades Autónomas ya cuentan con planes concretos de humanización y cada vez son más los hospitales que conocemos que están trabajando en la implantación de medidas y grupos multidisciplinares”, apunta León, gerente de la Fundación.

Pero “para valorar en qué medida se están produciendo esos avances es imprescindible disponer de indicadores y de estándares consensuados para el conjunto del sistema sanitario” y que “esos planes estén diseñados con la participación de profesionales, de los propios niños, adolescentes y sus familias, y también de asociaciones de pacientes”. En este sentido, desde la Fundación celebran que el IHHI haya “impulsado en cierta medida el concepto de humanización y haya evidenciado aún más la necesidad de ser medida y observada”.

Una medición en la que, como destaca León, ha sido fundamental el personal sanitario: “Ellos son realmente la clave de los procesos de humanización, por lo que desde la Fundación impulsamos la importancia de que reciban formación en humanización y contribuimos a ello a través de acciones como nuestro curso en comunicación con el paciente pediátrico en colaboración con la Universidad Internacional de Valencia”.

<p>Foto: Hospital Clínico San Carlos.</p>

Foto: Hospital Clínico San Carlos.

El apoyo de las empresas a la humanización

¿Pueden las empresas contribuir a la humanización de los hospitales infantiles? “Uno de nuestros principales objetivos es precisamente generar conciencia social sobre la humanización en la asistencia sanitaria para niños y adolescentes” explica León, quien considera que en ese proceso de sensibilización “todos podemos aportar algo”.

“No siempre es cuestión de tener muchos recursos, sino de hacer que lo que uno tiene produzca resultados beneficios en la línea que se proponga”, apunta, recordando que los más de quince años de experiencia en este ámbito les han demostrado que “aunar esfuerzos para lograr un objetivo común es el camino más práctico y gratificante”.

Una muestra de la colaboración entre la Fundación, hospitales y organizaciones es la creación y celebración del Día del Niño Hospitalizado, durante el cual desde hace siete años rinden homenaje a los niños ingresados y a sus familias, al personal médico-sanitario y a los voluntarios.

Una iniciativa creada e impulsada por la Fundación Atresmedia con el apoyo de las principales entidades de asistencia sanitaria –actualmente más de 30- que busca poner en valor precisamente los esfuerzos de humanización en las áreas pediátricas.

Este año, debido a la pandemia, el tradicional lanzamiento masivo de besos dedicados a los niños ingresados se realizará virtualmente, e incluirá también videollamadas para que los menores de diferentes hospitales charlen y cuenten sus experiencias a la presentadora Eva González, la cantante Conchita y al grupo Bombai, que han puesto la banda sonora a la iniciativa con las canciones Un beso redondo y Un mar de besos.

Entre las entidades colaboradoras están las fundaciones de Lilly, Asisa, Pfizer o Merck Salud, y más de una treintena de organizaciones sociales, como Aladina, Theodora, Pequeño Deseo, Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer, Juegaterapia, PayaSOSpital, Ronald McDonald o Cruz Roja. Con esta acción de sensibilización, además, la Fundación Atresmedia y las organizaciones participantes hacen un llamamiento para que se reconozca oficialmente como Día Nacional.

A su vez, las empresas también pueden aprender de la humanización hospitalaria para aplicarla al bienestar de sus equipos. Como explica Lary León, “el concepto de humanización podría aplicarse para el buen desempeño de cualquier entidad o empresa y el bienestar de sus empleados, pacientes o clientes, porque se basa en la atención centrada en las personas”. Un bienestar emocional y motivacional que, además, “repercute directamente de manera positiva en los objetivos y en la eficiencia”.

<p>Foto: Hospital Torrejón de Ardoz.</p>

Foto: Hospital Torrejón de Ardoz.

Un contexto marcado por la covid-19

La participación con la que ha contado la Fundación Atresmedia en su tercera edición del IHHI, en plena pandemia, ha puesto de manifiesto “la importancia que tiene para los hospitales seguir trabajando en la mejora de la humanización pediátrica”, como señala Ortiz. Han participado 54 hospitales de 13 Comunidades Autónomas, 43 de ellos públicos, 8 privados y 3 de gestión mixta.

En cuanto a la respuesta de la atención pediátrica a la covid-19, desde la Fundación Atresmedia explican que la población infantil ha sido una de las menos afectadas durante la pandemia, gracias a que se han tomado las precauciones y medidas oportunas en las plantas de pediatría para minimizar el riesgo, especialmente en de los menores con patologías delicadas.

Por su parte, los profesionales sanitarios han tenido que moverse de manera extraordinaria entre unidades y hospitales que requerían de personal ante la evolución epidemiológica en cada momento, teniendo así que adaptarse y actualizarse sobre la marcha a prácticas o situaciones a las que, al estar en pediatría, no estaban tan familiarizados.

Pese al agotamiento y desgaste, la respuesta y el interés hacia seguir midiendo el nivel de humanización de sus equipos y centros han hecho posible esta nueva edición del IHHI.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.