Las islas de residuos de plástico, en Madrid de la mano de Endesa

CE18 febrero 2014
0

Maria Cristina Finucci ha desarrollado su instalación The Garbage Patch State-Madrid tras la primera obra exhibida en abril pasado en la sede de la Unesco de París y la segunda en Venecia, que se situó en la Universidad de Ca’ Foscari durante la Bienal de Arte. Esta tercera obra se muestra desde el día 18 de febrero hasta el 7 de marzo en el IED Madrid (Centro Superior de Diseño) –dentro de las actividades de ARCO 2014– y con la colaboración especial de Endesa.

The Garbage Patch State-Madrid es una obra dentro del proyecto global Wasteland en proceso continuo, work in progress. Se trata de denunciar los perjuicios que causan las enormes islas de residuos plásticos que existen en los océanos.

Estas inmensas islas, que llegan a ocupar 16 millones de kilómetros cuadrados y suelen tener una profundidad de unos 30 metros, se originan al confluir toneladas de desechos plásticos llevados por las corrientes marinas al centro de los océanos, reducidos a trozos minúsculos degradados por la acción del agua y del sol, que se vuelven casi invisibles a al ojo humano. Se estima que esta concentración de fragmentos de plástico tiene de media unos 46.000 elementos aproximadamente cada kilómetro y medio.

Acciones como The Garbage Patch State Paris, Venice y ahora Madrid, pretenden resaltar una preocupante realidad y activar dinámicas de concienciación de un problema creciente relacionado con el consumo y la falta de tratamiento de residuos.

En esta ocasión María Cristina Finucci ha elegido Madrid para continuar manifestando la existencia del Garbage Patch State con una colaboración especial de los estudiantes del 3º año de Diseño de Interiores del IED Madrid, que han diseñado una exposición para seguir divulgando la noticia de su existencia.

En el IED Madrid, y gracias a la colaboración de Endesa, la intervención artística contará con dos escenarios y momentos: una instalación exterior de la sede del IED Madrid, el Palacio de Altamira, en la calle Flor Alta, en la que, tras una espectacular puesta en escena a través de un manto de botellas, se esconde otra realidad: dentro de las botellas estará creciendo un ecosistema, percibiendo al final del proceso que dentro de estos contenedores estará creciendo otra vida.

Y la segunda parte de esta intervención, que tendrá lugar en el Gabinete de Exposiciones del Palacio de Altamira, con la interpretación y la descripción del proceso del proyecto que han realizado los alumnos de 3º de Diseño de Interiores del IED Madrid bajo la dirección de la arquitecta Izaskun Chinchilla y la tutoría de Adriana Cabello y Jimena Merino.

El comisario de la instalación en el IED Madrid, Pedro Medina, señala: “Se apunta, en definitiva, a un arte que incorpore una dimensión activa y social, asumiendo incluso el carácter modélico de la obra de arte y su potencial como campo de experimentación de los problemas actuales, con el objetivo de construir un proyecto de futuro de alcance internacional».

«En este momento es pues fundamental la labor artística como ámbito de creación de nuevos imaginarios y, sobre todo, su dimensión interpretativa ante un mundo de complejidad creciente, convirtiéndose en una vía hacia un horizonte de formas que deberá considerar ética, política y poéticamente el nuevo contexto global. Wasteland muestra un panorama que reclama decisiones, sabiendo muy bien que solamente podremos habitar el tiempo por venir, si logramos cambiar los modos de ver para que sean otros los modos de hacer mundo”.

0
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.