‘Business Angels’ europeos aterrizan en Madrid para impulsar la inversión en ecoinnovación

Madrid se ha convertido recientemente en punto de encuentro de algunos de los ‘Business Angels’ más importantes de Europa, todo ellos con una inquietud especial que les diferencia de los ‘Business Angels’ tradicionales: su apuesta por la ecoinnovación.
0

Los conocidos como ángeles de los negocios –si se atiende a la traducción literal de este término—son personas, físicas o jurídicas, que aportan financiación y experiencia a nuevos empresarios. Inversores privado dispuestos a colaborar en un proyecto empresarial, al que aportan, además de capital financiero, su tiempo, su red de contactos y sus conocimientos empresariales, ya que normalmente se trata de profesionales experimentados que guían al emprendedor para hacer del negocio algo rentable para ambas partes.

“La ecoinnovación es uno de los sectores de negocio que se perfila con más futuro en Europa”, defendieron los inversores reunidos en Madrid procedentes de países como Reino Unido, Dinamarca, Bélgica, Rumanía o España y auspiciados por la red europea para la inversión en ecoinnovación Inneon, liderada en España por Zabala Innovation Consulting.

Durante el encuentro, celebrado en la sede de la Fundación Biodiversidad, entidad colaboradora de Inneon, los Business Angels pusieron en común casos de éxito y experiencias, y coincidieron en algunas conclusiones, como la idea de que los negocios ecoinnovadores tienen “un valor añadido que los hace muy atractivos para la inversión”, tal como demuestra el hecho de que la Comisión Europea haya manifestado su intención de hacer de la ecoinnovación “uno de los nichos que mejore la competitividad de los países miembros y genere empleo y crecimiento con valor añadido”.

En este sentido, durante este encuentro, los Business Angels consideraron de vital importancia la implicación de las regiones europeas en el impulso a la ecoinnovación, alineado con sus estrategias inteligentes de crecimiento.

Entre los asistentes a la jornada celebrada en Madrid estuvieron Jenny Tooth, chief executive de la UK Business Angels Association (Reino Unido); Paco Negre, presidente de la Red de Parques Científicos Valencianos (España); Larsen Kenneth, CEO y partner en Keystones (Dinamarca); Guus Keder, board director de DieselUp BV (Bélgica) y Andrei Tabarcea, managing partner de Business Angels Romania (Rumanía). Todos ellos con una amplia experiencia en este ámbito y grandes conocedores de las redes europeas.

Expectativas de futuro

En palabras de la responsable de la Asociación de Business Angels de Reino Unido, “la ecoinnovación tiene una base muy amplia y por lo tanto ofrece una amplia gama de aplicaciones para la industria en múltiples sectores. Aporta un enfoque horizontal útil para reunir a un importante número de empresas con oportunidades tanto para las empresas dedicadas al Business to Business, como al Business to Consumer”.

Según explica Jenny Tooth, “esto hace que la ecoinnovación sea especialmente interesante para los inversores, que pueden identificar múltiples oportunidades de acceso al mercado y un alto potencial de crecimiento”.

Sin embargo, señala, estos aspectos “no son ampliamente reconocidos entre los inversores y es importante hacer referencia a las aplicaciones de la industria y del mercado en lugar de al concepto de la ecoinnovación como tal, a la hora de dirigirse a la comunidad inversora”.

A su juicio, también existe una importante necesidad de ampliar los casos de estudios de la industria -casos de éxito- que ya han sido puestos en marcha relacionados con la ecoinnovación con el fin de dar a conocer el concepto a los inversores.

 Las condiciones para atraer inversores en el caso de la ecoinnovación “son las mismas que para todas las inversiones, es decir: contar con un buen equipo, con experiencia y competencias para llevar a la empresa hacia una comercialización exitosa y un alto crecimiento; escalabilidad y eficacia”. “Esto es válido para todos los proyectos, no sólo a nivel nacional, sino también europeo e internacional”, recalca.

En este sentido, Jenny Tooth apuesta por “defender el posicionamiento competitivo que tiene la ecoinnovación, algo muy necesario, especialmente en el contexto del mercado europeo”. Este es el paso previo para hacer que este tipo de proyectos se diferencien y superen a la competencia.

“La ecoinnovación es la respuesta a muchos de los desafíos de crecimiento que afronta Europa en estos momentos y una de las áreas más importantes para el desarrollo de nuevas empresas en toda Europa que puedan atraer un importante porcentaje de  inversión”, asegura esta experta.

Según sus datos, en estos momentos, y en vista del aumento significativo de la inversión en lo que se conoce como el Internet de las cosas, las áreas  ecoinnovadoras más interesantes y que tienen mayores oportunidades de futuro, están relacionadas, por ejemplo, con las casas inteligentes y las smart cities.

Tooth apunta asimismo, “al análisis del uso de la energía -a nivel personal y en los negocios- a través de los dispositivos móviles que todos utilizamos, algo que será muy útil en la gestión de los grandes volúmenes de datos (Big Data)”.

 En la misma línea coincide Andrei Tabarcea, representante de los Business Angels de Rumanía, que señala que las condiciones básicas para que los proyectos ecoinnovadores atraigan inversión pasan, primero por que sean “imaginativos”. “Después podemos discutir sobre el retorno y la inversión”.

Lo segundo es que detrás de ellos haya un equipo con gran experiencia y expertise en sus campos. En su opinión, las áreas con mayor futuro en materia de ecoinnovación son el almacenamiento de energía renovable a bajo coste y el desarrollo de bajo coste del vehículo eléctrico de larga distancia.

Por su parte, Guus Keder, procedente de Bélgica, remarca la idea: la ecoinnovación cuenta actualmente con un amplio mercado de oportunidades, “aunque no estoy seguro de que el crecimiento inicial del mercado vaya a suceder en Europa. Creo que ese despegue se dará en China, y eso forzará a Europa a comprar productos y servicios ecoinnovadores en el futuro”, explica.

A su juicio, “el problema con Europa es que, pese a que ya tenemos la solución a la gran mayoría de los desafíos planteados, no nos damos cuenta de que necesitamos innovar”. A esto se suma el hecho de que Europa “aún no está preparada, y estarlo aún nos llevará un tiempo”. Otros países como China o Estados Unidos suponen una fuerte competencia. Es evidente que ambos países liderarán este cambio. “Y Europa les seguirá”, explica.

¿Las áreas con más futuro ecoinnovador? La producción descentralizada de energía, la producción de energía a partir de los residuos y mirar por encima del viento hacia otras energías como la de las olas o la generación solar.

Red Inneon o cómo impulsar la inversión ecoinnovadora

 Durante la reunión los participantes analizaron el modelo de plan de negocio utilizado por Inneon para hacerlo más competitivo y señalaron los valores añadidos, pero también algunas de las barreras del sector. Además se presentaron cuatro casos de éxito de empresas seleccionadas por Inneon que ya han recibido inversiones: BioBoxx (Holanda), Smart Bio-systems (Reino Unido), Quality Fry (España) y HySiLabs (Francia).

Apoyada por la Comisión Europea, la Red Inneon busca impulsar la inversión en ecoinnovación en las regiones europeas fundamentalmente a través de la ampliación de las fuentes de financiación públicas y privadas y convirtiéndose en un foro único dedicado a la interacción entre empresas e inversores. El reciente encuentro de Madrid es un buen ejemplo de ese trabajo de conexión y puesta en contacto.

Para la elaboración de sus planes de negocio, las empresas participantes en Inneon son asesoradas de acuerdo a los estándares y criterios que demandan los inversores, con el fin de que puedan comprender el valor añadido que suponen los productos y servicios basados en la ecoinnovación.

Una vez superada esta fase de coaching, estos proyectos se presentan a la comunidad de inversores europea para que las propuestas puedan ser financiadas. A los inversores se les permite acceder a los emprendedores previamente seleccionados, así como el contacto con otros inversores interesados en el ámbito de la ecoinnovación.

Hasta el momento, Inneon ha recibido 128 solicitudes de emprendedores y empresas, de las cuales 62 han sido seleccionadas para ser asesoradas, por haber sido valoradas como de suficiente calidad para ser presentadas ante los inversores. Por su parte, 40 inversores se han comprometido con la red. Un total de seis empresas han conseguido ya inversión de capital.

Según explica a Compromiso Empresarial el coordinador de Inneon en Zabala Consulting Aitor Garro,  “el balance del encuentro en Madrid entre los Business Angels europeos ha resultado muy positivo para ambas partes”. En él, ha quedado patente que la ecoinnovación “sigue siendo un campo muy amplio, aunque complicado de explorar en profundidad”.

“Este sector abarca un gran número de cadenas de valor y cuenta con tecnologías de gran complejidad que en muchos casos superan el conocimiento de los inversores profesionales”, apunta Garro. En este sentido, “Inneon actúa como un filtro, seleccionando exclusivamente las mejores ideas de proyecto, no solo desde la perspectiva financiera y de mercado, sino también desde la dimensión tecnológica, ayudando así a simplificar los aspectos técnicos de los productos y servicios de las start ups y reduciendo significativamente las barreras técnicas a la inversión”.

Las principales barreras con las que se encuentran los emprendedores ecoinnovadores son, según Garro,  “el desconocimiento que se tiene del sector, a pesar de la infinidad de indicadores económicos que señalan la ecoinnovación como un sector de gran potencial de crecimiento”. “Lo cierto es que los inversores no consiguen visualizar esas ventajas”, remarca.

Precisamente fruto de ese desconocimiento, los emprendedores ecoinnovadores “son tratados como otros emprendedores, utilizándose ratios económico y financieros estándar que están muy lejos de reflejar las otras rentabilidades que aporta la ecoinnovación desde el punto de vista social o ambiental”.

Y es que la ecoinnovación, en muchos casos, “tiene una rentabilidad más a largo plazo que, sin embargo, se compensa con otras ventajas y beneficios que son evidentes”. “Los emprendedores en ecoinnovación encuentran más dificultades, si cabe, que otros emprendedores”, añade Garro.

Inneon apoya cualquier clase de proyecto ecoinnovador que tengan relación con los sectores de la eficiencia energética, la gestión sostenible del agua, la movilidad sostenible, las energías renovables y sostenibles, la eficiencia de materiales y el ecodiseño, y el reciclaje y los residuos.

Para Aitor Garro la eficiencia energética y la gestión sostenible del agua son dos de los mayores mercados en tecnología ambiental. En conjunto, representan casi dos tercios del volumen del mercado global. El sector de la eficiencia energética generará más de 1 billón de euros de cara al año 2020. A nivel mundial, el mercado de generación y almacenamiento de energía respetuosa con el medio ambiente se espera que aporte en 2020 hasta mil millones de euros.

Según datos de la Comisión Europea, la ecoinnovación representa un volumen de negocio anual que supera los 227.000 millones de euros, alrededor del 2,2% del PIB de la Unión Europea, superando cifras de sectores como el aeroespacial o farmacéutico, y dando trabajo directo a unos 3,4 millones de personas.

“Cualquier sector puede ser ecoinnovador, porque la ecoinnovación no constituye un sector en sí mismo y no hay unos sectores que sean más eco que otros, puesto que el medio ambiente es una cuestión totalmente transversal”, concluye el coordinador de Inneon.

0
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Elmer Misael Garcia Salazar

    Como puedo contactar a los Ángeles Inversionistas, para conocer su posibilidad de que el Municipio de Candelaria de La Frontera, en La República de El Salvador, pueda ser visitado o incluidos por este programa de los Ángeles Inversionistas.