IBM: Innovar en casa

Una gran empresa no sólo se construye con una cuenta de resultados millonaria, sino también con la satisfacción de los clientes y, sobre todo, de los trabajadores que hacen que todo sea posible. IBM tiene contratadas 329.000 personas en todo el mundo y sólo en nuestro país, la plantilla se compone de 6.500 trabajadores, de los cuales, cerca de 2.200 son mujeres, lo que supone alrededor del 35% de sus empleados.

En 2004 IBM España fue galardonada con el premio Empresa Flexible, otorgado por la agencia Comunicación de Valor Añadido, CVA, premiando el equilibrio entre la vida profesional y personal que se desarrolla en la compañía. El primer dato significativo es que IBM España está presidida desde 2001 por una mujer, Amparo Moraleda.

La filosofía empresarial de la multinacional ya supone un cambio de base: no se ficha, se trabaja por objetivos, no por horas. Así ya no tiene sentido tener encerrados a los trabajadores en un espacio de trabajo físico, porque lo importante es que hagan su trabajo a tiempo y que lo hagan bien, sin importar el dónde ni el cómo.

En IBM, la flexibilidad es un elemento clave dentro de esta filosofía, ya que es considerada una oportunidad para desarrollar nuevas maneras de abordar el trabajo, que permiten tanto un aumento de la productividad profesional como un mejor equilibrio entre trabajo y vida privada.

La necesidad continua de mejorar el servicio a los clientes y el reto de crear un entorno profesional cada vez más atractivo y gratificante, por un lado, y las posibilidades que brindan las tecnologías de la información y las comunicaciones, por otro, están permitiendo cambiar la concepción del trabajo y romper la rigidez que imponía el tradicional marco de espacio y tiempo en el desarrollo de la actividad profesional.

FLEXIBILIDAD DE HORARIOS. Casi la totalidad de los empleados de IBM España se benefician de un modo u otro de las políticas de flexibilidad, que van desde medidas generales como la utilización de teléfonos móviles y ordenadores portátiles, hasta acciones más puntuales, como bajas por maternidad, adaptación de los horarios laborales o la posibilidad de cogerse un «año sabático» para atender asuntos personales o iniciativas individuales.

IBM España otorga una amplia flexibilidad laboral. El horario es de 8:45 a 17:30, con 45 minutos de pausa para comer, existiendo un margen de 30 minutos tanto para entrar como para salir. Cualquier trabajador puede solicitar una jornada de régimen parcial, si su puesto de trabajo se lo permite. De no hacerlo, la empresa trata de cambiar al trabajador de puesto para facilitar la petición.

Aparte de las causas legales que dan derecho a reducción de jornada, los empleados pueden acogerse a una jornada reducida en bases temporales o permanentes de entre 20 y 30 horas semanales.

También tienen la posibilidad de solicitar un periodo de excedencia para el cuidado de niños o personas mayores, aunque es muy poco utilizado, dada la flexibilidad que permite tanto el horario como el teletrabajo.

También ofrece a sus empleados información sobre guarderías y centros geriátricos, así como la provisión o pago de servicios de guardería o canguro en los casos de viajes en fin de semana.

Junto a lo anterior, IBM pone a disposición de sus empleados un sistema de transporte para acceder a la oficina diariamente: un autobús privado para los trabajadores de Torrejón de Ardoz y un abono de Metro para los de Tres Cantos, ambas localidades situadas en Madrid.

También ofrece un servicio de comidas a bajo precio, exactamente1,05 euros, y tiene un acuerdo con una cadena de cafeterías para aquellos trabajadores que deben comer fuera de las oficinas por motivos laborales. También cuentan con agencia de viajes, cajeros automáticos y un acuerdo preferente con un centro de deportes cercano.

En el ámbito de la formación, IBM ofrece a sus trabajadores cuarenta horas anuales de formación, de las cuales el 40% son cursos de formación a distancia. Además, también cuentan con un servicio de asesoramiento a expatriados en traslados internacionales, destinados a aquellos trabajadores que salen fuera de España a trabajar en cualquier sede de IBM en otro país.

Cada quince días, el departamento de Recursos Humanos realiza encuestas de clima laboral, para conocer el grado de satisfacción de los empleados de la empresa sobre cualquier tipo de cuestión relacionada con el desempeño fluido de sus labores.

También existe un grupo de apoyo Trabajo– Familia, compuesto por más de veinte mujeres y el director de RRHH, que tras reuniones trimestrales revisa las políticas de conciliación e igualdad.

MEDIDAS INNOVADORAS. La mayoría de los trabajadores pueden hacer uso de las nuevas tecnologías para acceder desde casa a sus tareas: el 80% de ellos cuentan con un ordenador portátil y alrededor de 1.000 empleados tienen en sus hogares conexión ADSL.

Aquellos que no disponen de ella, pueden contactar telefónicamente con sus puestos de trabajo, con cargo a la empresa. Los empleados también cuentan con teléfonos móviles para desempeñar su trabajo con mayor fluidez, independientemente del lugar en el que se encuentren. Disponen de un salario de 50 euros mensuales en el teléfono, que incluye el uso personal.

También tienen a su disposición en los edificios de la empresa salas de videoconferencias y «netmeetings» (reuniones a distancia), aunque se tiende a optar por realizar conferencias telefónicas al extranjero («conference calls»), por mayor comodidad del personal.

Este plan de movilidad está ideado para facilitar a los empleados que sean ellos quienes gestionen el tiempo y el lugar en el que desarrollan sus tareas, posibilitando aprovechar momentos muertos del día, como los desplazamientos o las esperas en las dependencias de los clientes.

El Año Sabático es un programa por el cual cualquier empleado puede solicitar un año sin trabajar para atender iniciativas personales, percibiendo un 25% de su salario fijo. El trabajador también tiene la posibilidad de causar la baja en el momento de cogerse el Año Sabático, y percibir de golpe el 25% de su salario.

La aceptación de cada caso está sujeta a la aprobación de la Dirección, en función de las necesidades del negocio. Este periodo podrá ser ampliado hasta un máximo de 18 meses. Este programa significa un paréntesis en la vida laboral de un empleado en IBM.

La compañía no tiene interés en desaprovechar los esfuerzos y recursos invertidos en la formación de los trabajadores, por lo que fomenta su vuelta al cabo del año libre. Durante este periodo de tiempo, el empleado puede trabajar para otras compañías, exceptuando, claro está, los competidores directos de IBM.

«Skills for Growth», literalmente, «Aptitudes para el Crecimiento», es otra novedosa iniciativa cuyo objetivo es facilitar la integración de los empleados de IBM en los «Business Partners» (socios comerciales, distribuidores, etc.) a fin de aportarles habilidades que les permitan abordar nuevas iniciativas y proyectos, conocer los procesos y organización de la compañía, favorecer su integración y, en definitiva, mejorar el crecimiento del negocio de IBM a través de estos canales.

Este programa es una nueva oportunidad de desarrollo profesional, ya que el trabajar en un entorno diferente al cotidiano favorece la incorporación de nuevas habilidades relacionadas con la forma de operar de sus socios, su entorno, organización operativa y modelo de acceso al mercado y a clientes.

Es apto para todos los profesionales de IBM, ya que las ofertas que envían sus socios comerciales son publicadas, accesibles para cualquier empleado, aunque la aceptación de cada caso está sujeta a la aprobación de la Dirección.

Aquellas personas incorporadas a esta iniciativa causan baja en IBM en régimen de excedencia de dos años y se dan de alta en la organización del socio comercial, a la que pertenecerán a todos los efectos durante los dos años fijados, teniendo garantizado su reingreso en IBM en cualquier momento, con un mes de preaviso, a petición del empleado.

Los empleados que se acogen a este programa reciben un incentivo de IBM equivalente al del programa de año sabático, y al terminar el período del «Skills for Growth», el empleado se reincorpora a su trabajo en IBM con la misma categoría, contrato y salario.

LO QUE LA FLEXIBILIDAD ES Y LO QUE NO ES. Según la concepción que IBM tiene de la empresa y la flexibilidad, esta política empresarial nunca debe significar reducir la calidad, la satisfacción de los clientes o el rendimiento, sino que se traducirá en un aumento de la capacidad de responder las demandas de los clientes. La carga de trabajo no se reduce ni el grado de exigencia se adapta ni afloja, sino que se adopta una manera diferente y más efectiva de trabajar.

La flexibilidad es una herramienta de gestión para mejorar el rendimiento de la empresa y la satisfacción de los empleados que resulta inviable sin un compromiso claro por parte del propio trabajador. Lejos de ceder responsabilidades en terceras personas, los empleados deben tomar las riendas e involucrarse con la compañía, creciendo así su nivel de liderazgo.

Es una política que no debe hacer acomodarse a la plantilla, ya que no es una respuesta válida para todos los empleados, para todos los puestos y para siempre. Bien llevada y fomentada, promueve el trabajo en equipo, la creatividad y la cooperación.

Permite compartir responsabilidades entre empleados y directores, aplanando los organigramas en alta medida, y nunca supone un freno para el desarrollo de la carrera profesional de ningún trabajador.

Un tercio de los empleados de IBM España disfruta ya de las ventajas que la política de flexibilidad les ofrece y trabajan fuera de la oficina. Cabe resaltar que presencia no es sinónimo de rendimiento: La valoración de un empleado depende de su rendimiento y del valor que aporte al negocio, no de las horas de presencia en la oficina. Se trata de una cultura de empresa basada en la confianza en la persona, no en el control sobre su grado de trabajo.

También es fundamental el hecho de que utilizar opciones de flexibilidad no perjudica el desarrollo de la carrera profesional. IBM tiene el compromiso de asegurar que aquellos empleados que utilicen alguna opción de flexibilidad no son penalizados en términos de carrera y oportunidades de trabajo.

Los mismos trabajadores consideran que su nivel de trabajo es más alto gracias a las medidas que las políticas de flexibilidad han implantado. Según datos actualizados en marzo de 2006, el 71% de los empleados afirma que tiene un efecto positivo sobre la productividad y el 69% afirma que tiene un efecto positivo sobre la moral y motivación, por lo que el ambiente es más distendido y aumenta la satisfacción de los empleados.

Así, también se ven disminuidas las bajas por depresión y el índice de movilidad laboral es reducido, en comparación con otras empresas del sector. El 68% de los empleados aseguran notar un mejor clima de trabajo, con un aumento de su satisfacción.

Según dicha encuesta a los empleados, el 68% afirma que tiene un efecto positivo sobre la vida familiar, ya que permite al trabajador compaginar aspectos de su vida que le posibilitan un crecimiento integral y una mayor estabilidad personal y anímica.

El 63% del grueso de la plantilla considera que las medidas adoptadas por los planes de flexibilidad tienen un efecto positivo sobre el compromiso y la lealtad a la empresa. De esta manera, IBM puede permitirse desarrollar planes como el «Sabbatical» o el «Skills for Growth», ya que están seguros de que sus trabajadores volverán a trabajar, porque la empresa tiene en cuenta sus opiniones y facilitan que su labor se desarrolle con la mayor flexibilidad.

IBM ha demostrado que no sólo sabe crear tecnología y tratar con máquinas, sino que también le importan mucho las personas. Cuidando de los suyos, ha conseguido que la satisfacción entre sus empleados suba como la espuma, convirtiéndose realmente en una empresa flexible.

Por Ignacio Goicoechea