Las pymes encuentran negocio en el medio ambiente

CE19 octubre 2006

El tamaño de la empresa deja de ser un limitante para el desarrollo sostenible empresarial. Existen numerosas pequeñas o medianas empresas que suponen experiencias de éxito en este sentido.

Es el ejemplo de Rotártica S.A, DTS Oabe S.L, KH Lloreda, Bodega Pirineos, Fontedoso y Fundiciones del Estanda, empresas de pequeño tamaño y distintos sectores que mediante la mejora de sus procesos de producción, la innovación en los productos o política ambiental, contribuyen de una manera competitiva al desarrollo sostenible.

Estas pymes han sabido, cada una de manera diferente, asumir el reto de combinar una actividad económica dinámica con la mejora de la productividad de los recursos utilizando modos alternativos de hacer empresa sin dañar al medio ambiente. Es un modo innovador de hacer empresa buscando no sólo soluciones para el presente sino también para el futuro.

ROTÁRTICA. Este es el caso de Rotártica, una empresa vasca de reciente creación que, con sólo 45 empleados, ha creado una solución ecológica rentable. Su nuevo producto Rotártica Línea Solar ha supuesto la aparición de una alternativa energéticamente eficiente a los productos de refrigeración existentes en la actualidad, reduciendo el consumo de combustibles fósiles y evitando en gran medida las emisiones de gases generadores del calentamiento de la atmósfera.

El objetivo de esta pyme es proporcionar soluciones medioambientalmente sostenibles de confort integral, mediante la creación, fabricación y comercialización de aparatos de aire acondicionado innovadores sin perder de vista el cuidado y respeto del ecosistema.

El producto Rotártica Línea Solar se trata de una unidad de climatización activada por un foco de calor, es decir, por energía solar térmica. La principal innovación que incorpora frente a los tradicionales sistemas de refrigeración es la utilización de energía solar para dar frío, lo que se conoce como «refrigeración solar». La energía solar es un recurso inagotable de la naturaleza, que se produce con mayor intensidad cuando la necesidad de refrigeración es mayor.

Sin duda, esta empresa ha encontrado una oportunidad de negocio en una solución ecológica. Este nuevo producto satisface una necesidad demandada por el mercado, la climatización frío/calor, genera menos gasto al reducir el consumo de energía eléctrica y otros combustibles y soluciona el problema de los residuos industriales ya que no produce ningún tipo de residuo suprimiendo en gran medida las emisiones de gases que favorecen el efecto invernadero.

Por otro lado, es un producto muy competitivo en viviendas o granjas aisladas donde existe dificultad de instalación de líneas eléctricas, o su coste es muy elevado.

BODEGA PIRINEOS. Una muestra de esta actitud empresarial frente al medio ambiente es el proceso que lleva a cabo la Bodega Pirineos, una pyme creada en 1993 por un grupo de accionistas comprometidos con la más antigua tradición vitivinícola del Somontano, en Huesca. Su actividad se centra en la producción de uva, elaboración, crianza y embotellamiento de vinos con denominación de origen Somontano.

Esta bodega ha apostado por una viticultura que garantiza el presente y el futuro de los agrosistemas, preservando el patrimonio vitícola y los viñedos antiguos de la zona. Al mismo tiempo, se fomentan tanto las prácticas de cultivo tradicionales como innovadoras iniciativas de viticultura ecológica.

Esta empresa de 57 empleados promociona el cultivo ecológico, y comercializa el primer vino ecológico de la D.O Somontano.

Por otro lado, es la primera empresa española del sector agroalimentario a nivel estatal que ha publicado un informe de sostenibilidad según el modelo Global Reporting Iniciative 2.002.

Esta forma de hacer ha permitido que en los últimos 10 años, los fondos propios se hayan multiplicado por 5,7 y el número de botellas comercializadas por 4,1, distribuyéndose en más de 25 países. Esto ha supuesto un aumento en el número de trabajadores y en los ingresos de los viticultores vinculados a la empresa, al tiempo que el impacto de su actividad en el entorno se ha reducido de manera notable por el uso de nuevas tecnologías.

KH LLOREDA. Siguiendo esta línea de empresas está KH Lloreda, una empresa familiar catalana que se dedica a la fabricación de productos de limpieza para el hogar con un compromiso altamente ecológico. Como producto estrella tienen KH-7 Quitagrasas que obtuvo en el 2003 la etiqueta ecológica por eliminar las sustancias peligrosas perjudiciales que contenía para el entorno.

Además, este producto ha supuesto un éxito, ya que es el desengrasante líder en su sector con más de 60% de cuota de mercado.

El principal logro de esta empresa de 105 empleados es que ofrece un producto muy demandado por las amas de casa eliminado las sustancias peligrosas para la salud humana y el medio ambiente que pueden tener otros productos del sector, convirtiéndolo en un producto altamente biodegradable.

KH Lloreda posee la certificación medioambiental ISO 14001, marco sobre el que trabaja para llevar a cabo sus mejoras ambientales. Así tienen como referencia el concepto de ciclo de vida de producto para poder evaluar de una manera objetiva el impacto medioambiental generado por la organización.

FUNDICIONES DEL ESTANDA. Esta vez en el ámbito industrial, otro ejemplo es el de Fundiciones del Estanda, una fundición de acero moldeado constituida en el año 1953 dedicada a la fabricación de todo tipo de aceros con destino al sector cementero y ferrocarril de alta velocidad.

Su actividad, mayoritariamente dirigida a la exportación, se lleva a cabo mediante un proceso que contribuye altamente al desarrollo sostenible. Este innovador proceso está ligado a la recuperación y regeneración por vía térmica del 80-85% del volumen de arena ligada químicamente y que antes se depositaba en vertederos.

Antes de la puesta en marcha de este proceso, la recuperación de arena era sólo mecánica, con un porcentaje del 50-55%.

Este nuevo proceso supone adaptar la actividad de la empresa a los requerimientos medioambientales. Su principal logro ha sido la eliminación de 450 toneladas por año de arenas con destino a vertederos, reduciendo así el impacto ambiental, ahorros en los costes de aprovisionamiento de materias primas, y la amortización de la inversión en corto periodo de tiempo lo que supone una ventaja competitiva, además, de una mejora significativa de la seguridad y las condiciones sanitarias de los trabajadores y del entorno local.

FONTEDOSO. También en el sector industrial, contamos con otro caso de experiencia de éxito en el desarrollo sostenible, la sociedad Fontedoso, una pequeña empresa de tan sólo 9 empleados que se dedica al envasado de agua mineral natural en la localidad de El Oso, en la provincia de Ávila. Su proceso productivo contempla la captación de agua mineral y la conducción de la misma, además de la fabricación de botellas y la esterilización.

Para esto, se requiere una gran cantidad de energía, por ello la empresa optó por una fuente de energía renovable como es la energía solar térmica. Se trata de una aplicación pionera, pues no existe en España otra de semejantes características.

El sistema solar proporciona, por un lado, agua caliente para esterilizar, evitando así el uso de productos químicos, y por otro, frío, producido mediante el sistema de absorción. Fontedoso ha apostado por comercializar un agua mineral de alta calidad, con un valor añadido en la utilización de los sistemas más novedosos para la extracción, transporte, protección y envasado mientras se respeta el entorno medioambiental.

Este sistema supone un ahorro energético de más del 65% y a su vez, disminuye los riesgos ambientales asociados al uso de combustibles tradicionales y productos químicos.

DTS OABE. Y para concluir, el ejemplo de una pequeña empresa que ha encontrado una oportunidad de negocio en una solución ecológica: DTS Oabe. Se trata de un laboratorio que desarrolla, fabrica y comercializa productos biocidas.

Concretamente, uno de sus productos Nupilac Hidro, ha recibido el último Premio Europeo de Medio Ambiente en la categoría de producto, ya que se trata de una laca insecticida que reduce los inconvenientes ambientales que presentan las lacas convencionales. Esta laca es persistente y eficaz pero tiene nula toxicidad dérmica e inhalatoria, no es inflamable, y no emite gases a la atmósfera.

Esta laca se diseñó con el objetivo de mantener las ventajas y de reducir o eliminar los daños que normalmente estas producen. Se considera un producto innovador, que está implantado en el mercado y con buenas expectativas de internacionalización. En este sentido, constituye una oportunidad de negocio ya que, por otra parte, se requiere una cantidad de producto 5 veces menor que con productos similares que emplean disolventes, lo que permite, además, obtener una margen económico un 40% mayor.

Otras ventajas de este producto son que no utiliza productos peligrosos para las personas y el medio ambiente como los disolventes derivados del petróleo, además una vez aplicado, no hace falta esperar un tiempo de seguridad para volver a entrar en el local tratado.

La actitud y el comportamiento de las empresas españolas no han dejado de evolucionar hacia una gestión más responsable de los impactos que su actividad puede provocar en el entorno. El tejido empresarial español está constituido, en su mayoría, por pymes como las expuestas, y son estas las que una a una pueden liderar el cambio para contribuir a hacer compatible el progreso económico y el respeto al medio ambiente.

Como indicaba el Informe Entorno 2003, realizado por la Fundación Entorno, el mundo de los negocios español avanza en el compromiso con el desarrollo sostenible. Ahora como se ha visto, además de no dañar el entorno, la empresa incluso la más pequeña puede encontrar oportunidades de negocio en soluciones ecológicas.

Por Astrid Regojo