Un referente lingüístico para los medios de comunicación: Fundéu BBVA: Fundación del Español Urgente

CE1 octubre 2009
0

El mundo está construido sobre las palabras. Describir, exponer, explicar o argumentar son acciones imposibles de llevar a cabo sin la palabra. Pese a ser tan importante en nuestra vida y para nuestro desarrollo como seres racionales, en ocasiones no somos conscientes de ello y acabamos, todos, cayendo en las redes de errores lingüísticos, tergiversaciones, confusiones o erratas.

Y no sólo eso. La comunicación entre seres humanos, la innata necesidad de aprehender, comprender lo que nos rodea y compartirlo con los demás pasa necesariamente por las palabras. Como apuntaba Ana María Matute, célebre novelista española, «la palabra es el arma de los humanos para aproximarse unosa otros». No en vano, si cambiamos nuestras palabras podemos llegar a cambiar nuestra percepción de lo que nos rodea.

Y es que la carga de importancia que conlleva su buen uso determina no sólo la perfecta comprensión entre el que habla y el que escucha, sino también un auténtico ejercicio de respeto hacia el idioma, en nuestro caso, el castellano.

En estos términos, huelga decir que uno de los colectivos que ejerce una mayor influencia en el desarrollo y buen uso de nuestra lengua y, paradójicamente, el que más «tropelías», en ocasiones, comete es el de los periodistas. Y es que, ¿ha pensado alguna vez quién aconseja, sugiere y recomienda a los medios? La respuesta es la Fundéu (Fundación del Español Urgente) BBVA.

La Fundéu BBVA es una institución sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es colaborar con el buen uso del idioma español, especialmente en los medios de comunicación.

Presentada en sociedad el 8 de febrero de 2005 en Madrid, es el resultado del acuerdo entre la Agencia Efe y el BBVA, dos instituciones que, conscientes del valor y la importancia del español en el mundo, se han comprometido a contribuir a su cuidado y prestigio internacional.

Sin embargo, el artífice de esta «empresa» tiene nombre y apellidos. La idea de constituir la Fundación del Español Urgente surge de Alex Grijelmo, actual presidente de la Agencia Efe, que buscó el apoyo del BBVA para convertir lo que era el Departamento de Español Urgente (DEU) de Efe en una fundación al servicio de todos los medios de comunicación de habla hispana. «Este departamento se había creado en los años ochenta con el objeto de asesorar lingüísticamente a los periodistas de la agencia de noticias española. Formaron parte de su comité asesor personalidades de la talla de Lázaro Carreter, Manuel Alvar y Luis Rosales, y se creó un equipo de trabajo permanente formado por reputados filólogos que analizaban diariamente los teletipos de Efe, detectaban los errores más comunes y daban respuestas a las dudas que surgían», explica Joaquín Muller Thyssen, director general de Fundéu.

Un equipo de filólogos atendía las consultas de los periodistas y revisaba los teletipos para detectar los errores y aconsejar las formas correctas. Esta estructura del DEU se mantuvo hasta 2005, cuando Álex Grijelmo fue nombrado presidente de Efe e impulsó, con el patrocinio del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, la creación de la actual Fundéu BBVA.

Joaquín Muller Thyssen.Así nace la fundación, que continúa con la labor inicial de aquel departamento de Efe, pero con un objetivo más ambicioso: convertirse en el referente lingüístico de la prensa que, en el mundo, habla y escribe en español. En palabras del presidente de Fundéu BBVA y director de la RAE, Víctor García de la Concha, «es un paso fundamental para la unidad de la lengua».

En lo que respecta a la financiación de la fundación, se nutre de las contribuciones de sus dos patronos fundadores:la Agencia Efe y el banco BBVA, si bien también recibe una ayuda importante de la Fundación San Millán de la Cogolla, presente asimismo en su patronato. Por otro lado, subraya Muller: «Hay diferentes instituciones y empresas que hacen pequeñas aportaciones que ayudan a que cumplamos con todos nuestros compromisos».

En el capítulo de tareas y funciones, la Fundéu pretende proporcionar criterios uniformes de uso del español y ofrecer respuestas rápidas a las consultas que se le formulen desde cualquier medio de comunicación, «para contribuir a evitar la dispersión lingüística y la invasión indiscriminada de neologismos».

Asimismo, busca convertirse en un centro de análisis, desde el punto de vista idiomático, de las informaciones publicadas por aquellos medios que acepten someterse a sus recomendaciones.

EL DÍA A DÍA DE LA LENGUA. Con una media anual de casi siete mil consultas, en su mayoría efectuadas por periodistas y traductores, la Fundación del Español Urgente BBVA se esfuerza por resolver decenas de preguntas que recibe a diario, en su mayoría referidas al significado y la forma en que deben escribirse determinadas palabras y locuciones.

Asimismo, son habituales las consultas sobre la corrección o incorrección de estructuras sintácticas o sobre asuntos relacionados con concordancias, usos de la mayúscula, del subjuntivo, de los verbos impersonales o con problemas con la acentuación.

En otro capítulo quedan las dudas reflejadas por los usuarios en torno al empleo de extranjerismos, la grafía de topónimos de origen no español o la puntuación. En suma, consultas de muy variado cariz. Sin embargo, la pregunta es si realmente los medios de comunicación «recogen» dichas recomendaciones y las adoptan.

Después de estos casi cinco años, podemos sentir los efectos de nuestro trabajo. […] Siempre habrá que estar ahí, pues el español es un idioma vivo y en permanente evolución

—|

Al respecto, el director de la fundación es tajante: «Estamos muy satisfechos de la repercusión que tienen las recomendaciones que semanalmente y a través de los servicios de la Agencia Efe distribuimos a la práctica totalidad de los medios de comunicación de habla hispana».Como valor añadido a la labor de la Fundéu, salve decir que a la resolución de las dudas sobre los habituales asuntos relacionados con la actualidad, hay que sumarle la intención de «adelantarse a los acontecimientos, como puede ser un Mundial de fútbol, una cumbre de jefes de Estado o cualquier otro evento sobre el que puede surgir alguna duda de tipo lingüístico que conviene eliminar antes de que llegue a plantearse». Este trabajo, que viene haciéndose desde el comienzo de la fundación, es seguido por muchos periodistas en todo el mundo.

LA URGENCIA, SEÑA DE IDENTIDAD. Uno de los valores diferenciales de la Fundación es su carácter de «urgencia». Los medios de comunicación elaboran a diario cientos de entrevistas, reportajes, crónicas y noticias con una celeridad que, en ocasiones, provoca errores. Con el fin de evitar esto, la Fundéu se esmera en responder con la máxima premura las habituales consultas que recibe. Con un plazo de respuesta que ronda «la inmediatez o, a lo sumo, cuestión de horas», según Muller, el objetivo es siempre responder en el mismo día de recepción de la consulta.

Esa personalidad que imprime la rapidez en la respuesta es la seña de identidad de la fundación. Y es que, a diferencia de la Real Academia Española, que se erige en notario, registrando en su diccionario los usos que del idioma hacen los ciudadanos, la Fundéu no espera a que dichos usos se asienten, sino que da respuesta inmediata y urgente a cuestiones que se presentan diariamente.

El director de la Fundéu explica el modus operandi de la misma en función de la casuística de las consultas.

«Si los problemas que nos plantean o que detectamos ya han sido recogidos y han recibido respuesta por parte de la RAE, nuestra labor es contestar en consecuencia con la norma. En caso de no ser así por tratarse de términos nuevos, procuramos dar una respuesta rápida y rigurosa, siempre con el asesoramiento de nuestros expertos». Posteriormente, se advertirá si, en función de su progresivo uso en la sociedad, la RAE recoge el término en la forma y manera recomendada por la Fundéu. Por tanto, la laborde esta fundación es actuar a modo de «avanzadilla», apunta Muller.

LA UNIÓN DE MUCHOS. El idioma es uno de los activos más importantes de un país, y en el caso de España el principal vehículo de comunicación de una comunidad con más de cuatrocientos millones de hispanohablantes. Ante esta ingente «población», la labor de la Fundéu es muy amplia y se ve reforzada por el apoyo de muchas empresas, asociaciones y medios de comunicación, que no sólo consultan, sino también representan un vehículo de sostén.

En la actualidad, colaboran con la Fundéu Televisión Española, la Agencia Efe, Radio Nacional de España y Telecinco, pero son muchos los medios de comunicación que ya han manifestado su interés por trabajar con la fundación. Así lo ratifi- ca Muller ante la posibilidad de que, a lo largo de los próximos meses, opten por su adhesión como entidades colaboradoras: «Prevemos que muchos medios se irán sumando, pero queremos ir haciéndolo de una manera ordenada».

Los medios de comunicación, como actores principales del cambio del idioma, tienen una enorme responsabilidad y cada vez son más conscientes de ello 

El progresivo crecimiento de la Fundéu es un hecho, pero también lo es que todos y cada uno de los medios que firman un convenio con ella reciben un informe periódico del análisis lingüístico de su producción informativa.

«Eso supone mucho trabajo», reconoce Muller, de ahí la necesidad de incorporar a los nuevos miembros de forma escalonada.

En cuanto al perfil de los próximos en unirse, la pauta la marcan los medios electrónicos españoles, abundantes y de reciente creación algunos. «Espero que se adhieran, en su mayoría, a finales de este año», explica Muller.

EL «MICROSITIO» DE ACCENTURE. En noviembre de 2007 se puso en marcha un espacio personalizado para la consultora Accenture España, el llamado «Vademécum Accenture». Con ello se pretendía sensibilizar a los más de doce mil empleados de la compañía que, por su alcance global se desenvuelven en un entorno lingüístico muy anglófilo, para que hicieran un mejor uso del español.

Para ello, se les facilitó el acceso a las herramientas lingüísticas de la Fundéu y se puso a su disposición un puente directo con sus lingüistas y correctores.Se trata del subapartado «Consultas Accenture», una plantilla de correo electrónico directo a la Fundéu BBVA a un solo clic de su pantalla de ordenador.

Los resultados saltan a la vista: en tan sólo dos meses, los profesionales de Accenture consultaron 5.459 veces el Vademécum Accenture, 1.933 las Consultas y 1.323 las Recomendaciones.

En cuanto a la posibilidad de que cunda el ejemplo y, al igual que Accenture, otras empresas decidan activar enlaces personalizados para que sus empleados puedan hacer sus consultas, Muller se muestra muy optimista.

«Accenture, sin duda, es un ejemplo reseñable. Hay que tener en cuenta que siendo una multinacional perteneciente a un sector cargado de anglicismos, ha apostado por tratar de conseguir que sus miles de empleados se esfuercen en no recurrir a giros y usos lingüísticos improcedentes».

VOCACIÓN INTERNACIONAL. La Fundéu BBVA tiene una vocación transoceánica. De hecho, su misión está a ambos lados del Atlántico y por eso aspira a ser un referente, no sólo de los medios de comunicación españoles, sino también de aquellos otros del resto de los países hispanohablantes y de Estados Unidos. Uno de los últimos logros alcanzados por la Fundación ha sido su establecimiento en México, gracias a la Agencia de Noticias del Estado Mexicano, Notimex.

El objetivo último es la creación de una Fundéu en cada país de habla hispana, incluido Estados Unidos, así como la constitución de una red de fundaciones que trabaje coordinadamente.

Un ambicioso propósito y «difícil de lograr», reconoce Muller, «ya que el gran problema es encontrar en cada país vías de financiación duraderas». La Fundéu BBVA, como «buena madre», apoya y anima todo lo que puede, pero cada una de las fundaciones debe encontrar sus propias fuentes de financiación.

—|

A diferencia de la RAE, la Fundéu actúa a modo de avanzadilla y no espera a que los usos se asienten, sino que da respuesta inmediata a las consultas

En la actualidad, la Fundéu ya está presente en México y, según su director, «esperamos terminar 2009 o empezar 2010 estableciéndonos en dos países más: Chile y Colombia. Todas deben ser independientes y dotarse de una financiación propia que les permita trabajar sobre el lenguaje de sus respectivos medios nacionales».

En resumen, vastos objetivos y una tarea encomiable. El resultado, muy positivo.

Con estas palabras resume Muller la trayectoria de la fundación: «Puede parecer presuntuoso, pero me atrevería a decir que después de estos casi cinco años, podemos sentir los efectos de nuestro trabajo. Somos conscientes de que aún queda mucho trabajo por hacer y que siempre habrá que estar ahí, pues el español es un idioma vivo y en permanente evolución».

Los medios de comunicación –que hoy no sólo son los tradicionales, sino también cualquier empresa, institución o administración que necesita comunicarse con sus clientes y con los ciudadanos– son uno de los principales actores del cambio del idioma. «Tienen una enorme responsabilidad y cada vez son más conscientes de ello, lo que ya es un logro, en sí mismo», concluye el director general.

Listado de tareas:

Respuesta a las consultas.Redacción de boletines informativos.Auditorías y asesorías de medios de comunicación.Elaboración de libros de estilo, manuales de lenguaje administrativo o diccionarios especializados (como el de la Exposición Universal de Zaragoza sobre el agua).Actualización del Manual de Español Urgente, libro de estilo de la Agencia Efe.Expedición de un certificado de calidad idiomática a las publicaciones que se atienen a las normas de la Fundéu.Empresas, entidades e instituciones pueden contratar el servicio de control de calidad de la Fundación para sus memorias empresariales, folletos, manuales de instrucciones o soportes publicitarios en general.Organización de congresos, cursos y seminarios sobre el buen uso del idioma.Por Marina Sanz

0