Los exconvictos encuentran su socio estratégico

0

St. Giles Trust es una empresa social en Reino Unido que ofrece apoyo a exreclusos y otras personas con desventaja social. Específicamente, intenta romper el ciclo de reincidencia, dedicándose al doble reto de atender a exreclusos que salen de la cárcel sin alojamiento (en el 60% de los casos) y sin empleo (76%). Sus servicios se centran en la formación de exconvictos como asesores para que puedan ayudar a otras personas que abandonan la cárcel en temas de formación, alojamiento y empleo.

Cuando Impetus Trust, organización de Venture Philanthropy establecida en Londres, invirtió en St. Giles Trust en 2004, la empresa social no tenía clara su estrategia de crecimiento.

Una de sus actividades principales eran centros de acogida para personas sin techo. Impetus vio que la actividad con exreclusos tenía gran potencial de ser escalada y generar gran impacto social. Impetus apoyó a St. Giles en el desarrollo de su nueva estrategia, aportando 338.000 libras en financiación y 402.000 en consultoría estratégica probono. Desde la entrada de Impetus, en 2004, hasta la salida, en 2008, St. Giles ha crecido de una manera significativa, formando 8 veces más de asesores, y ayudando a 20 veces más personas a encontrar empleo.

Es reconocido como uno de los principales proveedores en promover la reconstrucción de la vida de personas que salen de prisión y otras personas en situación de desventaja social.

El proceso de due diligence antes de invertir, fue bastante largo y muy escrupuloso. Impetus hizo una investigación de mercado, detectando la alta competencia entre centros de acogida y el potencial de crecimiento en el sector de la noreincidencia.

Impetus entrevistó a personal de prisiones, fundaciones y entidades públicas y competidores de St. Giles Trust, para obtener información externa sobre esta y poder ayudar con el desarrollo de la nueva estrategia. Los dirigentes de St. Giles se sentaron con Impetus para definir los objetivos principales de los siguientes cuatro años: Reposicionamiento estratégico para enfocar el negocio en los programas de asesoramiento para exreclusos; doblar los ingresos hasta 3.500.000 libras, y reducir la dependencia de subvenciones del 35 al 15% sobre el total de ingresos.

Impetus y St. Giles establecieron una relación que se parece más a la de socios que a una inversor/ receptor. Además del continuo apoyo por parte del director de inversiones de la compañía, Impetus apoyó a St. Giles en 14 proyectos específicos durante los cuatro años de duración del acuerdo.

Los proyectos salieron de las necesidades expresas de St. Giles o por sugerencia de Impetus. Duraban entre uno y nueve meses y trataban temas relacionados con los desafíos estratégicos, organizacionales y operacionales de St. Giles. Los consultores que aportaban el apoyo salían del pool de voluntarios de la red de Impetus, incluyendo consultores de McKinsey, Accenture, OC&C o empresas como BBC y Logica. Ejemplos de acciones de los voluntarios de Impetus incluyen el coaching del personal para poder trabajar en una organización con alto crecimiento, la ayuda con la comunicación de St. Giles para mejorar su imagen y estar presentes en la prensa nacional, la implementación de un sistema de monitorización de los resultados sociales, la formación del personal en cómo ganar concursos de servicios públicos, etc.

Los resultados fueron muy positivos: Aumentaron los ingresos de 1,3 millones de libras a 4,2; crecieron en el número de alojamientos que asignaron, de 160 a 1.486; pasaron de 2 a 22 prisiones atendidas; formaron a 176 asesores de los 20 iniciales, y consiguieron empleo a 156 personas, un gran incremento si se piensa en las ocho que lo lograron en sus comienzos.

Por Catalina Parra, Kristin Majeska y Lisa Hehenberger
0
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.