Emprendedores por la seguridad vial

La empresa ganadora de la segunda edición del premio convocado por la Fundación Línea Directa, Drive Smart, ha desarrollado una aplicación que acompaña a los conductores para monitorizar, interpretar y detectar sus malos hábitos en el coche, incentivando una conducción segura y sostenible.
0

En las últimas horas, el jurado del Premio Emprendedores y Seguridad Vial, impulsado por la Fundación Línea Directa, ha dado su veredicto para la edición 2016. La empresa galardonada ha sido Drive Smart, una aplicación móvil que monitoriza, interpreta y detecta los malos hábitos de conducción de su dueño o dueña para luego aportarle de forma personalizada consejos útiles para mejorar su comportamiento al volante.

La idea surgió en 2013 de la mente de Antonio Polo e Ian Alexander: “Hasta el momento se había invertido mucho en infraestructuras, en legislar, en controlar, en componentes de seguridad pasiva y activa en el vehículo… pero nunca se había pensado en el conductor como persona, siempre presente en todos los problemas que pudieran surgir en la carretera”, explica Antonio Polo.

Según éste, con una aplicación así el conductor puede poner en valor una buena conducción: “Hay sectores económicos que pueden reconocer esos méritos que se hacen al volante. Por ejemplo, estamos trabajando con empresas de economía colaborativa tipo Blablacar o Uber para las que la reputación del conductor es un aspecto muy importante de su modelo de negocio. Pero puede ser útil para industrias más tradicionales, como la del seguro o la de alquiler de vehículos, que pueden premiar con descuentos y ventajas el uso responsable del vehículo”, concreta el cofundador de la compañía.

De cara al futuro, Drive Smart se ha marcado una serie de objetivos: “En cinco años queremos ser una referencia a nivel mundial y contar con una comunidad de 25 millones de conductores. A día de hoy tenemos 40.000 usuarios en España, y queremos acabar el año con 300.000. Una vez que probemos y pulamos aquí el modelo la idea es expandirnos hacia otros países. De hecho, nuestra idea es que a principios de 2017 estemos en el mercado norteamericano”, asegura Polo.

Inspide-seguridad-vial

Apps que protegen en carretera

Drive Smart ha tenido que competir con otros cuatro finalistas, que defendieron su proyecto de seguridad vial en un elevator pitch ante un jurado de expertos: Inspide, PlanetUs, RiveKids y PF Sistemas de Prevención Vial. La mayoría de los proyectos están relacionados con el mercado de las apps y las nuevas tecnologías de la comunicación.

La primera, Inspide, ha desarrollado varias aplicaciones móviles para detectar la presencia en carretera de ciclistas y peatones y evitar posibles atropellos. Comobility y Phii son plataformas de seguridad colaborativa que evalúan en tiempo real la información del usuario, la vía por la que circula y el entorno, y crea un radio de seguridad a su alrededor.

“Este radio es mayor cuanto mayor sea su necesidad de protección, como es el caso de una persona de movilidad reducida o de un grupo de ciclistas. Si se detecta una situación potencial de riesgo, ya sea para él o para otro usuario con el que se va a encontrar, les envía a ambos un aviso para que estén alerta y puedan tomar la mejor decisión”, explica Juan José Cabrera, CEO de la compañía. Y añade: “cuantos más miembros se unan y aporten su información vial o compartan tramos peligrosos, más seguras serán nuestras calles y carreteras”.

PlanetUs lleva un par de años desarrollando wereables con sistemas de geolocalización. Tiene varias líneas de negocio: pulseras para niños que alertan a sus padres sobre dónde están si se pierden o de posibles peligros, como caídas en piscinas. Otra de las líneas está enfocada a las personas mayores, tanto para los que sufren alguna enfermedad neurodegenerativa (demencia, Alzheimer, etc.) que pueda desorientarles, como para aquellos que viven solos. También en forma de pulsera, puede alertar a familiares y sanitarios de caídas u otras situaciones de emergencia. Siguiendo la misma estela, hay una tercera línea para evitar la pérdida o robo de mascotas.

La última está dedicada al mundo del ciclismo. “Es el proyecto con el que hemos participado en el premio de la Fundación Línea Directa. La hemos desarrollado junto a la marca de componentes El Gallo y estará disponible en las próximas semanas”, apunta su CEO, Javier Alemán. Se trata de un cajetín instalado en la bicicleta que sirve tanto como sistema antirrobo, ya que avisa al dueño en caso de que el vehículo se desplace y permite localizarla en cualquier punto, como de asistencia en caso de accidente.

“El año pasado se vendieron en Europa más de 20 millones de bicicletas y en España 1,3 millones, con un precio medio por bici de más de 1.000 euros. Por otra parte, se calcula que cada año se roban unos 3 millones de estos vehículos, lo que quiere decir que tenemos un nicho de mercado enorme”, concreta Alemán.

Seguridad en el automóvil

Más alejado del mercado tecnológico se encuentra el sistema ideado por RiveKids, que permite anclar los Sistemas de Retención Infantil con Isofix manteniendo las cinco plazas del vehículo y aumentando la seguridad activa y pasiva de sus ocupantes.

“Instalar dos sillas infantiles en la parte trasera del coche significaba hasta ahora perder una de las cinco plazas, porque anclándolas al Isofix se pierden muchos centímetros desde la silla hasta la puerta. Con RiveKids se pueden recuperar siete centímetros por cada silla y permitir que un quinto pasajero pueda sentarse”, explica Miguel Ruiz, director de operaciones de la compañía.

PF_Sistemas_Prevencion_Vial

También centrado en un mercado más tradicional está el producto de PF Sistemas de Prevención Vial, cuyo máximo responsable es el doctor Leonardo Norte. Esta compañía ha creado una señal que se instala mediante un sistema de pinza o de imanes por la parte exterior de la puerta del conductor, y que se usa al estacionar el vehículo averiado en el arcén antes de descender para evitar atropellos.

“Es una bandera de unos 33 centímetros de largo de terlurán, un material homologado por Tráfico, con tres flechas retroreflectantes. Para instalarla, el conductor está obligado a mirar hacia atrás en la carretera antes de salir del coche. Por otra parte, los conductores que circulan por esa misma vía están avisados de que de ese vehículo va a bajar alguien y extreman sus precauciones”, explica su fundador.

Dotación y mentoring

El premio concedido por la Fundación Línea Directa, que este año ha recibido 56 candidaturas, consiste en una dotación económica de 20.000 euros netos libres de impuestos a fondo perdido bajo una política de arrastre (coinversión). Drive Smart también recibirá formación y mentoring a través de diferentes acciones enfocadas a la potenciación y al desarrollo de competencias para afianzar el éxito del proyecto.

Por otra parte, y en una fase más avanzada, la iniciativa será sometida a un estudio personalizado a cargo del Programa de Emprendedores de la Fundación para la Innovación Bankinter, que consistirá en un análisis exhaustivo del proyecto con un feedback constructivo posterior.

A partir de este resultado, si Drive Smart se encuentra en un grado suficiente de madurez, podrá tener acceso a diversas rondas de inversión organizadas por Bankinter o las que prepara el IESE Business School en el marco de la Red de Family Offices e Inversores Privada.

“Teniendo en cuenta la buena acogida que el Premio está teniendo, todo apunta a que apostaremos por una tercera edición, aunque por ahora queremos centrarnos en la edición que acaba de finalizar, apoyando y acompañando al emprendedor ganador en todo lo que necesite”, asegura Francisco Valencia, director general de la Fundación Línea Directa.

Entre sus dos ediciones, este galardón han recibido más de un centenar de candidaturas. El ganador de la edición 2015, Euraslog, consiguió el favor del jurado gracias a un innovador sistema de retención infantil para asientos de autobús, y “ya se ha consolidado como un referente en materia de seguridad infantil en nuestro país”, concluye Valencia.

0
Comentarios