Fesser da visibilidad al colectivo de discapacidad intelectual en ‘Campeones’

Javier Fesser ha dibujado una exitosa película sobre uno de los colectivos más olvidados: el de las personas con discapacidad intelectual. “Detrás de ‘Campeones’ hay mucha verdad”, destaca Raúl Lucas, director de la Federación Madrileña de Deportistas con Discapacidad Intelectual (Femaddi). Ambos directores analizan lo que se esconde detrás de esta ficción tan real.
246

Javier Gutiérrez protagoniza la película 'Campeones', donde entrena a un equipo de basket de personas con discapacidad intelectual.

La película Campeones, del director Javier Fesser, fue capaz de derrotar en su primer fin de semana en los cines al todopoderoso Steven Spielberg. Los protagonistas del filme forman parte de un equipo de baloncesto de personas con discapacidad intelectual entrenados por un técnico no convencido de su trabajo; un papel interpretado por Javier Gutiérrez.

Fue estrenada en la primera semana de abril en 289 cines y 506 pantallas, alcanzando 1.977.994 euros y casi 300.000 espectadores. “He creído desde el principio en la inmensa capacidad de esta historia y, sobre todo, de sus personajes para emocionarnos y hacernos reír. Pero es verdad que haber metido a tanta gente en el cine el primer fin de semana ha superado el mejor de nuestros sueños”, señala sorprendido Fesser en la entrevista con Compromiso Empresarial.

Una gran noticia para una película que “se inspira muchísimo en la realidad. El proceso de casting y de documentación en torno al fascinante mundo de las personas con discapacidad intelectual marcaron definitivamente el guion, la personalidad de los protagonistas y el tono con el que está contada”. Le acompañan humor y ternura: “Reflejo lógico y fiel de lo que estas personas irradian en todo lo que dicen y hacen”.

Desde la Federación Madrileña de Deportistas con Discapacidad Intelectual (cuenta con 2.000 federados y 54 clubes en competiciones deportivas de fútbol sala, baloncesto, natación, atletismo, bolos, petanca, gimnasia rítmica, boccia…) celebran que Campeones haya sido un regalo desde el punto de vista de la sensibilización hacia el colectivo. Un aspecto altamente necesario si se tiene en cuenta que el colectivo de personas con discapacidad intelectual, más de 60.000 en España, “ha sido desatendido en las políticas sociales llevadas hasta la fecha”, alertan Miguel Ángel Verdugo y Patricia Navas.

Ellos son los autores del estudio Todos somos todos: derechos y calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual y mayores necesidades de apoyo, realizado por el Instituto Universitario de Integración en la Comunidad de la Universidad de Salamanca (Inico). El informe, presentado a principios de año, también arroja luz sobre las discapacidades asociadas que padece este colectivo, como son los problemas de movilidad, los trastornos de salud mental y las dificultades de comunicación, patologías derivadas de su condición. La conclusión es que “falta de consenso” a la hora de definir las características de este colectivo y la necesidad de desarrollar “mejores estudios epidemiológicos” sobre la discapacidad intelectual en general.

“Las instituciones están empezando a darse cuenta de que las personas con discapacidad intelectual existen y que tienen sus derechos. Sin ir más lejos, hace menos de medio año se ha conseguido que estas personas puedan ejercer su derecho al voto, aunque estén incapacitados judicialmente. Ha sido un paso más, pero aún faltan muchos por dar. Y la fórmula es muy sencilla: solo hay que escucharles, tener voluntad de cambiar las cosas y poner los apoyos necesarios para que, en la medida de sus posibilidades, puedan alcanzar las mismas metas que cualquier otra persona”, explica Raúl Lucas, director gerente de Femaddi.

“Las instituciones están empezando a darse cuenta de que las personas con discapacidad intelectual existen y que tienen sus derechos”. Raúl Lucas, director de Femaddi.

Lo que hay detrás de ‘Campeones’

Femaddi conoce la realidad de este colectivo en el día a día. Todas las dificultades que deben superar para alcanzar los objetivos. Por eso destacan que detrás de la película Campeones “hay mucha verdad”, y “esa verdad se traduce en una trama que no deja de ser una sucesión de situaciones cotidianas para las personas con discapacidad intelectual que las protagonizan y para su entorno más próximo: sus familias, los profesionales que los acompañan, los voluntarios que participan en sus actividades, etc.”.

Una historia relatada con una enorme cercanía, como pone de relieve Lucas: “Cuenta el optimismo y la naturalidad con la que viven sus limitaciones los componentes del equipo; los prejuicios evidentes del entrenador, de su madre, y de una parte de la sociedad que se refleja en muchos momentos de la película; el voluntarismo del responsable del equipo; la precariedad de medios con los que se trabaja… Todas estas situaciones, y otras muchas que pueden parecer exageradas, son frecuentes cuando te mueves en este entorno”.

Para Fesser, detrás de Campeones “está el camino que todavía queda por hacer”. Su conclusión sobre el tratamiento al colectivo de personas con discapacidad intelectual es clara: “Avanzaremos cuando nos desprendamos de etiquetas y comprendamos que todos, absolutamente todos, estamos discapacitados para algunas cosas y supercapacitados para otras. Daremos un paso de gigante cuando entendamos de verdad que nada hay más atractivo y enriquecedor que lo que es diferente y que lo normal, precisamente, es ser distinto”.

La cinta, como reconoce, no trata de imponer nada, ni busca ningún objetivo social determinado. Campeones habla por sí sola. “Soy consciente de que la película muestra unos valores que a todos nos atraen. Al hacer un retrato tan fiel y tan sincero de personas tan auténticas, es normal que la película ayude a darles visibilidad y a mostrar todo. ¿Quién puede negar que la mayor carencia de nuestra sociedad moderna es la sencillez, la humanidad y la solidaridad?”.

Una historia humana que vuelve a tener el deporte como hilo conductor. Fesser y Lucas coinciden en la importancia del deporte para el colectivo de personas con discapacidad intelectual. “Es una excusa perfecta para socializar, para ser más autónomos. Pertenecer a un equipo y jugar una liga incluye muchas responsabilidades que les enseñan a manejarse por la vida”.

“Además, en los campeonatos deportivos de personas con discapacidad hay un sentimiento profundo de equipo, de deportividad y de superación que difícilmente veremos nunca en el deporte profesional”, añade el director de la película.

Por su parte, Femaddi reafirma que “el deporte les ayuda a confiar más en sí mismos y, como dice el lema de nuestra federación, les impulsa a superarse cada día. Sin duda, es una herramienta vital para su desarrollo”.

“En los campeonatos deportivos de personas con discapacidad hay un sentimiento profundo de equipo, de deportividad y de superación que difícilmente veremos nunca en el deporte profesional”. Javier Fesser, director de ‘Campeones’.

Por otro lado, y teniendo en cuenta que la inserción laboral de este colectivo es compleja, hacer deporte “les ayuda a sentirse ocupados con una actividad recreativa que pueden desarrollar durante muchos años. La película fomenta valores como el compañerismo, el trabajo en equipo o la solidaridad. Pero, sin duda, yo me quedo con el respeto hacia los demás, partiendo de las propias limitaciones de su protagonista y de algunos secundarios que, presuntamente, no tienen discapacidad”.

La dificultad para conseguir ingresos

Otro punto importante de Campeones, según la institución madrileña, es que “refleja mejor que cualquier documental cómo son en realidad la mayoría de las asociaciones, los clubes e incluso las propias federaciones deportivas de las personas con discapacidad (sobre todo fuera de los grandes núcleos urbanos o en algunos barrios). Estructuras muy modestas, apoyadas en voluntarios, que intentan hacer auténticos milagros con los escasos recursos con los que cuentan”.

Uno de los puntos más complicados en la supervivencia de estos clubes es la llegada de ingresos económicos por parte de instituciones públicas y privadas. “Creo que esto es importante de cara a las empresas y las instituciones, ya que en muchas ocasiones, con el objetivo de asegurar que los fondos que entregan van a parar a su destino, establecen complejos sistemas de adjudicación que penalizan a las pequeñas entidades, que renuncian a optar a ellas”, resalta Lucas sobre este asunto.

Obviamente, desde Femaddi y el resto de instituciones apuestan por la trasparencia en la gestión, “pero también creemos que esta se puede conseguir de manera más sencilla y eficaz, como implicando a la propia empresa en la misma o justificando de manera sencilla el dinero abonado. Creo que esto merece una reflexión por parte de todos”.

Todavía es pronto para medir el impacto social de Campeones porque además su labor continúa. “En junio se estrena en Francia con más de 300 copias y en otoño formará parte de un circuito escolar grande en este mismo país. Me hace muy feliz pensar que lo que hemos hecho sirve, además de para pasarlo en grande, para educar”, explica Fesser.

Para Femaddi, mientras, servirá como “carta de presentación cuando tengamos que acercarnos a las instituciones y a las empresas en busca de apoyos para organizar una competición larga, un torneo de fin de semana o para patrocinar a un equipo. Pronto participaremos en el Campeonato de España y en menos de seis meses volverán a empezar nuestras ligas y necesitamos empresas colaboradoras. Además, hay incentivos fiscales que les benefician de manera sustancial”.

1 de 5

Equipo de basket femenino de Femaddi

2 de 5

Femaddi tiene 54 clubes, también de fútbol sala.

3 de 5

Las chicas de gimnasia rítmica de Femaddi.

4 de 5

Equipo de Femaddi de basket masculino.

5 de 5

Femaddi también cuenta con competiciones de natación.

246
Comentarios