Patricia Suárez, defensora de usuarios de banca, Personaje Social del Año 2018

Patricia Suárez lleva una década defendiendo los intereses de los usuarios de la banca. Una función que compete, en primer lugar, a las propias entidades financieras y, en segundo, al principal organismo regulador: el Banco de España.
CE12 diciembre 2018
134

Su defensa le ha llevado, en ocasiones, a llamar la atención sobre las prácticas de algunos abogados, explicándoles que las sentencias favorables a los damnificados por abusos bancarios son un bien de dominio público y no una patente protegida para captar más clientes.

Su denuncia se ha dirigido también a los políticos, compitiendo ahora por exigir la creación de una autoridad de protección del consumidor financiero (una demanda que el Defensor del Pueblo solicitó hace diez años), recordándoles que la defensa de los consumidores debe ocupar su atención todos los días del calendario y no solo en periodos de precampaña electoral.

España necesita personas y organizaciones que refresquen, con frecuencia, estas obviedades. Se necesita que lo hagan con firmeza y sin estridencias. En la actualidad no resulta sencillo mantener una prudente distancia frente a los poderosos sin caer en manos de los populistas. Patricia Suárez, presidenta de la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin), lleva una década defendiendo a los afectados por los abusos bancarios sin, por ello, demonizar al sector. Mantener este equilibrio en una época marcada por el extremismo no es tarea sencilla. Por esa razón la hemos elegido Personaje del Año 2018.

La historia de Patricia

Según la última Encuesta en Competencias Financieras del Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), un 46% de los españoles considera que sus conocimientos financieros son “bajos o muy bajos” y solo un 8% dice tenerlos “altos”. Como el grueso de españoles (y más hace 15 años), Suárez tenía un conocimiento de esta materia muy básico cuando firmó la hipoteca de su casa con Bankinter. Su banco le aconsejó que contratara un swap, un clip para asegurarse frente a las subidas de tipos de interés. Sin embargo, con la llegada de la crisis, los tipos comenzaron a caer; una bajada que no tenía repercusión en las hipotecas de aquellos que habían contratado swaps.

Cuando Suárez acudió a su banco para cancelar el seguro descubrió que hacerlo tenía un coste de 9.000 euros. Se sintió engañada. Sabía que no lo iba a tener fácil; incluso su marido, doctor en Derecho, intentó disuadirla, pues el sector bancario estaba altamente protegido, entre otros, por las grandes firmas de abogados.

Por eso Suárez comenzó a buscar en Internet otros casos similares, descubriendo una pequeña comunidad en Facebook de afectados por los clips, ahora llamada Noclip.es, donde toma el pseudónimo de Wonder  Woman, por el que hoy se la conoce. Por su carisma y entrega, Suárez comenzó a liderar a aquel grupo que buscaba recuperar su dinero, pero sobre todo acabar con los abusos a los consumidores y cambiar la cultura del sector bancario.

Patricia Suárez ha mostrado su cara más activista.

Tres armas para luchar

Suárez sabía que para tener alguna oportunidad de luchar y ganar, primero, tenían que estar unidos todos los afectados por productos bancarios; segundo, necesitaban abogados comprometidos que no tuvieran a la banca como cliente, y tercero, para la defensa de sus derechos era clave poner en común experiencias y sentencias, tanto las ganadas como las perdidas para poder aprender y multiplicar el impacto. De ahí su lema: Compartir para ganar.

Para la primera cuestión, Suárez decidió crear la asociación Asufin (antes Asuapedefin) tras contactar con algunas de las existentes en aquel momento y no convencerle sus métodos. Para el Personaje Social del Año 2018 era fundamental que el afectado tomara protagonismo en todo el proceso y que fuera conocedor de los pasos que se dieran en su caso. Que se creara una relación basada en la transparencia y la confianza mutua.

Después, conseguir abogados que se implicaran en la causa no fue una tarea sencilla. En aquella época, litigar contra un banco no reportaba beneficios y los abogados no daban garantías. Y los despachos que les daban la razón, tenían como clientes a los propios bancos, así que el conflicto de intereses impedía ningún tipo de acuerdo.

Por último, resultaba que el Centro de Documentación Judicial solo publicaba algunas sentencias y los abogados que conseguían un veredicto favorable tampoco lo querían compartir, era parte de su negocio, su ‘pócima secreta’. Pero la persuasiva presidenta de Asufin les fue convenciendo de que si cada vez se ganaban más sentencias con estos aprendizajes, más afectados se animarían a denunciar y habría mercado para todos, además de ayudar a mucha más gente.

De esta iniciativa nació la base de sentencias gratuita y pública más importante de España, que cuenta a día de hoy con más de 7.000 textos. La idea era que todo abogado de cualquier rincón de España tuviera las armas necesarias para defender a un consumidor con cláusulas bancarias abusivas, además de hacer un mapeo estadístico para identificar qué audiencias y qué juzgados son más o menos proclives al consumidor, clave para litigar.

Impulsar el cambio

Suárez logró ganar a Bankinter ocho años después y recibir su dinero, con intereses: 12.000 euros. Pero su lucha particular hacía tiempo que había dejado de ser su única motivación. Desde Asufin se han reclamado más de 126 millones de euros de los que han recuperado ya cinco y siguen litigando cada día en los juzgados.

Para Patricia lo más importante es acabar con los abusos contra los consumidores y dar apoyo y calor a los afectados. Es secundario si pertenecen o no a la asociación que preside, o si incluso va en contra de sus intereses. Suárez no dudó en defender en una iniciativa parlamentaria en el Congreso de los Diputados que las demandas colectivas puedan interponerlas los ciudadanos sin necesidad de haberse constituido en asociación.

Patricia Suárez en Bruselas, presentando los resultados de Finsalud.

Precisamente por haber vivido en primera persona un proceso judicial de este tipo, Suárez sabe lo que se sufre. Para no hablar en sentido abstracto de esta consecuencia colateral, Asufin apoyó desde el inicio la iniciativa de Fernando Zunzunegui en la creación de Finsalud, organización de la que es patrona. El proyecto se presentó en marzo de 2017 ante el Comité Económico y Social Europeo (CESE) en Bruselas con el fin de concienciar a las autoridades europeas del impacto que los fraudes financieros han tenido en la salud física y mental de los afectados.

La revista científica Gaceta Sanitaria publicó un informe, financiado por Finsalud, que afirma que el 77% de las personas que compraron preferentes y no han recibido compensación económica y el 84% de los que tienen hipotecas multidivisas refieren síntomas que indican necesidad de atención de salud mental, comparados con el 22% de la población española.

Suárez, que comenzó desde la discreción, bajo un pseudónimo, defendiéndose a ella y a otros afectados por productos financieros, se ha convertido en un rostro habitual en foros profesionales y medios de comunicación.

Este último trimestre de 2018 ha sido común verla en distintos medios hablando sobre el pago del impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) en la firma de una hipoteca. En este sentido, Asufin ha presentado demandas colectivas, contra toda la banca, para evitar que las entidades se escuden en que las sentencias no son específicamente contrarias a sus productos, sino solo al del banco condenado.

Patricia Suárez ha llevado su mensaje a distintos medios de comunicación.

Abrir nuevas puertas 

Dada la fuerza que ha tomado Asufin, que alcanza ya los 12.000 socios, y a petición de usuarios y consumidores, la asociación que preside Suárez ha traspasado los límites de los productos bancarios y ha emprendido algunos litigios contra otros sectores, por ejemplo, el energético.

En 2016 presentó ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) una petición para que las grandes distribuidoras diferenciaran sus logos de la comercializadora con el fin de no confundir al consumidor. En julio de este año se aprobaba la obligatoriedad de distinguir ambas marcas en el caso de las eléctricas y gasistas.

También ha emprendido acciones legales para defender a los clientes de iDental, los de la línea aérea Volotea o los que quedaron atrapados en la carretera AP-6 (Iberpistas) las pasadas Navidades.

Finalmente, Suárez, bajo el lema No clames, reclama, anima a todos los afectados por situaciones de abuso contra los consumidores a tomar medidas, sabedora de que en España solo el 30% de los afectados demanda.

Los finalistas

Suárez ha destacado como Personaje Social del Año 2018 entre las cerca de 40 candidaturas enviadas por los lectores de Compromiso Empresarial.

Son muchas las personas que dedican su día a día a solucionar problemas sociales y a mejorar el mundo en el que vivimos. Entre ellos, los otros cinco finalistas de esta convocatoria, que han sido:

  • Sara Giménez, directora del Departamento de Igualdad y Lucha contra la Discriminación de la Fundación Secretariado Gitano (FSG), nombrada este año como representante del Gobierno de España en la Agencia de Derechos Humanos del Consejo de Europa.
  • Antonio Espinosa, CEO de Auara, por liderar la primera empresa 100% social que a través de la venta de agua mineral realiza proyectos de acceso a agua potable en países en vías de desarrollo.
  • Xavier Pont, cofundador y CEO de Ship2B, por liderar el crecimiento del sector de la inversión de impacto en España, que este año está viviendo un punto de inflexión.
  • José Luis Orós, CEO de Pensumo, por crear un sistema innovador de ahorro personal a través de las compras que sirve de complemento para la pensión de jubilación.
  • Juan del Cerro, director de Disruptivo.tv y de Socialab México, por liderar un sistema de emprendimiento social que impulsa a las personas a generar un alto.

Personaje Social del Año 2018, también para otros

Cristina Jiménez Savurido, presidenta de la Fundación para la Investigación sobre el Derecho y la Empresa (FIDE)

“Patricia Suárez es una profesional profundamente comprometida con la actividad que desarrolla. Creo que ha entendido con inteligencia y eficacia la importancia de la labor a la que se viene dedicando.

En los últimos años en que hemos visto crecer la litigiosidad entre los consumidores de productos financieros y las entidades, ha tratado de construir puentes, proponer fórmulas y diseñar estrategias que favorecieran el entendimiento entre las partes, desde el respeto y defensa de los intereses de todos ellos.

Comparto plenamente su forma de aproximarse a la importante función que desarrolla desde la presidencia de Asufin”.


Victoria Zunzunegui, directora del equipo de investigación de Finsalud

“Patricia Suárez es una pionera en la defensa de los derechos de los consumidores de productos financieros en el mundo asociativo de España. Como parte de esta vigilancia constante del buen funcionamiento de la banca y defensa del bienestar social, Patricia ha formado parte del patronato de la Fundación Finanzas y Salud (Finsalud).

En España, los ciudadanos se encontraron indefensos frente a las prácticas abusivas de los bancos, quienes no solo les robaron sus ahorros sino que, además, les robaron su salud.

En marzo de 2017 viajamos juntas a Bruselas para presentar los resultados del primer estudio de investigación sobre las consecuencias de los fraudes bancarios en la salud física, la calidad de vida y la salud mental de las personas afectadas por preferentes y por hipotecas multidivisas. Durante este viaje tuve oportunidad de apreciar más directamente el ingente trabajo y la absoluta dedicación de Patricia a la defensa de los consumidores de productos financieros”.


Benjamín Prieto, socio Internacional de Andersen Tax & Legal

“Conocí a Patricia cuando terminaba de verse afectada por la suscripción de un nocivo producto bancario; se había revelado contra lo que consideraba una gran injusticia y empezaba en esa época a movilizarse y a aglutinar afectados en su misma situación. Con muy pocos medios, mucha ilusión y una vitalidad e iniciativa que siempre me ha sorprendido, Patricia consiguió crear una red de abogados que por sí solos no hubieran podido hacer ni la cuarta parte de las cosas que fueron logrando, venciendo una gran mayoría de casos, y con ello abrir los ojos a multitud de afectados que vieron entonces que era posible que David ganase a Goliat.

Fueron pasando los años y Patricia no solo no perdió la ilusión y la energía, sino que creció como líder y referente en el seno de la asociación que tan bien dirige.

De Patricia destacaría sobre todo su compromiso y honestidad; en todas las reuniones en las que he estado con ella siempre le he visto tomar todas sus decisiones teniendo como bandera hacer lo que considerase justo, fuera mejor o peor para la asociación, sus abogados o para ella misma, y ese es un valor tan escaso hoy en día que merece todo mi reconocimiento”.


Antonio González, afectado por multidivisa y activista

“Transcurría el año 2014, cuando encontrándome acuciado de una deuda impagable por una hipoteca multidivisa, decidí buscar soluciones y por encima de todo luchar. Encontré a Patricia Suárez en redes sociales, y su manera de escribir, su manera de comunicar, su fuerza en lo que dice y cómo lo dice me llevaron a seguirla.

Desde ese momento tuve claro en quién confiar, quién me podía ayudar; tuve claro que si quería tener alguna posibilidad de ganar a la banca, debería pedir ayuda a esa mujer, que se hacía llamar Wonder Woman.

Una vez que Patricia me dijo que la lucha que se pierde es la que se abandona, decidí que valía la pena luchar, pero no solo interponiendo demanda contra el banco, sino haciéndome activista. Ella me enseñó, que la empatía funciona, tanto para el que la práctica como para el que se beneficia. Nunca creí que me sentiría tan bien conmigo mismo como cuando ayudo a los demás; cuando les transmito todos esos conocimientos que Wonder me ha enseñado”.


Rosana Organista, vicesecretaria general de Asufin

«Aún recuerdo los comienzos con Patricia Suárez en la asociación. Nuestros sueldos eran casi simbólicos pero nuestra fe e ilusión lo suplían. Trabajábamos codo con codo en un pequeño despacho y desde allí íbamos atendiendo a cientos de personas que llegaban con un sentimiento de estafa y de rabia.

Yo escuchaba a Patricia con la seguridad con la que hablaba con los afectados, con los abogados, con los peritos y me contagié de esa fuerza. Cada paso era un logro y un temor, pero después descubría que había sido el correcto y me asombraba de que ella lo supiera de antemano. Ahora, si me dice que nuestro próximo enclave está en Bruselas, hago el petate y me preparo, porque llegaremos.

Pero también quiero hablar de la Patricia jefa, de la que tiene que manejar a un equipo que ya es de 15 personas (todas mujeres) y del valor que tiene para ella el ser humano. Patricia ha optado por el tiempo como elemento fundamental. Al no tener ningún tipo de ayuda o subvención, los sueldos están muy ajustados y eso se equilibra con el tiempo. De este modo las madres pueden conciliar su vida familiar y las jóvenes sus estudios».


Óscar Serrano, abogado y socio del Colectivo Ronda

«Comencé a trabajar con Patricia porque necesitaba abogados para defender a los afectados por abusos bancarios con unas características: tenían que tener demostrada su solvencia jurídica, con demandas llevadas a éxito, y tenían que ser conscientes de su compromiso con los afectados. Su objetivo era que las personas que se atrevían a demandar a un banco por un abuso tuvieran la seguridad de que su abogado se iba a dejar la piel para recuperar lo perdido.

De Patricia Suárez admiré, desde el primer momento, su seguridad. Su firme determinación es contagiosa y no permite que ninguno dudemos de que el resultado final tiene que ser positivo. Por otro lado, me sorprendió su capacidad para entrar de lleno en asuntos jurídicos sin ser letrada. Todo lo estudia, se lee todas las sentencias (en varios idiomas) y llega a conclusiones absolutamente brillantes que favorecen a los consumidores.

Hace más de ocho años que nos conocemos y juntos hemos ido viendo como el paisaje cambiaba. En este camino ha sido determinante la labor de Patricia que no ha dejado de asistir a seminarios, conferencias y encuentros sobre productos financieros, visibilizando el problema de los consumidores».

134
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Sara

    Enhorabuena!!! La he visto alguna vez en la tele y tiene un carisma increíble.