“Probabilidad de hambruna”: una nueva clasificación para activar la alerta

El nuevo manual de la CIF introduce nuevos requisitos de información para analizar áreas con acceso humanitario limitado o nulo.
0

Foto: FAO

La Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF) ha publicado unas nuevas directrices mundiales para mejorar el análisis de la inseguridad alimentaria y la malnutrición. Estas perfeccionarán aún más los procesos de análisis con el fin de obtener una información mejor y de mayor aplicación práctica durante las crisis humanitarias.

Tras haber mantenido consultas exhaustivas, expertos en seguridad alimentaria y nutrición de 15 organizaciones han publicado una tercera versión del Manual Técnico de la CIF.

Además de la magnitud de inseguridad alimentaria aguda, incorpora dos nuevas escalas, que miden la inseguridad alimentaria crónica y la malnutrición aguda. También incluye una nueva clasificación de la Fase 5 de la magnitud de inseguridad alimentaria aguda de la CIF, denominada “probable hambruna”.

Además, el manual actualizado introduce nuevos requisitos de información para analizar las zonas con acceso humanitario limitado o nulo. La recopilación de datos de calidad sobre seguridad alimentaria y nutrición en estos lugares se tropieza con grandes dificultades, como limitaciones de seguridad, jurídicas y logísticas, que a menudo impiden que los actores humanitarios puedan llegar a la población durante las situaciones de emergencia.

Para hacer frente a estos desafíos, el Manual Técnico de la CIF, versión 3.0, introduce modalidades adicionales de recopilación de datos orientadas a los puntos de acceso clave para obtener pruebas para el análisis de la CIF. Estos puntos de acceso incluyen lugares donde las poblaciones han llegado de forma reciente después de haber sido desplazadas, lugares cercanos, campamentos de desplazados, centros de salud y puntos de distribución, entre otros.

“Se trata de un avance importante, especialmente para las crisis humanitarias en contextos de conflicto con poco o ningún acceso humanitario, ya que la versión 3.0 del Manual Técnico de la CIF mejorará nuestra capacidad de llegar a conclusiones en estos contextos para informar mejor a los responsables de la toma de decisiones”, aseguró José López, director del Programa Global de la CIF.

Las versiones anteriores fueron la base para la declaración de la hambruna en Somalia en 2011 y en Sudán del Sur en 2017, y para la adopción de decisiones bien fundamentadas de respuesta humanitaria. La versión 3.0 del Manual Técnico de la CIF, que incluye protocolos para los contextos de crisis más graves, establece también una nueva referencia a nivel mundial para las declaraciones de hambruna con la introducción de la clasificación “probable hambruna”.

Esta se aplicaría en lugares donde no hay evidencias suficientes para considerar que hay hambruna debido a las circunstancias sobre el terreno, pero donde la información disponible indica que es probable que la hambruna esté ocurriendo o que vaya a producirse. Así aumentaría la capacidad de la CIF para advertir sobre la posible hambruna en contextos en los que la falta de información era antes un obstáculo.

Por primera vez, el Manual Técnico de la CIF, versión 3.0, incluye además una amplia gama de magnitudes de la CIF: inseguridad alimentaria aguda, malnutrición aguda e inseguridad alimentaria crónica. Ello permite una mejor comprensión de los vínculos entre las tres condiciones, aportando a los responsables de la toma de decisiones información de gran valor para el diseño estratégico de las acciones de respuesta para abordar de forma integral la inseguridad alimentaria y la malnutrición.

“Este manual concilia además la relación entre los análisis de emergencia y de desarrollo, ayudando a los responsables de la toma de decisiones a identificar las causas de la inseguridad alimentaria mediante el uso de escalas de inseguridad alimentaria aguda y crónica. Ello proporciona información para una ayuda humanitaria eficaz y una acción de desarrollo a medio y largo plazo”, señaló por su parte Emily Farr, presidenta del Comité Directivo Global de la CIF.

La versión 3.0 del Manual Técnico de la CIF refuerza aún más los principios de transparencia y neutralidad del análisis de la CIF, al proporcionar una orientación y herramientas más claras sobre el proceso analítico, incluida la creación de consenso técnico y la garantía de calidad. También se hace hincapié en las comunicaciones estratégicas para asegurarse que la información correcta se transmite a las personas adecuadas en el momento oportuno.

0
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.