F. Fernández-Vega opera de cataratas a más de 100 hondureños en su viaje solidario

La expedición ha realizado exitosamente numerosas cirugías de cataratas, una operación a priori sencilla que, en países con recursos limitados, se convierte en una tarea complicada.
0

Por tercer año consecutivo, la Fundación Fernández-Vega, del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega de Oviedo, se ha trasladado hasta Honduras para intervenir de cataratas, primera causa de ceguera reversible en el mundo, a pacientes locales. Una operación que se realiza sin apenas ninguna dificultad en España pero que, en países con recursos limitados se convierte en una tarea verdaderamente complicada.

Durante los cinco días que ha durado la expedición, la Fundación ha conseguido realizar exitosamente más de 100 cirugías. “El 80% de las operaciones que se han realizado han sido para eliminar cataratas. En algunos casos los pacientes llegaron siendo personas totalmente dependientes, con un porcentaje de ceguera de casi el 100%”, ha destacado el doctor Héctor, oftalmólogo hondureño con el que colabora la Fundación.

Habitualmente las cataratas se diagnostican y eliminan de manera precoz en cuanto la enfermedad empieza a dar los primeros síntomas, sin embargo en países subdesarrollados los pacientes pueden acabar perdiendo la vista ya que la cirugía de cataratas requiere de una tecnología que en países como Honduras escasea. “Todo el material del que disponemos y todos los aparatos que recibimos son gracias a asociaciones”, ha explicado el Dr. Robles, quien ha destacado que este año se ha facilitado una gran cantidad del equipamiento necesario para realizar este tipo de cirugías.

Sin embargo, la escasez de recursos en esta especialidad médica no es solamente palpable a nivel material y tecnológico. Honduras es un país con una gran escasez de oftalmólogos y, por ello, la labor de fundaciones como la de la Fundación Fernández-Vega adquiere una gran importancia.

“A pesar de la gran formación de sus oftalmólogos, la escasez de profesionales en algunas áreas del país y la falta de recursos materiales y tecnológicos hacen que la ayuda de asociaciones como la nuestra y como otras como la Fundación CAMO y la de Central American Eye Clinics sean muy importantes”, ha señalado el Dr. Alvaro Fernández-Vega.

Seguir aportando por un mejor futuro para Honduras

Como cada año la Fundación Fernández-Vega junto con especialistas de todo el mundo han contribuido de manera solidaria con su trabajo y medios técnicos para que personas sin recursos puedan recibir el tratamiento que necesitan. “Todos tenemos que poner nuestro granito de arena para intentar mejorar la vida de personas que realmente lo necesitan”, ha concluido Álvaro Fernández-Vega.

En cuanto a la posibilidad de volver a Honduras, los doctores Fernández-Vega han expresado su deseo de regresar el próximo año y así subsanar otras enfermedades que no pudieron tratar. Durante su estancia tuvieron una paciente con cataratas y hemovítreo. El tratamiento del hemovítreo requiere un aparato de vitrectomía del que no disponían en el Hospital, por lo que no se pudo corregir, cuando con el material necesario, es una intervención que apenas conlleva 10 o 15 minutos. Los doctores esperan poder volver y colaborar con lo necesario para que en el futuro se puedan llevar a cabo vitrectomías.

A la expedición viajaron el doctor Álvaro Fernández-Vega González, acompañado de su hermano Carlos Fernández-Vega González, también oftalmólogo y su padre, el Dr. Álvaro Fernández-Vega Sanz, director de la unidad de retina y vítreo del Instituto Oftalmológico de Oviedo. Durante su estancia en Honduras, realizaron cirugías en las ciudades de San Pedro Sula y de Santa Rosa de Copán, donde los doctores Héctor y Marco Robles, padre e hijos, son los únicos especialistas en oftalmología para un área de población de un millón de habitantes.

0
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.