Educación digital para más de 6.000 niños y niñas refugiados en Tanzania

El proyecto busca mejorar la calidad de la enseñanza y combatir el abandono escolar, agravado por la pandemia de la covid-19.
<p>Niña burundesa de un colegio del campo de refugiados de Nduta en Tanzania. Foto: Secilia Bosco/Save the Children.</p>

Niña burundesa de un colegio del campo de refugiados de Nduta en Tanzania. Foto: Secilia Bosco/Save the Children.

Save the Children y el programa de educación digital ProFuturo, impulsado por Fundación Telefónica y Fundación ”la Caixa”, han firmado esta semana un acuerdo para llevar en 2021 educación digital a más de 6.000 niños y niñas de Burundi y de la República Democrática del Congo que se encuentran en situación de refugio en Tanzania.

Lo harán a través de un proyecto conjunto que busca mejorar la calidad de la enseñanza y combatir el abandono escolar entre la población refugiada en el país, un fenómeno que se ha visto exacerbado por la pandemia de la covid-19.

El proyecto se implementará en ocho escuelas de educación primaria y dos centros móviles en los campamentos de refugiados de Nduta y Nyarugusu, en la región de Kigoma, al oeste de país. Basándose en el conocimiento y experiencia de trabajo de Save the Children en estos campamentos, ProFuturo proporcionará formación docente y equipamiento tecnológico, como ordenadores y tabletas, para que los niños y niñas puedan acceder a recursos educativos digitales de calidad.

La falta de materiales educativos y de espacios adecuados para el aprendizaje, así como de docentes cualificados son problemas recurrentes en los campos de refugiados. Según Save the Children, de media menos de un 30% de los profesores de secundaria y 65% de los de primaria tienen la formación mínima requerida en los campos de refugiados de Tanzania.

El proyecto busca mejorar la calidad de la educación de 6.293 niños y niñas refugiados burundeses y congoleños de entre 6 a 17 años con el objetivo de que puedan tener mayores oportunidades de construir un futuro mejor. Para que tenga lugar un aprendizaje de calidad en este contexto, Save the Children y ProFuturo buscarán también fortalecer la resiliencia de los niños y niñas refugiados a través de apoyo psicosocial y de la participación de docentes, padres y toda la comunidad.

“La educación digital facilita la igualdad de oportunidades. Permite personalizar la educación a los diferentes contextos y necesidades, y romper barreras geográficas y sociales, haciendo posible llevar a los lugares más remotos del planeta una educación de calidad”, explicó Magdalena Brier, directora general de ProFuturo. “La tecnología es, además, un atractivo añadido para los alumnos, porque les da un rol más activo en su proceso de aprendizaje”, añadió.

A través de la innovación educativa y la tecnología, las organizaciones esperan aumentar la motivación de los alumnos para asistir a la escuela, y poner así freno al abandono escolar de muchos niños que se ven obligados a dejar la educación para ayudar económicamente a sus familias, convirtiéndose en potenciales víctimas de trabajo infantil o matrimonios y embarazos prematuros. Según datos de Save the Children, de los 107.000 burundeses en edad escolar que viven en campos de refugiados en Tanzania, en 2019 solo un 57% iban a la escuela.

La pandemia de la covid-19 y sus efectos socioeconómicos han aumentado la tasa de abandono escolar, haciendo que muchos niños y niñas no hayan vuelto a las aulas tras la reapertura de las escuelas en el país en junio. Según datos de Acnur, la tasa de asistencia ha caído de un 80% a un 60% con la pandemia, afectando especialmente a las niñas.

“La pandemia ha golpeado a todos los países del mundo, pero no lo ha hecho por igual. Para quienes ya partían de una situación de grave vulnerabilidad, como la infancia refugiada o residente en zonas rurales y aisladas de países en vías de desarrollo, la covid-19 está suponiendo en innumerables casos acabar con toda esperanza de continuar con sus estudios”, aseguró Andrés Conde, director general de Save the Children. “Nuestra intervención conjunta con ProFuturo busca paliar esos efectos, queremos ser la esperanza para aquellas familias sobre las que llueve sobre mojado”, añadió.

Save the Children y ProFuturo también trabajan juntos en Liberia, donde desde 2018 implementan el proyecto de educación digital en 60 escuelas. En 2021, este proyecto beneficiará de forma directa a 8.000 niños y niñas de primaria y a 240 docentes en el país.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.