Fotoprotección y alternativas saludables para un bronceado responsable

Con el verano ya entrado y los primeros rayos de sol en nuestro cuerpo siempre conviene recordar los peligros de la exposición solar para la salud. El uso de fotoprotección o alternativas como el autobronceado disminuyen enormemente los posibles daños que producen los rayos ultravioletas en la piel.

Siempre hemos oído que la piel tiene memoria… y la tiene. La radiación acumulada a lo largo de los años en nuestro cuerpo puede producir problemas cutáneos como fotodermatosis o, más grave, el cáncer de piel, sea de tipo melanoma o no, sin olvidar los efectos más inmediatos y visibles: las quemaduras.

El cáncer de piel es el quinto más frecuente en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. Se produce por un crecimiento anormal y descontrolado de las células cutáneas, provocado por un exceso de radiación ultravioleta (UV), ya venga del sol o de máquinas de rayos UVA.

Se pueden dar de tres tipos: el más común y también el menos agresivo -afortunadamente- es el carcinoma de células basales; el carcinoma de células escamosas o espinocelular, o también llamado epidermoide, es el segundo cáncer de piel más frecuente y supone hasta un 20-25% de los tumores malignos cutáneos, añade la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) y, finalmente, el melanoma, el más agresivo de todos que puede invadir zonas sanas y producir metástasis.

Según el Observatorio de la AECC, en 2020 se diagnosticaron en España 27.717 casos de cáncer de piel, siendo 5.489 con melanoma. Fallecieron en nuestro país 1.700 personas por esta causa.

Unos datos que, si bien es cierto que van en aumento, en una media de 500 diagnósticos más por año desde 2016, también lo es que se trata de una enfermedad que se puede prevenir. ¿Cómo? Protegiéndonos del sol.

Esto no significa que uno no se pueda poner moreno ni ir a la playa o a la piscina, pero sí que es necesario un adecuado cuidado, tanto con fotoprotectores de uso tópico (cremas) u oral (complementarios, y no son sustitutivos de los primeros), como con elementos físicos del tipo camisetas, gorras, gafas de sol o sombrillas, y evitar las horas centrales del día, de 12 a 16 donde los rayos de sol están más perpendiculares y producen mayores perjuicios.

El Consejo General de Colegios Farmacéuticos está volcado con la causa con su Campaña de Fotoprotección 2021, en la que además de dar consejos sobre la exposición solar en todas las oficinas de farmacia inciden también en el cuidado de los ojos y la alimentación para protegernos del cáncer.

Con esta intención han creado el documento Mitos y bulos en fotoprotección, donde desmontan, confirman o aclaran 16 afirmaciones sobre la protección solar. Algunas de estas sentencias como que las gafas de sol solo las debemos usar en verano; que si estamos bajo la sombrilla no es necesario utilizar crema protectora; que las lociones solares nos impiden broncearnos, o que pueden provocar déficit de vitamina D son falsas.

Además, recuerdan que los protectores solares no sirven de un verano para otro y confirman que el sol daña y envejece mucho la piel.

Precisamente en este argumento encuentran algunos la razón para usar crema solar. Cuatro de cada diez españoles que utiliza protección están más preocupado por el envejecimiento de la piel que de padecer un melanoma, desprende un estudio elaborado por Garnier Delial. Preocupa, por tanto, la educación solar que hay en España; un país que cuenta con 2.500-3.000 horas de sol al año.

Cerca de la mitad de los españoles encuestados (44%) afirmaron ponerse protección solar en cara y cuerpo “a veces, cuando está muy soleado y hace calor fuera”.

La protección solar se asocia completamente al verano: un 88% la usa entonces, y, en concreto, a vacaciones en un 43%. Así se entiende que la actividad que más se relaciona con la aplicación de un filtro solar alto (SPF50) sea un día en la playa.

Se nos olvida aplicarnos crema o no lo consideramos necesario para salir a tomar un café o para el desplazamiento hasta el trabajo; una de cada cuatro personas piensa que no hay que tomar precaución en esos casos.

<p>Fuente: AECC.</p>

Fuente: AECC.

Observación y cita con el especialista

En paralelo a la protección que debemos tomar frente a las radiaciones ultravioletas es responsabilidad de cada uno observar los cambios que se producen en nuestra piel y acudir al especialista, se recomienda, una vez al año.

Los expertos marcan la autoexploración con la sencilla regla nemotécnica del ABCDE:

  • Asimetría: los lunares son redondos y simétricos mientras que los melanomas iniciales son asimétricos.
  • Borde: los lunares tienen bordes regulares, la mayoría de melanomas iniciales, irregulares.
  • Color: Los lunares son de color homogéneo. Los melanomas iniciales presentan dos o más tonos: marrón, rojizo, negruzco.
  • Diámetro: Los melanomas tienen en general un diámetro mayor de 6 milímetros.
  • Evolución: Los melanomas siguen creciendo y variando de aspecto.

Detectar algunas de estas irregularidades en la piel debe dar lugar a pedir cita con un dermatólogo.

“Desde la Asociación Española Contra el Cáncer sabemos que es fundamental la detección precoz para mejorar las cifras de supervivencia. Aproximadamente el 90% de las mujeres y el 74% de los hombres que sufren un melanoma en España sobreviven más de cinco años y esto ha sido gracias a los avances en los tratamientos, pero también en la detección precoz”, explica Tomás Trénor, presidente de AECC Valencia.

La sucursal valenciana junto a Mutua Umivale estarán incidiendo con este mensaje en redes sociales durante todo el verano, con el objetivo de llegar principalmente al público más joven.

“El sol es beneficioso en su justa medida, pero una exposición inadecuada puede provocar alteraciones en la piel y ocasionar enfermedades graves. Con esta campaña queremos remarcar la importancia de prevenir esa excesiva exposición y además dar las claves para poder detectar un cáncer de piel de manera precoz”, destaca el responsable de prevención de Umivale, José Luis Cebrián.

Precisamente en las redes sociales ha surgido un challenge de los que pueden poner en peligro la salud de las personas. Se trata del contouring con crema solar: ponerse protección solo en algunas partes de la cara para lograr un efecto de luces y sombras que moldean el rostro de manera muy natural a través del color. La gravedad del reto radica en que hay zonas en las que se prescinde de la loción, pudiendo provocar daños irreparables en la piel.

Esta tendencia, que habitualmente se realiza con los diferentes tonos de maquillaje sin provocar ningún mal, viró hacia el ‘modo solar’ durante en confinamiento en la red social de TikTok, donde una usuaria subió un vídeo que suma ya más de 13 millones de -preocupantes- reproducciones.

<p>Marta Porcel, socia fundadora y CEO, e Isabel Delgado, que se une al equipo como socia y directora de Comunicación. Foto: Tannity.</p>

Marta Porcel, socia fundadora y CEO, e Isabel Delgado, que se une al equipo como socia y directora de Comunicación. Foto: Tannity.

Alternativas no dañinas para la salud

Dos jóvenes emprendedoras de 29 años han creado la marca monoproducto de autobronceado Tannity.

Se trata de un nuevo sistema para ponerse moreno sin necesidad de perjudicar la piel con rayos ultravioleta, ya sean provenientes del sol o de camas UVA. Un sistema estrenado con éxito en Estados Unidos que llega a Madrid y Valencia en locales físicos y a todo el territorio español con los productos de autobronceado en casa.

“Nos dimos cuenta de que en España, a diferencia de otros países, no había cultura de utilizar el autobronceado como alternativa saludable a la exposición solar”, explican Marta Porcel, fundadora y CEO de Tannity, e Isabel Delgado, socia y directora de Comunicación.

A pesar de que pueda parecer un emprendimiento superficial, centrado en la belleza física, tiene un fondo muy social: “Tannity nace ante el aumento desmesurado de casos de cáncer de piel y enfermedades derivadas de la exposición solar descontrolada. Además de la estética, tenemos una clara motivación sanitaria”.

“Somos conscientes que desde el colectivo médico se está trabajando enormemente en concienciar a la sociedad de los daños inherentes a una exposición solar sin protección o de los efectos nocivos ya demostrados de las salas de rayos UVA. A pesar de ello, es preocupante ver cómo sigue existiendo un desconocimiento bastante generalizado”, subrayan las jóvenes empresarias, que han implicado en su proyecto a médicos y divulgadores científicos “en nuestra cruzada por disminuir los efectos negativos del sol”.

Con la ayuda de estos expertos están explorando la aplicación de su producto en personas, por ejemplo, sometidas a tratamiento oncológico o con quimioterapia que no pueden tomar el sol por prescripción médica. En estos casos, Porcel y Delgado los ofrecen de forma gratuita.

La gama de productos Tannity es vegana, garantizando que no han sido probados en animales, es libre de parabenos y contiene DHA 100% natural.

Una solución al tan deseado bronceado sin necesidad de poner en peligro la salud de nuestra piel.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.