Los jóvenes emprendedores de Fundación Telefónica apuestan por lo social

La Fundación Telefónica sigue dando cobijo a la iniciativa Think Big, un programa que lleva desde 2012 funcionando en España con el que se pretende fomentar la cultura del emprendimiento entre los más jóvenes, y que acaba de presentar oficialmente nueve de sus proyectos seleccionados a través de su Demo Day.
0

Con el nuevo año también llegan aires de cambio al ámbito empresarial. Iniciativas renovadoras que, en muchos casos, tienen como objetivo darle una vuelta de tuerca a diversos aspectos sociales que necesitan una mejora. Algunas de estas nuevas ideas se están desarrollando bajo el paraguas de Think Big, un programa de Fundación Telefónica que da apoyo a jóvenes emprendedores sociales de entre 15 y 26 años. De hecho, hace unas semanas, algunos de sus últimos ‘fichajes’ presentaban sus proyectos de cara al público en la tercera edición del Demo Day, un evento que Compromiso Empresarial no quiso perderse.

Lifewire es una de esas nuevas ideas en vías de desarrollo. Se trata de una chaqueta de moto creada por Rubén Martín, Javier de Quinto e Íñigo García, que lleva incorporado su Sistema Automático de Respuesta en Accidente (SARA). “Cuando se produce un accidente y el motorista y la moto se separan, toda la chaqueta se ilumina con leds de alta intensidad, para que se vean tanto de noche como de día y se pueda localizar al herido rápidamente”, explica Rubén Martín.

Además, acaban de desarrollar su aplicación de smartphone para que, además de iluminar, se conecte con el teléfono del accidentado y envíe a sus contactos predefinidos un mensaje de alerta y su posición GPS. “Evitar un accidente es casi imposible, pero con este sistema podemos reducir sus consecuencias, consiguiendo que se atienda al herido lo antes posible. En la primera hora posterior al siniestro, cada minuto cuenta para salvar una vida”, reflexiona Martín.

También vinculada a la movilidad tuvo su hueco RideU, una app creada por Cecilio C. Tamarit para conocer la oferta y la operatividad de las estaciones públicas de alquiler de bicicletas en 242 ciudades del mundo, 60 de ellas en España. “Son sistemas que fomentan un transporte ecológico y barato, pero muchas personas prefieren no usarlos porque no saben si van a tener hueco para aparcar en una estación, o si van a tener bicicletas disponibles. Esta aplicación proporciona el estado de cada estación en tiempo real, y es compatible con el Apple Watch y con las Google Glass”.

Tamarit, de 18 años, asegura que tenía 16 cuando diseñó la primera versión. “Muchos de mis compañeros de clase decían que llegaban tarde a clase porque no podían aparcar su bici, así que desarrollé la aplicación. Luego me quedé sin amigos”, comenta entre risas.

Los niños, los protagonistas

El llamado Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es otro de los temas que genera mayores ideas. Click and Teach es una de ellas, un proyecto en el que participan cinco jóvenes andaluces establecidos en Barcelona. “Ponemos en contacto a familias con hijos que sufran de TDAH y profesionales especializados en educación y psicología. Se trata de una plataforma web donde las familias exponen sus preguntas y los especialistas dan asesoramiento”, explica Vanesa Ortega, cofundadora de la empresa.

Los profesionales, a cambio, consiguen promoción e impulsan su marca personal a través de las valoraciones que los usuarios les conceden, que repercute en el ranking de la plataforma. “En el futuro nos gustaría que los profesionales también pudieran vender sus servicios, como videoconsultas o cursos online, para que nuestro modelo de negocio sea sostenible”, concreta Ortega.

También dedicado a niños y jóvenes con TDAH se presentó Soy como Edison. “Se trata de una aplicación móvil creada por Óscar, un chico de 16 años que tiene TDA. Entre las dificultades que le genera la enfermedad está la de comunicarse y, sobre todo, expresar sus emociones.

YOSOYCOMOEDISON-
Marta Michans, cofundadora de Soy como Edison.

Por eso pensó que sería bueno crear una aplicación con la que, a través de semáforos, él pueda dar a conocer a otros chicos con TDA y TDAH su estado de ánimo, mostrar cómo le ha ido el día en diversos ámbitos de su vida y recibir un feedback que le ayude en su día a día”, explica Marta Michans, cofundadora del proyecto.

Según ella, este cuaderno de bitácora queda registrado y puede ser muy útil también para el psicólogo que esté siguiendo la historia del niño en cuestión. Además, la app ofrece juegos, consejos e información sobre Thomas Edison, “uno de los grandes emprendedores de la historia con TDAH”, asegura Michans, que añade: “Queremos que nuestros usuarios se sientan como él y vean que su enfermedad no es una limitación”.

Otra app dedicada a facilitar la vida de los niños con dificultades en el lenguaje es Las aventuras de Tate, presentada por la ingeniera en informática Teresa Puerma. “Trasladamos a las nuevas tecnologías, y de una forma divertida, los ejercicios de rehabilitación que tienen que hacer para adquirir movilidad bucal de forma convencional”, explica su cofundadora.

El programa en cuestión cuenta la historia de Tate, un niño que pierde la voz y que tiene que ir recuperando poco a poco. “La idea nace a través de las opiniones de tres miembros del equipo, maestros de audición y lenguaje, que encontraban dificultades a la hora de que los niños hicieran sus ejercicios. Nosotros se los planteamos como un juego interactivo, facilitando su realización”.

Moyupi es el último de los proyectos presentados dirigido a los niños, en este caso con el objetivo de desarrollar su creatividad y su imaginación. ¿Cómo? Haciendo que ellos mismos diseñen su propio juguete. “Gracias a la tecnología 3D convertimos sus dibujos en muñecos de verdad”, afirma Juan Ángel Medina, cofundador de la empresa. “Con esto también conseguimos implicarles en el proceso de creación del juguete, algo que hoy por hoy es prácticamente imposible”, añade.

TALENT TANK-
Rebeca Rico, cofundadora de Talent Tank.

Soluciones sociales para todos

Una de las apuestas más fuertes, que tiene como público objetivo principalmente a las grandes y medianas empresas, es TalenTank, una iniciativa madrileña que ha vivido parte de su incubación en un programa de aceleración en Harvard y que fue presentada en el Demo Day por una de sus fundadoras, Rebeca Rico. Esta joven compañía se dedica a analizar la cultura de una compañía. Es decir, conocer los valores, sueños, creencias, etc. de sus empleados con el fin de conformar equipos de trabajo más homogéneos y con menores roces, pero también de saber cómo incentivarlos.

“La empresa ha sido fundada por ocho personas con distinta formación pero con una idea común: no encontrábamos lo que queríamos en nuestras respectivas carreras. Generamos un entorno de trabajo tan enriquecedor que decidimos montar una empresa en la que trabajásemos todos juntos basada en nuestra experiencia”, relata con orgullo.

Como apoyo a la economía rural nace Muuusy, “un gestor de información para ganaderos que les ayuda a ir recopilando y visualizando en su dispositivo móvil toda la información que necesitan en su día a día: datos de consumo, producción, historial médico o reproductivo…”, explica Danilo Linares, ingeniero de telecomunicaciones y desarrollador de la idea de su compañero Iván Iglesias.

“Nace de una problemática real: mis padres tienen una pequeña granja y veíamos que por un error de 20 segundos se podía ir al traste el trabajo de un día entero. Por ejemplo, saber cuáles son las vacas que están enfermas desde el primer momento para que no se ordeñen y que no se contamine toda la producción de leche del día. Esto, normalmente, se detecta marcando a las vacas, hacía falta una herramienta más moderna y profesional que impidiese esos errores”. Por el momento, están probando una versión “sencilla e intuitiva” con las vacas de la familia Iglesias, en Lugo, que ya está atrayendo la atención de otros ganaderos de la zona.

El último de los proyectos presentados en el Demo Day es eVisualiza, un sistema GPS gestionado a través de una aplicación móvil que resuelve problemas de orientación para personas invidentes.

EVISUALIZA-
Julio López y Juan de la Torre, fundadores de eVisualiza.

“Consultando con la ONCE llegamos a la conclusión de que nuestra idea no debía ser un detector de obstáculos. Lo que hacía falta de verdad era una aplicación que les ayudase a llegar de forma autónoma a nuevos destinos, mostrándoles de forma precisa lo que se van a encontrar a lo largo del camino a tiempo real”, concreta Julio López, cofundador de la compañía.

“También es útil para avisarles, por ejemplo, de que se van a encontrar una obra que antes no estaba en sus trayectos habituales”, añade Juan de la Torre, también cofundador de eVisualiza. Además se completa con una red social en la que los usuarios podrán colgar los obstáculos con los que se topan, o los trayectos más sencillos para llegar a un destino.

Éstos son algunos de los 35 proyectos de la tercera edición de Think Big, que lleva desarrollándose en España desde 2012. Muchos de ellos han dado un paso más y han entrado en el programa Telefónica Open Future, en el que podrán seguir madurando y conectarse con startups, inversores y organizaciones públicas y privadas de todo el mundo.

Luis Miguel Olivar, responsable de los proyectos sociales de la Fundación Telefónica, no cree que sea éste un proyecto aislado que vaya a finalizar en breve. De hecho ya están seleccionados los miembros de la cuarta convocatoria, cerrada desde finales del pasado octubre.

Además, Think Big ha ampliado el número de beneficiados a 330 nuevos proyectos, que ya están siendo mentorizados por un empleado voluntario del gigante de las telecomunicaciones, que han recibido una pequeña financiación de 400 euros y que tienen privilegios para compartir información y experiencias en la plataforma web gestionada por la Fundación Telefónica.

“Intentamos ir por toda la geografía española a universidades, institutos, colegios… a despertar el espíritu emprendedor de los más jóvenes. Este año hemos conseguido que participen en nuestras jornadas casi 5.000 estudiantes, de los que han salido las 330 ideas seleccionadas”, explica Olivar.

Aquellas iniciativas que sean más sólidas y que tengan más posibilidades de convertirse en una empresa sostenible pasarán al Nivel 2, una fase de incubación en la que se les conceden hasta 3.500 euros. También podrán disfrutar de otros seis meses de formación y mentorización e, incluso, contar en algunos casos con espacios de trabajo de coworking en los que poder darle un buen empujón a su idea de negocio.

0
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.