Diez años de cooperación de la Fundación NPH desde el peor terremoto en Haití

Diez años después de la catástrofe, Fundación NPH hace un repaso de alguno de los proyectos más destacados y cómo han beneficiado a la comunidad local.
0

En 2010 el peor terremoto que ha asolado Haití dejó a miles de personas sin hogar y con sus vidas destrozadas. La situación sigue siendo complicada ahora en el aniversario de aquella catástrofe, pero a lo largo de estos diez años se han desarrollado muchos proyectos que han servido para mejorar la vida de las comunidades más necesitadas de la isla caribeña.

Después del terremoto, Haití se encontraba en una situación débil y precaria. El sistema educativo estaba colapsado, las tres universidades de Puerto Príncipe y alrededor de la mitad de las escuelas del país se vieron afectadas. Se estima que murieron entre 200.000 y 316.000 personas, con el consiguiente aumento de menores que quedaron huérfanos o separados de sus familias. La salud y la vida socioeconómica se vio gravemente comprometida, e incluso hubo brotes de enfermedades como el cólera.

La Fundación Nuestros Pequeños Hermanos, que lleva desarrollando proyectos de cooperación social en Haití desde 2002, decidió reforzar su apoyo a la población local tras el terremoto. NPH España ha puesto en marcha una serie de proyectos educativos, en el ámbito de la salud y para mejorar la vida de los colectivos más desfavorecidos. En los últimos diez años se ha recaudado un total de 1.370.000 euros gracias a la solidaridad española y las aportaciones de programas de entidades públicas y privadas como Manos Unidas, Fundación Netri, Fundación Ordesa, Ayuntamiento de Terrassa, y Fundación Mapfre, entre otras.

NPH sigue presente y actuando para que 2020 sea un año que marque la diferencia para población haitiana. El director de la fundación en España, Xavier Adsarà, ha destacado que “estamos muy agradecidos a todos los padrinos, socios y a todas las personas que han contribuido con sus donaciones a lo largo de estos diez años. Todavía queda mucho por hacer en el país y nuestro objetivo es ayudar a los niños y jóvenes haitianos para que representen un futuro de esperanza para sus compatriotas. Por eso repetimos nuestro mensaje de que no hay que cansarse de ayudar, hay muchos proyectos por desarrollar todavía”.

Los proyectos implementados por NPH en Haití han sido desarrollados siempre en cooperación con las entidades locales NPFS (“Notres Petits Freres Et Soeurs”) Haití y Fundación St. Luke, en diferentes ámbitos: casas de acogida, centros de formación y educativos y atención sanitaria. Destaca, entre otros la creación de un Centro Multidisciplinar para jóvenes con discapacidad en el Barrio de Tabarre, en Puerto Príncipe, con el objetivo de favorecer el desarrollo y socialización de los niños a través de la práctica de deporte. Se trata de familias que pertenecen a zonas muy deprimidas y sufren la estigmatización y el rechazo social, pero en este año 2019 varios de ellos han tenido ya la oportunidad de participar en los Juegos Mundiales Special Olympics.

Otro de los proyectos llevados a cabo por NPH España ha sido la construcción de un Centro de Formación y Empleo autosostenible en Puerto Príncipe. Este centro, financiado por entidades como la Fundación Roviralta, ha permitido que 40 jóvenes miembros de la comunidad local amplíen sus competencias y tengan una formación especializada en diferentes áreas (electricidad, carpintería, etc.), lo que le facilitará el acceso al empleo. También se han puesto en marcha 28 escuelas de educación primaria que atienden a más de 10.000 alumnos y escuelas de formación profesional.

Combinando la formación y creación de empleo con la atención a los más desfavorecidos se han desarrollado también otros proyectos como la instalación de placas solares en el Hospital St. Damien. Con la colaboración de Manos Unidas se formó a trabajadores locales en la ejecución de proyectos de energía sostenible y se consiguió garantizar el suministro energético al centro hospitalario, que atiende a más de 80.000 niños al año en uno de los barrios más vulnerables de la capital haitiana.

En el ámbito de la salud, la Fundación NPH ha estado siempre muy ligado a la Clínica St. Helene, en Kenscoff, y al Hospital Infantil St. Damien, ambos en Puerto Príncipe. La fundación contribuyó a la reconstrucción y equipamiento de los dos centros además de contribuir con programas puntuales en otras clínicas y hospitales. “Para muchos haitianos, el acceso a la atención sanitaria sigue siendo imposible, con proyectos como los de St. Helene intentamos garantizar servicios se salud pública mínimos y apoyo a las embarazadas y madres especialmente”, ha apuntado el director de NPH España, Xavier Adsarà. Los centros apoyados por NPH dan servicio a más de 100.000 personas al año, principalmente niños.

0
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.