A por el Nobel de la Paz

0

El pasado mes de febrero una plataforma ciudadana, independiente de la Fundación Vicente Ferrer, inició un movimiento social con el objetivo de lograr el Premio Nobel de la Paz para el barcelonés que luchó por el desarrollo de los países empobrecidos, centrando su labor en el progreso de la India. El 1 de febrero esta plataforma presentó la candidatura en Oslo y el 8 de octubre se fallarán los galardones.

Este año se ha batido récord de candidaturas, 237 frente a las 205 del año anterior, pero la lucha de este grupo ciudadano no va a parar hasta lograr que otorguen el Premio Nobel de la Paz al que aportó luz a las castas bajas de Anantapur, Vicente Ferrer y su fundación.

Llevar a cabo esta campaña tiene un coste que se está sufragando con las aportaciones de los impulsores de esta plataforma, encabezada por Miguel Ángel Sánchez Alemany, y las donaciones de carácter privado. En todos sus canales de difusión puede realizarse una microdonación de cinco euros para ayudar al mantenimiento de la acción comunicativa.

La campaña está dando la vuelta al mundo a través de Internet y redes sociales. La iniciativa comenzó con miles de firmas recabadas en una «causa» en Facebook a la que se han ido adhiriendo multitud de instituciones públicas, empresas, ciudadanos y medios de comunicación, en España y en el extranjero. Además del movimiento surgido en la transitada red social, la iniciativa cuenta con una página web donde se puede obtener toda la información detallada del proyecto y de su razón de ser, Vicente Ferrer y su legado. Este site, www.nobeldelapaz.org, sirve de plataforma para apoyar la causa descargando los diferentes banners para blogs y páginas personales. Además de ayudar a comunicar la iniciativa, se puede firmar en apoyo a la candidatura al Nobel de la Paz. Con este acto una paloma mensajera avanza y recorre virtualmente el mundo en www.palomadelapaz.org. El animal ha dado ya más de cuatro simbólicas vueltas.

La propuesta del Nobel de la Paz a Vicente Ferrer aspira a dar voz a la revolución silenciosa que empezó el cooperante catalán en Anantapur hace ya 40 años. No trata de hacer historia sino que busca el impulso necesario para seguir acabando con la pobreza en la India y fuera de sus fronteras, señala la Fundación Vicente Ferrer en su página web.

Vicente Ferrer dijo en vida: «He firmado un compromiso de paz: contribuir a la unidad de las naciones y las personas». E hizo todo por conseguirlo.

Ahora sus fieles seguidores continúan su estela y se unen diferentes culturas, etnias, religiones, clases sociales, en definitiva, personas para reconocer el mérito de la obra del hombre que les mueve.

0