Donaciones para Central Park

CE27 octubre 2010
0

Central Park Conservancy (CPC) fue fundado en 1980 por un grupo de filántropos y líderes de la Ciudad. Su objetivo fue terminar con el deterioro progresivo que venía sufriendo el Parque desde los años setenta e intentar recuperar su antiguo esplendor, tal y como fue concebido por sus creadores en el siglo XIX: Frederick Law Olmsted y Calvert Vaux, cuando era conocido como el mejor espacio público urbano de los Estados Unidos. Actualmente la misión de CPC es restaurar, gestionar y promover Central Park en colaboración con el público para el disfrute de las presentes y futuras generaciones.

En 1998, CPC y la ciudad de Nueva York firmaron un acuerdo formalizando la alianza público privada que venían manteniendo desde hacía 18 años. Este acuerdo fue renovado en 2006 por otros ocho años. CPC, como administrador oficial del parque, es responsable de la gestión del día a día y de todas las actividades que se llevan a cabo en el mismo.

En la actualidad el 80% de los trabajadores encargados del mantenimiento del parque son empleados de CPC, que financia el 85% del presupuesto anual de 25 millones de dólares a través de sus actividades de recaudación de fondos. La ciudad de Nueva York corre con el 20% restante de los gastos de personal, los gastos de alumbrado, el mantenimiento de los vehículos adscritos al parque y se ocupa del control policial.

Desde su fundación, CPC ha supervisado la inversión de 530 millones de dólares, de los que 390 millones proceden de fuentes privadas –personas individuales, empresas y fundaciones- y más de 110 millones de la contribución de la Ciudad.

En 1986, CPC lanzó su primera campaña de recaudación de fondos (Campaign for the Central Park Conservancy) que restauró las zonas de Bethesda Terrace, Grand Army Plaza, Shakespeare Garden, Cedar Hill, y la zona sur del Parque. En 1990, la campaña de recaudación se focalizó en mejorar la zona de Harlem Meer.

En 1990 se restauró la zona oeste del Parque (Great Lawn y North Meadow). En el año 2005 se lanzó la tercera campaña (Campaign for Central Park) que restauró la zona y vistas cercanas al Metropolitan Museum.

El personal de CPC es responsable del cuidado de 250 acres de tierra, 26.000 árboles, 150 acres de lagos y arroyos y 130 acres de bosque; cada año se plantan cientos de miles de plantas, incluyendo flores, árboles, bulbos y arbustos; se mantienen 9.000 setos, 26 campos de juego y 21 patios de recreo; se conservan 55 esculturas y monumentos, así como 36 puentes; las pintadas y graffiti se eliminan en 24 horas y se recogen cinco millones de libras de basura al año.

«Nuestro mayor apoyo viene de las personas que viven junto al parque»

Terri Coopersmith es vicepresidenta de Desarrollo y Asuntos Exteriores del espacio verde más emblemático de la ciudad de Nueva York: Central Park.

¿Cómo llegó a este puesto?

Soy vicepresidenta de Desarrollo y Asuntos Exteriores desde 2006, aunque trabajo para Central Park Conservancy desde el año 2003. Cada año se me ofrecían mayores oportunidades de más y más responsabilidad. Durante años, el departamento de Desarrollo y Asuntos Exteriores se encontraban bajo dirección separada. Actualmente los dos departamentos se encuentran integrados bajo mi liderazgo, que opino es lo que tiene sentido para la organización.

¿Qué divisiones tiene su departamento?

Mi departamento incluye eventos, donaciones corporativas y de fundaciones, membresías, donaciones anuales, marketing y comunicaciones, así como desarrollo de negocio.

¿Cuál es el presupuesto de ingresos del que es responsable y cuál es la principal fuente de ingresos?

El presupuesto de la organización es de 34,7 millones de dólares y captamos un 85% de fondos anualmente. La mayoría de estos fondos provienen de individuos que viven alrededor de Central Park. Como la ciudad nos contrata para restaurar, preservar y mantener Central Park, las tasas de la ciudad y los ingresos de concesiones ascienden a otro 15%.

¿Qué crees que hace que su organización sea exitosa en la captación de fondos?

A pesar de ser una organización global que atrae cada año a millones de visitantes, nuestro mayor apoyo viene de las personas y familias que viven junto al parque y se benefician directamente de él.

¿Qué retos ha traído el 2009 y cuáles anticipa para el 2010?

Las donaciones corporativas y de fundaciones se han reducido en el 2009 y 2010; nuestro apoyo individual sigue tan fuerte como en años anteriores. Creo que es en parte, porque entienden que cuesta más restaurar (tras un periodo de deterioro) que mantener el parque.

¿Cuál es su experiencia con donaciones corporativas? ¿Cree que se puede calificar de exitosa?

La filantropía corporativa ha disminuido durante los pasados años. Muchas empresas sólo apoyan causas que promuevan sus estrategias de marketing. Tenemos que tener cuidado con la comercialización de espacios públicos, por lo que encuentro a veces difícil dar el tipo de visibilidad que las empresas buscan. Por otro lado, hay muchas empresas que desean ser buenos ciudadanos corporativos y apoyar infraestructuras para hacer de Nueva York un lugar que atraiga el talento que ellos van a emplear.

Hemos sido capaces de aunar con mucho éxito los programas de voluntariado en el parque con empresas; esta idea sido muy efectiva.

¿Cuál es su técnica de captación de fondos preferida?

La técnica de captación de fondos más exitosa es la de cultivar individuos que tengan la pasión de apoyar el parque con donaciones de un millón de dólares o más. Es muy gratificante comprobar que individuos se ilusionan por la misión a la que nosotros dedicamos cada día.

¿Si pudiera hacer cualquier cosa en fundraising, qué le gustaría realizar o qué sueña con poder hacer algún día?

Si no incluimos los servicios pagados por la ciudad de Nueva York, cada año Central Park Conservancy debe empezar de cero captando fondos para poder satisfacer nuestro presupuesto anual. Me gustaría poder incrementar cada año el porcentaje de estos fondos garantizados. La mejor forma de poder hacer esto sería poder cobrar una entrada. Como no podemos, intentamos motivar con diferentes tácticas a individuos para donar in situ por el uso del parque. Con 35 millones de visitantes al año, ¡esta estrategia podría ser sustancial!

Por Bettina Alonso
0