Alianzas globales para multiplicar la atención de personas sordas

La Asociación AG Bell, de origen estadounidense y cuya máxima es la de dar apoyo a todo aquel que sufre discapacidad auditiva, ha elegido a las organizaciones madrileñas Clave y Oír es Clave para que sean sus representantes en el mundo hispano. Emilio Alonso-Mendoza, CEO de AG Bell, ha contado a ‘Compromiso Empresarial’ los principales objetivos de esta fusión.
21

En 1893 el que fuera el inventor del teléfono, Alexander Graham Bell, fundó una asociación en EEUU para dar soporte a las personas con pérdida auditiva. “Su madre era sorda, su mujer también, y su gran pasión era ser maestro para las personas de este colectivo”, asegura Emilio Alonso-Mendoza, el actual CEO de dicha asociación, que lleva el nombre de su fundador.

Han pasado casi 125 años desde aquel momento, un periodo largo en el que han ido apareciendo diversos avances tecnológicos que han dado mayores oportunidades a las personas con problemas auditivos, como los audífonos o el implante coclear. Y con ellos han surgido también nuevos sistemas de enseñanza de la lengua para quien tiene dificultades para oírla.

Es en este punto donde AG Bell ofrece su apoyo y su experiencia, muy beneficiosa especialmente para los recién nacidos, en los que se puede intervenir de forma temprana: “Estos nuevos avances han conseguido que muchas personas sordas no tengan límites de desarrollo. Especialmente en aquellos niños que reciben el implante coclear entre los nueve meses y los dos años. Este proceso y su posterior rehabilitación con profesionales especializados les va a ayudar a oír y a hablar perfectamente”, explica Alonso-Mendoza.

Ahora, esta asociación estadounidense, que hasta el momento solo daba soporte en inglés, ha decidido expandirse hacia el mundo hispano. Y para ello ha elegido a dos organizaciones hermanas, radicadas en Madrid: la Asociación Clave, de atención a la deficiencia auditiva, y la Fundación Oír es Clave, de atención temprana a la sordera.

“Trabajando de forma conjunta nos dimos cuenta de que teníamos muchas cosas en común. Una fusión de estas características es mucho más sencilla cuando la visión global de ambas partes está basada en los mismos principios”, comenta el portavoz de la organización estadounidense.

“Ahora Clave y Oír es Clave han pasado a ser AG Bell International, que van a difundir nuestros principios y conocimientos no solo en España, sino en todos los países hispanohablantes, y los 600 millones de personas cuya lengua madre es el castellano van a poder tener acceso a nuestros servicios”, afirma Alonso-Mendoza.

Emilio Alonso-Mendoza, CEO de AG Bell.

Una terapia eficaz

Las tres partes que ahora suman fuerzas cuentan con un sistema eficaz para la enseñanza del lenguaje a todos esos niños sordos que consiguen oír gracias al implante coclear. “A través de un proceso de intervención temprana, en el que la participación de los padres es vital, en cinco o seis años esos niños consiguen integrarse de forma completa en la sociedad. Van a poder hacer lo que quieran, dedicarse a lo que quieran, sin ningún tipo de límite”, contempla el portavoz de AG Bell.

Emilio Alonso-Mendoza pone como ejemplo a una de las pacientes de AG Bell, ganadora del Premio Presidencial del Programa de Educación que se otorga en EEUU. “Es el honor más grande que puede darse a un estudiante: visita la Casa Blanca, el presidente le da un reconocimiento público y se le da una beca para cursar sin coste estudios en alguna de las universidades de mayor prestigio del país. Esta chica, en concreto, ha decidido prepararse para ser periodista de investigación y locutora, dejando patente que sus problemas de audición no son un escollo para su desarrollo profesional”.

Según el responsable de la asociación, nada de esto hubiera sido posible sin la terapia que ofrece AG Bell. El proceso en cuestión se lleva a cabo con logopedas y audiólogos certificados por la propia asociación. “Por el momento hay 800 en todo el mundo repartidos en 30 países, pero casi todos son anglófonos. Nuestra intención es conseguir aumentar el número de profesionales de lengua castellana, que llegarán sobre todo de España y de Latinoamérica, y para ello el primer paso es el de conseguir la certificación oficial”, apunta el CEO.

En España, la intervención para realizar un implante coclear está cubierta por la Seguridad Social. “Además está costeada una rehabilitación posterior, que no siempre está especializada”, apunta Svante Borjesson, hasta hace poco director general de Clave, ahora con el mismo cargo en AG Bell International, que participa brevemente en la entrevista para ofrecer mayor información a nivel local.

Según éste, la parte de la organización que trabaja en España intenta llegar a un mayor público a través de conciertos con las administraciones públicas, algo que han conseguido con la Comunidad de Madrid. “Queremos ofrecer a través de esos conciertos una terapia especializada en sordera y centrada en la familia. No debemos dejar a un lado a aquellos que van a pasar la mayor parte del tiempo con los niños, mucho más que con su logopeda”.

No es una cura

Para el responsable de AG Bell International es imprescindible que el niño afectado cuente con esa rehabilitación temprana para garantizar su éxito. “Necesita una terapia audioverbal para desarrollar el oído y el habla. Es como si te rompes la pierna, te ponen una prótesis y no haces tu rehabilitación: te vas a quedar cojo. En este caso, si el paciente accede al implante pero luego no trabaja a posteriori, no va a desarrollar el habla de forma eficaz”.

Por otra parte, Borjesson recuerda que tanto audífonos como implantes son una solución, pero no una cura, y que no todo el mundo es apto para ello. “Por eso la lengua de signos y su enseñanza sigue siendo tan importante”. Aquellos que no pueden beneficiarse de los avances tecnológicos en este campo, o que no han llegado a tiempo para realizar esa intervención temprana también pueden buscar apoyo en la organización.

“Si no tienen implante les encauzamos hacia otras entidades que pueden ofrecerles una ayuda más especializada. Y muchos de los que sí lo tienen y que tienen ya una edad avanzada, trabajan con nosotros acompañando a las familias y ayudándoles a superar el trance por el que van a pasar. Les marcan el camino y les muestran cómo les fue a ellos, consiguen que el proceso sea más fácil”, asegura Emilio Alonso-Mendoza.

En el caso de las personas más mayores con dificultades auditivas, el CEO explica que también ellos pueden ser candidatos a un implante coclear, “aunque nuestro propósito es ayudar a los niños desde el nacimiento para evitar que se quede atrás. Mientras más temprana sea la intervención, mejor el resultado”, concluye.

21
Comentarios