Homeless Entrepreneur o cómo salir de la calle aprovechando el talento

Están ahí, pasas por su lado en la calle, pero muchas veces no los ves o quizá no los quieres ver. Son los invisibles, las personas sin techo, los sin hogar, los que viven en la calle, en los cajeros y en los bancos de los parques.
55

Foto: Homeless Entrepreneur

Personas con historias únicas e intransferibles que normalmente -y como mucho- son destinatarias de ayudas asistenciales, pero en pocas ocasiones reciben oportunidades para salir de la calle a través de su reinserción en el mercado laboral.

Homeless Entrepreneur (emprendedores sin techo en español), el proyecto creado en junio de 2015 e impulsado por el norteamericano Andrew Funk, pretende acabar con el llamado sin hogarismo en la sociedad tras haberlo vivido en primera persona durante más de un año.

Emprendedores sin techo en busca de su oportunidad

Este proyecto no pretende hacer caridad sino que quiere ofrecer oportunidades reales para que los sin hogar logren un trabajo y vuelvan a tener un techo y un futuro ilusionante por el que luchar a diario.

Tal y como el fundador del proyecto describe, “no se trata simplemente de ponerles un techo a los sin hogar, sino de darles una oportunidad de ser ciudadanos participativos, convirtiendo pasivos en activos, y donaciones en depósitos que los beneficiarios del proyecto deberán reponer cuando salgan de él para ayudar a otros sin techo. No somos creadores de empleo o proveedores de techo, sino que facilitamos el desarrollo profesional y ofrecemos soluciones sostenibles de vivienda”.

El proyecto ayuda a las personas sin hogar a salir de la calle por sus propios medios, empoderándoles para crear y sacar provecho de oportunidades por sí mismas.

No solo se identifican situaciones, problemáticas, y perfiles de empleabilidad de los beneficiaros para buscarles un trabajo sino que a la vez se realiza una labor de concienciación de la sociedad haciendo visibles tanto los problemas como las personas afectadas.

Homeless Entrepreneur actúa como intermediario entre las personas sin hogar en la comunidad y las empresas, gobierno, ciudadanos y universidades.

Homeless Entrepreneur actúa como intermediario entre las personas sin hogar en la comunidad y las empresas, gobierno, ciudadanos y universidades. De esta manera se conecta conocimiento, personas e instituciones para poder construir soluciones productivas sostenibles para los beneficiarios.

Según Funk, en la actualidad la falta de conexión y de entendimiento con algunos agentes sociales y administraciones hace que algunas de las actividades que se llevan a cabo en este proyecto no sean del todo vistas con buenos ojos.

Parece que hay algunas entidades que, por un lado, se toman como un ataque cualquier propuesta de mejora a su trabajo y, por otro, consideran que todo aquello que sea salirse de meros sistemas asistenciales a otros que sirvan para generar algún tipo de valor o riqueza no es bueno.

Beneficiarios comprometidos

Los potenciales beneficiarios del programa deben cumplir unas premisas para poder incorporarse a él. Han de ser personas sin hogar, querer contar su historia y estar dispuestos realmente querer salir de la calle.

Unas condiciones que no siempre todas las personas que viven en la calle están dispuestas a cumplir.

Además, los beneficiarios se comprometen a convertirse en parte del equipo una vez han abandonado la calle y su situación se estabiliza y mejora, tanto aportando un pequeño porcentaje de sus ingresos para ayudar al mantenimiento y crecimiento de la asociación como convirtiéndose en tutor de otras personas sin hogar, o contando su historia y su caso de éxito para extender el impacto y concienciación así como motivar a nuevos sin hogar a que se unen al programa.

Los beneficiarios se comprometen a convertirse en parte del equipo una vez han abandonado la calle y su situación se estabiliza y mejora.

En los últimos 22 meses 20 sin hogar han pasado ya por el programa y en la actualidad hay un total de 12 personas activas dentro del proyecto en las ciudades de Barcelona, Tarragona y Madrid.

La figura del colaborador, clave para el éxito del proyecto

El proyecto cuenta ya con un buen número de colaboradores, tal y como comenta Funk: “Actualmente somos más de 25 voluntarios dedicados a distintas áreas de desarrollo y actividades formando parte del equipo principal, y trabajamos para multiplicar nuestro impacto en distintos ámbitos territoriales”.

Los voluntarios del programa tienen perfiles diversos y multidisciplinares, y son los encargados de desarrollar y soportar los nueve pilares principales en los que se centran las actividades del proyecto.

Entre esos pilares se encuentran el desarrollo profesional, la educación, la salud, la financiación, el derecho, la vivienda, la recaudación, la comunicación y la asistencia.

La formación y el apoyo profesional que reciben los beneficiarios les ayuda a centrarse en el trabajo, a cambiar sus hábitos y rutinas para que puedan ser más felices y saludables.

#Todosdurmiendoenlacalle: sensibilización en primera persona

Homeless Entrepreneur ha aparecido en importantes medios de comunicación de España y además da a conocer su existencia a través de diversas formas entre las que se cuentan las redes sociales, Youtube, o la presencia en multitud de actos tanto relacionados con la temática social como otros que no la tienen de manera directa, como por ejemplo en las charlas TEDx Talks.

#todosdurmiendoenlacalle es una iniciativa de sensibilización ciudadana. Foto: Homeless Entrepreneur

Otra de las acciones más efectistas y sensibilizadoras son las quedadas #todosdurmiendoenlacalle que ya se han llevado a cabo dieciséis veces en diversas ciudades españolas y a las que incluso han acudido representantes políticos.

En estas ocasiones, el grupo de gente que se adhiere a la quedada se pasa un día entero (incluyendo su respectiva noche) viviendo en la calle, experimentando la vida de una persona sin hogar e intercambiando ideas para lograr sacarlas de las calles.

Un proyecto que apela a la RSC de las empresas

El proyecto funciona económicamente a través de donaciones privadas y empresariales (tanto puntuales como periódicas) y de proyectos de colaboración con empresas dentro de sus programas de responsabilidad social corporativa.

Las empresas con directivos sensibilizados con el sin hogarismo son a las que más les llega el mensaje y más colaboran y se involucran. Lo mismo sucede con aquellas que pueden tener más relación con las causas que llevan a las personas a estar en la calle o que produzcan bienes y servicios que puedan ser de utilidad en el proceso de “renacimiento” y abandono de las calles.

En la actualidad hay más de 20 empresas, entidades e instituciones colaborando con  Homeless Entrepreneur y es una cifra que crece mes a mes.

Las previsiones son de tener a 120 personas sin hogar en España dentro del programa para diciembre de 2018 y comenzar la fase de expansión internacional.

Ideas y planes de futuro próximo

Los planes de futuro de este proyecto son muy ambiciosos. El pasado mes de octubre Homeless Entrepreneur se convirtió en asociación y próximamente se constituirá la fundación, a la vez que se consolida y valida totalmente el modelo estratégico, organizacional y operativo.

Dicho modelo pretende ser escalable y se espera poder duplicar la cantidad de personas en el programa cada seis meses en cada ámbito territorial.

Las previsiones son de tener a 120 personas sin hogar en España dentro del programa para diciembre de 2018 y comenzar la fase de expansión internacional con el inicio de actividades en seis nuevas ciudades, comenzando por Pakistán e Inglaterra, para lo cual existe la figura de los embajadores o coordinadores de la ciudad.

Otras de las ideas que rondan por la cabeza de Andrew para llevar a cabo próximamente es crear una “consultoría de la pobreza o de la calle” en la que los beneficiarios del programa sean consultores para aquellas entidades que deseen realizar proyectos relacionados con la pobreza y los sin techo.

También se está estudiando la creación de un club de emprendedores exitosos que hayan estado en la calle anteriormente para que expliquen sus experiencias, ya que no hay nadie mejor que ellos para dar testimonio de que se puede salir de esa situación.

Las universidades también están interesadas en el proyecto, puesto que es una fuente de datos e información muy valiosa a la hora de hacer diferentes tipos de estudios relacionados con la problemática de los beneficiarios y sus consecuencias.

55
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.