El gobierno corporativo en modo 2.0

0

Aunque pueda resultar extraño, la mayoría de las compañías no son plenamente conscientes del impacto que ha provocado la web en el área de la rendición de cuentas. No se trata simplemente de que muchas empresas y organismos continúen viendo el formato papel como principal canal de comunicación, sino que siguen sin valorar adecuadamente las consecuencias que las nuevas tecnologías han tenido en la demanda de información por parte de la sociedad.

La red ha dejado obsoleta la actual estructura de los informes de gobierno corporativo, tanto por el contenido como por el continente. En relación con el contenido, porque su redacción responde exclusivamente a los requerimientos del Código Unificado que, en muchos sentidos, ha quedado desfasado ante las nuevas demandas sociales.

En relación con el continente, porque actualmente la rendición de cuentas y la transparencia no se pueden concebir sin tener en cuenta el canal que es hoy la red. La red no solo ha cambiado la praxis y el ritmo de comunicación, sino también la audiencia. En la actualidad no tiene sentido sostener que la información sobre gobierno corporativo tiene como exclusivo grupo de interés a los accionistas. Por supuesto, los accionistas tienen derecho a un grado de detalle en la información que no es extensivo a otros grupos de interés.

Pero esa información «reservada» no comprende los aspectos básicos del gobierno corporativo. De ahí que, con independencia de la obligación de rendición de cuentas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) o a la autoridad legal correspondiente, la información sobre el gobierno corporativo de la empresa actualmente debe extenderse al conjunto de la sociedad, y la manera más eficaz de hacerlo es a través de la web.

En efecto, cada vez resulta más difícil defender la confidencialidad de determinados contenidos, no solo de cara a los inversores sino frente a la sociedad en su conjunto. En realidad, los contenidos informativos que pueden considerarse sensibles o estratégicos, en contra de lo que sostienen algunas compañías como excusa para no hacerlos públicos, son prácticamente inexistentes. La pregunta que debe contestar la empresa, en relación con la transparencia informativa en la web, no es qué contenidos difunde, sino, más bien, qué contenidos no publica y por qué.

Las ventajas de la transparencia no se limitan exclusivamente a los accionistas e inversores, como suelen subrayar los especialistas. Los beneficios que proporciona la transparencia y el acceso a la información en Internet se extienden a muchos otros ámbitos de la empresa: facilita la comunicación entre sociedades e inversores; reduce el coste de distribución e incrementa la oportunidad de la información corporativa; democratiza el acceso a la información corporativa; aporta credibilidad a las prácticas de buen gobierno, y permite conocer y responder a las expectativas de los diferentes grupos de interés.

Pero no se trata simplemente de llenar de información la web. El hecho de que la web permita cargar todo tipo de contenidos sin más limitaciones que el ancho de banda constituye una enorme ventaja que, sin embargo, puede convertirse en un obstáculo si las instituciones no saben distinguir los contenidos relevantes de información de los que no lo son. La información debe cumplir con los criterios de visibilidad, accesibilidad y actualidad; es decir, que se encuentre en lugares fácilmente localizables en la estructura web, que esté disponible para todo el mundo independientemente de la capacidad física y psíquica, sin filtros de usuarios y contraseñas, y que los contenidos estén actualizados y al día.

En esta línea, y aunque incipientes y escasas, se vislumbran algunas buenas prácticas de compañías que están haciendo un esfuerzo por comunicar sus contenidos sobre gobierno corporativo a todos sus grupos de interés.

1. Grupos de interés

ACCIONISTAS. Uno de los principales grupos con los que el consejo de administración debe establecer y mantener un permanente diálogo es con los accionistas. La Ley de Sociedades de Capital regula esta relación estableciendo unos canales mínimos de información.

Algunas de ellas han creado clubs o rincones del accionista, en los que ponen a su disposición un sitio específico donde consultar la evolución de la acción, recibir boletines periódicos, ponerse en contacto con la compañía a través de canales específicos de comunicación, acceder a la participación en eventos, etc.

Destaca el Club de Accionistas de Gas Natural que dispone toda la información de interés de forma ordenada y muy visible: cotizaciones, calculadora financiera, dividendos, información económica, junta general, reuniones con accionistas, preguntas frecuentes y canal de contacto.

Además lo hace de manera abierta y sin necesidad de registro previo, atendiendo a un buen criterio de accesibilidad. [1]

A la hora de facilitar el seguimiento de la información, algunas empresas como International Airlines- Group (IAG) o BBVA permiten al accionista suscribirse a alertas de correo electrónico para recibir las novedades sobre información financiera, resultados anuales, presentaciones, hechos relevantes, así como toda la actualidad de la compañía. [2]

Ante la convocatoria de la junta general de accionistas (JGA) las empresas cotizadas están obligadas, a través de su página web corporativa, a publicar el anuncio de la convocatoria así como la información previa a la JGA; desplegar el Foro Electrónico de Accionistas; disponer de asistencia telemática a la junta general y facilitar la participación de los socios; poner a disposición canales de comunicación en la JGA; ofrecer información de medios y procedimientos de representación en la junta y para el ejercicio del voto a distancia; publicar documentos relativos a juntas ordinarias y extraordinarias, y comunicar el derecho de información de los accionistas en la JGA.

Debido a la obligatoriedad de la publicación de esta información es fácil entender que, en general, las empresas cotizadas la ofrezcan con mayor o menor grado de detalle.

Cabe destacar, sin embargo, aquellas prácticas que van más allá de lo legalmente exigido, como es el caso de Endesa, en cuya web se puede seguir la grabación de todo el desarrollo de las últimas juntas generales de accionistas. [3]

Otra información de suma importancia para este grupo de interés es la referente al Foro Electrónico de Accionistas, la asistencia telemática, o la delegación y voto a distancia. Esta debe visualizarse como hace Repsol de manera muy destacada en la web para facilitar e incentivar la participación de la mayor parte del accionariado en la junta general. [4]

Además, a la hora de facilitar el derecho de información del accionista, algunas compañías, como Iberdrola, ofrecen, dentro del espacio dedicado en la web a la junta general de accionistas, además de los contenidos propios de la junta, la posibilidad de solicitar información a través de una aplicación específica. [5]

INVERSORES. Las empresas cotizadas reservan en sus páginas webs secciones específicas de relación con los inversores donde canalizan la información a este grupo de interés (resultados, informes financieros, memorias de gobierno corporativo, comunicación de hechos relevantes a órganos reguladores, etc.) y en algunos casos, yendo más allá de los requisitos de comunicación vía web, presentan, por ejemplo, información relativa a la opinión de los principales analistas sobre la organización y sus competidores en su ámbito de operaciones.

Otro apartado reseñable es el acceso a información sobre la valoración de la empresa en los índices de sostenibilidad en los que está incluida –Dow Jones Sustainability Index, FTSE4Good–. Esta práctica se está generalizando entre las empresas participantes en los mercados de Inversión Socialmente Responsable (numerosas empresas del IBEX 35), como hace Ferrovial en su portal web publicando información sobre medio ambiente y RSC. [6 y 7]

Otros aspectos de interés para los inversores y analistas es la información relativa a los órganos reguladores de mercados bursátiles o los mercados específicos donde opera la empresa (energía, telecomunicaciones, etc.), como expone en su web Telefónica. [8]

2. Contenidos destacados

EL CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN Y SUS COMISIONES. Algunas empresas utilizan sus páginas webs corporativas para dar a conocer a sus consejeros de administración (perfil y currículum vitae en detalle). Es el caso del Banco de Santander, que presenta de forma amigable y en un solo vistazo a través de una fotografía de familia a todos sus consejeros. En esa imagen interactiva se puede ir seleccionando cada uno de los miembros del consejo y conocer, además de un breve perfil personal y profesional, su participación en las distintas comisiones. Este mismo portal facilita el acceso a la información enviada a la CNMV relacionada con la titularidad de los consejeros sobre acciones y opciones de las que son titulares y presenta históricos de informes de la comisión de auditoría y retribuciones. [9 y 10]

Otro buen ejemplo es el de la web de IAG, donde se puede visualizar de forma rápida y esquemática en una tabla la participación de los directivos en las distintas comisiones del consejo y en calidad de qué participan. [11]

REMUNERACIÓN A LOS CONSEJEROS Y ALTA DIRECCIÓN. Las empresas tienen obligación de proporcionar información sobre la remuneración de sus consejeros, pero el grado de visibilidad de la misma varía mucho de unas compañías a otras. Un buen ejemplo de visibilidad lo constituye Repsol que dedica una sección específica a este tema en su página web, sin limitarse a incluirlo en el informe anual como hacen la mayoría de empresas. [12]

INFORME ANUAL DE GOBIERNO CORPORATIVO. Los densos informes de gobierno corporativo han encontrado en Internet un buen aliado. Los distintos stakeholders pueden navegar fácilmente por el informe, sin tener que leer el documento al completo, a través de sumarios, enlaces o capítulos separados presentados en archivos independientes.

Iberdrola ha sabido en este caso aprovechar las bondades de la web presentando su informe anual de gobierno corporativo en formato online, que permite consultar los apartados más interesantes esquivando las limitaciones del formato papel, además de poder compartirlo con otros usuarios a través de las redes sociales. Esta disposición de botones destinados a compartir los contenidos en Twitter, Facebook, Linkedin, etc., se ha convertido en habitual en las páginas webs en general, incluyendo aquellas que contienen información acerca del ámbito corporativo de las empresas. Además, la empresa energética ha ido más allá desarrollando una aplicación para dispositivos móviles donde se puede realizar una lectura muy cómoda del informe adaptada a estos dispositivos: tablets y smartphones. [13]

3. Diálogo

La web sigue siendo para muchas empresas un canal unidireccional, muy práctico para hacer llegar sus mensajes, pero poco utilizado todavía para escuchar y mantener un diálogo con los diferentes grupos de interés. Las empresas siguen haciendo pocos esfuerzos para ir más allá de facilitar un número, dirección y correo electrónico o formulario de contacto.

WEB. Por ejemplo, solo el 27% de las compañías del IBEX 35 disponen de un apartado de preguntas frecuentes en su página web, como revela el VII Informe de Juntas Generales de Accionistas 2011 de Empresas del IBEX 35.

BBVA hace un buen trabajo dividiendo las preguntas más habituales en diferentes grupos de interés, pudiendo en la página web seleccionar solo las que se quieren visualizar con un solo clic. [14]

Otra buena práctica es facilitar la comunicación directa con la dirección y los órganos de gobierno a los grupos de interés. Se puede hacer mediante la fórmula del buzón de denuncias tal y como hace Ferrovial en su web o Repsol, que dispone de un apartado específico de Comunicaciones a la Comisión de Auditoría, permitiendo enviar mensajes a este órgano de gobierno con el fin de plantear dudas y solicitar información. Una vez registrado, el usuario podrá seguir el estado de la tramitación y aportar información adicional. [15 y 16]

REDES SOCIALES. Además de la web corporativa, las empresas comienzan a comprender que las redes sociales no son una moda pasajera y que sus comunicaciones también tienen que llegar a los usuarios a través de este medio. El citado Informe de Juntas Generales de Accionistas 2011 de Empresas del IBEX 35 pone de manifiesto que el uso de las redes sociales durante la junta general de accionistas fue «mínimo y que dentro de la precariedad, Twitter es la red más utilizada».

Ocho empresas utilizaron Twitter (Acciona, Amadeus, Banco de Sabadell, Banco de Santander, Bankinter, BBVA , Iberdrola, REE); seis compañías recurrieron a Facebook (Acciona, Banco Sabadell, Banco de Santander, BBVA , Red Eléctrica, Telecinco) y seis compañías hicieron uso de Youtube (Abertis, Acciona, Banco Sabadell, BBVA , Ferrovial, Iberdrola) [17].

Linkedin solo fue utilizado por Acciona y Flickr, solo por Iberdrola, que junto con Endesa hizo uso de Slideshare. El resto usó el foro del accionista o el blog corporativo.

Por Marcos Leyes y CE
@Compromiso_Empr
Leer también:

0
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.