Nace el primer Foro de cultura y buenas prácticas en España

Según su impulsora, Pilar Gonzalo, “el Foro de Cultura y Buenas Práctica es una iniciativa independiente dedicada a fortalecer la cultura española por medio del impulso de las buenas prácticas profesionales. Surge con el objetivo de promover estándares y metodologías relacionadas con el buen gobierno, la financiación sostenible, la medición de resultados, la transparencia y la rendición de cuentas”.

Asimismo, el Foro impulsará la creación de un clima de opinión en favor de la mejora de la gestión de la cultura en España, que ha de articularse en base a posturas de compromiso ético, excelencia profesional, autocrítica, intercambio y aprendizaje.

El pasado mes de marzo tuvo lugar el primer encuentro en la Casa Encendida en el que intervinieron distintos expertos para hablar de buen gobierno, transparencia, financiación, rendición de cuentas y participación ciudadana.

En ese primer encuentro, Elena Vozmediano, crítica de arte en El Mundo y ex presidenta del Instituto de Arte Contemporáneo (IAC), afirmó que “uno de los principales impedimentos para la evolución hacia las buenas prácticas es que una buena parte de museos y, sobre todo, centros de arte no tienen un estatuto jurídico propio”.

En España son pocos los museos y centros que tienen autonomía de gestión y órganos de gobierno suficientemente despolitizados. Sin eso, poco se puede hacer, porque no habrá posibilidad de reformar estatutos, establecer políticas y regulaciones para todas las líneas de actuación, planificar a largo plazo, establecer marcos de colaboración, etc. Nos toca, como ciudadanos, vigilar, protestar y proponer para conseguir la concienciación de responsables políticos y profesionales de la cultura”, explicaba Vozmediano.

Para Margarita Ruyra de Andrade, responsable de mecenazgo y patrocinio del Inaem: “Conseguir que nuestras organizaciones culturales puedan sobrevivir y consolidar sus proyectos implica independencia económica, es decir que sean financieramente sostenibles. Para ser sostenible hay que contar con diferentes fuentes de financiación, un sistema mixto, público-privado que nos asegure sobrevivir incluso en las condiciones más adversas y esto exige profesionalización y sofisticación directiva”.

Y añadía Ruyra de Andrade: “Financiación sostenible es sinónimo de transparencia y transparencia es un síntoma de excelente gestión. Puede que debamos, entonces, empezar por ahí”.

Marta Rey, profesora de la Universidad de La Coruña, y María Fernández Sabau, consultora de la Unesco, abordaron el problema y las dificultadas de medir los resultados y el impacto de las instituciones culturales.

Para la profesora Rey, “a pesar de la presión creciente que las organizaciones culturales soportan para medir los resultados de sus programas sobre la sociedad, sobre todo por parte de sus financiadores, lo cierto es que muy pocas instituciones culturales evalúan su impacto de modo sistemático. Es más, cuando lo intentan el balance de esos ejercicios de medición es en general decepcionante, tanto internamente para las propias organizaciones, como para sus grupos de interés externos”.

Fernandez Sabau, por su parte, subrayó que en la actualidad “destacan dos metodologías de medición, que sin llegar a ser perfectas, nos aproximan al corazón de las interrelaciones de lo que llamamos cultura”.

Por una parte, se encuentra la batería de Indicadores Unesco de la Cultura para el Desarrollo (CDIS), que trabaja con el objetivo de poner de manifiesto de forma objetiva y cuantitativa cómo la cultura es un factor transversal que contribuye a los procesos de desarrollo. Se trata de una metodología de enfoque macro, destinada principalmente a la creación y mejora de políticas culturales.

En el otro lado del espectro se encuentra el modelo SROI (Retorno Social de las Inversiones), cuyo objetivo es ayudar a organizaciones de cualquier tamaño y nivel a conocer los beneficios sociales y económicos que se crean a partir de sus actividades, explicó Sabau.

En próximas ediciones, según Pilar Gonzalo, “el Foro incidirá en los mismos objetivos, pero se planteará con un enfoque más práctico, con talleres de formación e intercambio y casos de estudio y con el objetivo constante de seguir creando clima de opinión y una comunidad de profesionales comprometidos en favor de las buenas prácticas en la cultura de nuestro país”.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.