El 29% de empleados, testigo de una infracción de cumplimiento, según Gartner

Gartner ha realizado una encuesta a más de 5.000 empleados a nivel global para conocer si han sido testigos de alguna irregularidad dentro de su empresa.
CE23 agosto 2018
0

El 29% de los empleados reconoce haber sido testigo de al menos una infracción de cumplimiento en el trabajo en los años 2016 o 2017, según una encuesta realizada por Gartner. El sondeo, que muestreó a más de 5.000 empleados en todos los niveles y de manera global, encontró que estos trabajadores tienen el doble de probabilidades de dejar su organización.

El 59% de los empleados muestreados que observaron una infracción de cumplimiento buscaban activamente un nuevo trabajo, en comparación con el 29% que no presenciaron el mal comportamiento.

“La mala conducta de los empleados y la falta de cumplimiento para abordarla desempeña un papel considerable para motivar a los empleados a abandonar su organización actual”, explica Brian Lee, líder de Cumplimiento en Gartner.

La encuesta también desprende que aquellos empleados que están dispuestos a informar una mala conducta son aquellos con altos estándares de integridad personal, así como los que exhiben mayor esfuerzo discrecional (resultado de restar la cantidad máxima de esfuerzo posible menos el que es imprescindible para mantener un empleo). En esta encuesta de Gartner, el 67% de los empleados que muestran un esfuerzo discrecional superior y han sido testigos de incumplimiento informaron que buscaban activamente un trabajo con otra compañía. Esto se compara con solo el 26% que muestran un esfuerzo discrecional superior, pero que no han sido testigos del incumplimiento.

Para los ejecutivos de cumplimiento, la marcha de los empleados, especialmente aquellos que se encuentran entre los más críticos de la empresa, debe considerarse como una advertencia de posibles problemas subyacentes relacionados con el cumplimiento, no simplemente como un flujo y reflujo de capital humano genérico o un problema de RRHH de poca relevancia, explican desde Gartner. La deserción de los empleados les cuesta a las grandes organizaciones millones de dólares cada año.

“La cultura es contagiosa. Si los gerentes y los ejecutivos demuestran un comportamiento ético, los empleados perciben la importancia de cumplir con su flujo de trabajo cotidiano y con su lugar de trabajo en su totalidad”, explica Lee que concluye: “Cuando los líderes establecen un ejemplo modélico, pueden decirle a los empleados con estándares similares que su organización está alineada con sus compromisos éticos”.

0
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.