Laboratorios de gobierno: testar para implementar la transparencia con éxito

La implantación de la transparencia en las instituciones públicas es una tarea complicada, es un recorrido largo donde se pueden encontrar algunos baches que pueden frustrar las expectativas de los planes y protocolos de comunicación para transparentar la actividad pública.
36

Francisco Rojas, director de NovaGob, impartiendo un taller.

El experto en analítica web pública Sergio Jiménez, explica en su blog Publilitica, de manera clara y con múltiples ejemplos, los errores que comenten las entidades del sector público a la hora de publicar contenidos en sus páginas web. En este sentido, una situación que se da con frecuencia es que una institución publique por primera vez su página web, facilitando toda la información que considera relevante para ser transparente, y sin embargo, la web no cumpla con el objetivo deseado, pues no alcance el número de visitas y de solicitudes de información esperado o las pocas solicitudes que reciba sean para exigir información recogida en los límites de acceso a la información.

Esta situación crea mucha frustración tanto para las entidades públicas, como para la ciudadanía solicitante, pues da la sensación de que todo esfuerzo realizado para impulsar la transparencia sirve de poco.

Con el objetivo de minimizar riesgos y garantizar el éxito en la implantación de políticas públicas novedosas, en España se ha creado el primer laboratorio de gobierno, NovaGobLab, que permite experimentar con aquellas acciones públicas que se desean implantar antes de su puesta en marcha definitiva, lo cual da la oportunidad de detectar aciertos y errores de manera controlada, limitando los riegos y fracasos.

¿Cómo funciona un laboratorio de gobierno?

Los laboratorios de gobierno aparecieron en el ámbito internacional aproximadamente hace dos décadas imitando la lógica de la experimentación de los laboratorios de ciencias naturales, para aplicar los resultados a las políticas públicas. ¿Cómo se ha conseguido esta adaptación? Francisco Rojas, director de NovaGob -la red social de la administración pública-, explica a Compromiso Empresarial qué son y cómo funcionan estos espacios de creación e innovación.

Cuando se pone en marcha una nueva política pública, “se suele hacer sin un planteamiento experimental”, asegura el director de NovaGob, sin embargo, el laboratorio de gobierno permite ese paso previo de testeo antes de la implantación de la política.

En los laboratorios existe “un ciclo de acciones” que comienza con la identificación de un desafío, posteriormente se pasa a una “fase de creatividad”, en la cual se diseñan uno o varios prototipos de una política pública determinada y, una vez creados esos prototipos, se prueban en poblaciones de manera controlada. “Si el prototipo no tiene éxito, se descarta o se buscan formas de mejorarlo, y si tiene éxito en la población de prueba, se amplía a otras poblaciones hasta que se difunde al total de la ciudadanía”, explica Rojas.

Francisco Rojas, director de NovaGob.

En España esta práctica “de la experimentación” no está muy difundida, siendo NovaGobLab el único laboratorio de gobierno español. En este sentido, Juan Ignacio Criado, director general de NovaGobLab, afirma que desde su organización detectaron esta necesidad de ofrecer a las administraciones públicas “un espacio de experimentación”, dirigido especialmente a aquellas instituciones “que no disponen de los medios, ni recursos, ni conocimientos suficientes para desarrollar un laboratorio de innovación propio”.

Aunque existen varios laboratorios ciudadanos extendidos por las principales ciudades españolas, este tipo de labs están centrados en el enfoque del ciudadano, enseñando herramientas y abriendo canales para participar en la gestión pública, mientras que los laboratorios de gobierno -o GobLabs– están dirigidos a los empleados públicos, aunque se trabaje en grupos multidisciplinares donde se integran ciudadanía, sector privado y académico.

El objetivo de los GobLabs es “transformar la Administración pública con el apoyo de toda la sociedad e innovar para hacerla cada vez mejor”, afirma Rojas.

El gobierno abierto necesita herramientas prácticas

Las experiencias de Rojas y Criado les han demostrado que existe mucho talento dentro de las Administraciones públicas: “Hay funcionarios muy innovadores, colaboradores y participativos dispuestos a cambiar la manera de hacer las cosas”, afirma Rojas. Sin embargo, esta disposición suele ser a título individual y voluntario de los empleados públicos, por lo tanto, el reto es que las instituciones de la Administración “se abran y sean más permeables”, explica el director de NovaGob, de manera que se facilite la formación, canales y herramientas a sus empleados para innovar y mejorar.

En este sentido, NovaGobLab ofrece abrir un canal para convertir los grandes ejes del gobierno abierto en proyectos tangibles. Criado destaca que la idea de laboratorio está dirigida a la involucración de los actores que tienen algo que decir en una determinada problemática de cualquier índole, siendo importante el hecho de que el conjunto de actores implicados es el que facilita o halla la mejor solución para cada problemática. “La idea de gobierno abierto es experimentar, mejorar constantemente y transformar la gestión pública en una gobernanza inteligente”, afirma Criado para Compromiso Empresarial.

“La idea de gobierno abierto es experimentar, mejorar constantemente y transformar la gestión pública en una gobernanza inteligente”. Juan Ignacio Criado

Según explican estos expertos, en algunos congresos se ha llegado a afirmar que el gobierno abierto es bueno “para debatir y conceptualizar” pero ha llegado el momento y la necesidad de “hacerlo tangible”. Sobre este aspecto, Rojas afirma que “es un buen momento para la innovación en España”, pero se debe avanzar más allá de los discursos de “somos administraciones innovadoras” y poner en relieve qué planes y herramientas se van a utilizar para desarrollarlas.

“Pensamos que los GobLabs son la herramienta más adecuada para trasladar las ideas del gobierno abierto a la gestión pública, porque la lógica de los laboratorios de gobierno facilita la puesta en marcha de la innovación de manera tangible y dando pasos concretos”, explica Rojas.

Más transparencia para mejorar la sociedad

Por otra parte, ambos expertos destacan que la transparencia y la comunicación de las administraciones públicas son esenciales para impulsar las políticas de gobierno abierto. Experiencias internacionales en Estados Unidos y Gran Bretaña han probado que mejorando la comunicación con la ciudadanía de manera más cercana y comprensible se consigue una mejor respuesta de los ciudadanos, traduciéndose en un mejor impacto social y económico.

Sobre este aspecto, Rojas explica que “sentarse a pensar” sobre cómo se puede comunicar mejor posibilita “un impacto más positivo” para las administraciones, tanto en una valoración más positiva de los ciudadanos, como en mejores resultados en la gestión. “Esto se debe a que cuando les estás comunicando a los ciudadanos de una manera clara dónde va destinado el dinero de una multa, que están obligados a pagar, lo hagan de una manera más positiva porque saben para qué se va a utilizar ese dinero, y esto repercute en la mejora del conjunto social”, asegura el director de NovaGob.

Por su parte, Criado explica que la idea de los laboratorios se sustenta “sobre la disponibilidad de los datos”, por lo que las instituciones públicas deben abrir y facilitar su información hacia los ciudadanos y a los actores involucrados en los procesos de innovación. “Por eso pensamos que los GobLabs pueden convertirse en otro impulsor clave de la transparencia de las instituciones públicas”, concluye Criado para Compromiso Empresarial.

36
Comentarios