¿Es transparente el nuevo gobierno de coalición?

La política es uno de los temas que más preocupa a los españoles según muestran los últimos barómetros del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). En el estudio de noviembre de 2019, los encuestados señalaban como los principales problemas el paro (60%), los políticos en general, los partidos y la política (45%), los problemas de índole económica (30%) y la independencia de Cataluña (19%).
24
<p>Foto: PSOE.</p>

Foto: PSOE.

Asimismo, el comienzo del nuevo año ha estado marcado por la incertidumbre sobre la formación de gobierno tras las elecciones generales, centrando la atención de los medios de comunicación en las negociaciones de los partidos y las declaraciones de los líderes políticos. Finalmente, España estrena un gobierno de coalición por primera vez después de la época de la Transición, un hecho que implica importantes novedades y retos para los dirigentes políticos, también en términos de transparencia.

El pacto entre las formaciones PSOE y Unidas Podemos para gobernar ha estado rodeado de cierta polémica debido a las acusaciones de incumplimiento de promesas electorales por parte del Partido Socialista, el nombramiento de los ministros pertenecientes a la formación morada, así como el número y la nomenclatura de las carteras ministeriales.

Además de estos aspectos, los propios diputados durante el debate de investidura de Pedro Sánchez, pusieron de relieve la falta de transparencia de los pactos realizados entre el partido del candidato a la presidencia con el resto de formaciones del hemiciclo para lograr su apoyo.

En este sentido, tanto Unidas Podemos como PSOE publican a través de sus web los documentos del acuerdo para gobernar en coalición, por el contrario, el pacto con el Grupo Parlamentario Republicano, formado por Esquerra Republicana de Catalunya-Sobiranistes, no ha sido publicado por ninguno de los dos partidos implicados.

A estas cuestiones se suma la entrada en el Congreso de los Diputados de nuevas formaciones que anteriormente no se habían sometido al escrutinio público. ¿Hasta dónde llegará el compromiso de los partidos políticos –nuevos y veteranos- con la transparencia?



¿Cuántos partidos tienen representación en el Congreso?

En primer lugar, saber el número exacto de partidos políticos con representación en el Congreso de los diputados es una tarea complicada debido a dos factores: cada vez hay más partidos y presentan candidaturas en coalición, y que esta información no se publica claramente en un portal, si no que se debe acudir a diversas fuentes.

La importancia de este dato radica en que gran parte de la financiación de los partidos políticos depende de esta información, ya que según establece la Ley orgánica sobre financiación de los partidos políticos en su artículo 3, “el Estado otorgará a los partidos políticos con representación en el Congreso de los Diputados, subvenciones anuales no condicionadas, con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, para atender sus gastos de funcionamiento” y, además,  dichas subvenciones “se distribuirán en función del número de escaños y de votos obtenidos por cada partido político en las últimas elecciones a la indicada Cámara”.

A través de la página web del Congreso de los Diputados se puede saber que hay constituidos diez grupos parlamentarios, pero conocer el partido al que pertenece cada diputado precisa mirar el perfil de cada uno de los 350 miembros y descifrar las siglas del partido, coalición o agrupación al que pertenecen.

El webmaster del Congreso de los Diputados, Miguel Ángel Gonzalo, explica a Compromiso Empresarial que la información sobre los partidos que han obtenido escaños se pueden consultar en la web del Congreso mediante la sección de la página de la Constitución o en la web de la Junta Electoral Central, y aclara que la información de los partidos es una “información inicial” que procesan en el Congreso al principio de la legislatura, cuando el diputado presenta la credencial de la junta electoral.

Para el Congreso, la información “relevante” es el número de miembros de cada grupo parlamentario, ya que son los grupos los que cargan con toda la actividad y responsabilidades de la vida parlamentaria, siendo quienes presentan las iniciativas y reciben una subvención del Parlamento.

Las subvenciones electorales que cobran los partidos en función de los escaños que obtenga la formación y de los votos recibidos en las elecciones dependen del Ministerio del Interior. En este sentido, Gonzalo recuerda que el grupo parlamentario no se corresponde con las formaciones electorales “literalmente” y cada diputado puede adscribirse a un grupo siguiendo unas reglas establecidas que pueden resultar algo complejas.

Por lo tanto, la subvención a partidos en relación con los votos es una subvención que no corresponde al Congreso y el dato debe buscarse en la web del Ministerio del Interior. En el apartado de resultados electorales se puede obtener el detalle de los partidos, coaliciones y agrupaciones que han obtenido escaños. Sin embargo, la información sobre los resultados abre otra incógnita con respecto a las coaliciones electorales: ¿Cómo rinden cuentas estas formaciones?

Para saber qué partidos forman cada coalición es preciso revisar el documento del pacto en la web de la Junta Electoral Central, puesto que los partidos políticos que las forman no muestran esta información.

¿Son transparentes las coaliciones electorales?

Según la web de la Junta Electoral Central, en las elecciones generales del 10 de noviembre se presentaron 13 formaciones bajo esta fórmula, de las cuales nueve obtuvieron escaños en el Congreso de los Diputados: Unidas Podemos, Esquerra Republicana de Catalunya-Sobiranistes, Junts per Catalunya-Junts, Más País-Equo, Candidatura por la Unitá Popular-Per la Ruptura, En Comú Podem-Guanyem el Canvi, En Común-Unidas Podemos, Coalición Canaria-Nueva Canarias y Més Compromís.

Un dato destacado sobre ellas es que para saber qué partidos forman la coalición es preciso revisar el documento del pacto en la web de la Junta Electoral Central, puesto que los partidos políticos que las forman no muestran esta información a través de sus propias webs.

Por otra parte, llama la atención el hecho de las coaliciones en general no tienen páginas web y al ser buscadas en la red, Google remite por defecto al partido más conocido de la coalición, como son los casos de Esquerra Republicana de Catalunya-Sobiranistes, En Comú Podem-Guanyem el Canvi, Junts per Catalunya-Junts o Más País-Equo.

Unidas Podemos, por el contrario, aparece el nombre de la coalición, pero el enlace es la web de Podemos. Únicamente En Común-Unidas Podemos tiene web propia, aunque con información muy limitada y enfocada a dar noticias sobre la coalición.

En términos de transparencia, resulta poco accesible el hecho de tener que consultar tres web diferentes –Congreso de los Diputados, Junta Electoral Central y Ministerio del Interior- para obtener información básica como qué partidos forman una coalición, mientras que conocer cuáles son los términos de la formación y el reparto de las responsabilidades que asume cada partido es un dato que se desconoce en la actualidad.

La voluntad de transparencia se estanca

Fundación Compromiso y Transparencia ha publicado siete informes sobre la transparencia voluntaria en la web de los partidos y fundaciones políticas que han permitido observar la mejora en transparencia de los partidos y cómo la tendencia general de cumplimiento con sus indicadores ha escalado puntos, aunque dicha mejora “es lenta y no es lineal”.

En este sentido, cabe señalar que algunos partidos confunden el hecho de ser “transparentes” con la publicación de datos a través de sus web, sin prestar atención en el modo de publicar la información haciéndola fácilmente visible y accesible para los usuarios. Además, las principales mejoras en transparencia se relacionan con la información económica, como se señala en Transparencia, el mejor eslogan 2017: “El progreso se ha centrado, principalmente, en el área de la información económica que es la cuestión que ha suscitado mayor atención de la opinión pública por los múltiples casos de corrupción relacionados con la financiación ilegal de los partidos”.



Sin embargo, existen otras áreas importantes para generar confianza y mostrar compromiso con la transparencia que no están recibiendo la misma atención por parte de los partidos políticos. Algunos ejemplos son los perfiles de los cargos electos –diputados y senadores- o los programas electorales.

Este último apartado destaca porque en el último informe de Transparencia, el mejor eslogan se mostraba que ningún partido publicaba información o documentos especificando qué reformas a nivel constitucional, institucional y legal deberán hacerse para cumplir con sus promesas del programa electoral, y la formación de Podemos destacaba por ser el único partido en acompañar su programa con información sobre la cuantificación económica de sus principales medidas y políticas.

Actualmente, las web de los principales partidos presentan el mismo resultado que en 2017 y persiste la inexistencia de este tipo de información que aporte garantía de cumplimiento y compromiso sobre la viabilidad de los programas electorales.

En 2015 el escenario político incorporó nuevos partidos que conllevaron a un retroceso en el impulso de la transparencia, en lugar de servir de apoyo. Según el análisis de Fundación Compromiso y Transparencia, los nuevos partidos publicaban menos información relevante que los partidos con más tradición en el hemiciclo.

Actualmente se corre el riesgo de repetir esos resultados puesto que la información publicada por los partidos políticos en el Congreso de los Diputados apenas muestra variaciones. Sobre este aspecto, cabe recordar que la transparencia no es un elemento estático, sobre todo cuando la realidad es cada vez más compleja e inextricable, y requiere por lo tanto de mayor esfuerzo de los partidos políticos que realmente quieran ser transparentes.

24
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.