¿Qué hacen otros países europeos para fomentar la transparencia de los Fondos Next Generation?

Los Fondos Next Generation EU son la respuesta de la Unión Europea para afrontar la crisis provocada por la pandemia de la covid-19. Estos fondos serán financiados mediante empréstitos de los llamados mercados capitales, de los cuales se conseguirán hasta 800.000 millones de euros durante el periodo 2021-2026.
<p>Foto: Comisión Europea.</p>

Foto: Comisión Europea.

En marzo, la Comisión Europea comenzó a realizar los primeros desembolsos, emitiendo un primer importe de 9.000 millones de euros para siete Estados miembros, siendo el mayor beneficiario Italia, que recibió 3. 870 millones de euros, seguido de España (2.870 millones), República Checa (1.000 millones), Croacia (510 millones), Eslovaquia (330 millones), Lituania (302 millones) y Malta (123 millones).

Posteriormente, se sumaron nuevos Estados beneficiarios como Bélgica (2.200 millones), Irlanda (2.470 millones) y Polonia (1.400 millones) tras otro desembolso de la Comisión de 13.000 millones de euros.

Los Estados que soliciten los Fondos Next Generation EU deben elaborar un plan nacional de recuperación, estableciendo las reformas e inversiones que se llevarán a cabo en el país y presentarlo ante la Comisión Europea para su evaluación, como ya han hecho la mayoría de los países beneficiarios.

En el caso de España, el resumen del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia se puede consultar en el Portal del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital. Este documento recoge las principales líneas de actuación y el porcentaje de las inversiones previstas en cada uno de ellas.

La elaboración del plan nacional ha recibido ciertas críticas debido a que el Gobierno no ha desarrollado los mecanismos “adecuados para canalizar la participación” de los sectores y colectivos implicados en el recuperación de la crisis, como se puso en relieve en el webinar Fondos Next Generation: transparencia, integridad e impacto. ¿Cómo gestionar los riesgos?, organizado por la Fundación Compromiso y Transparencia.

En este sentido, Noelle Cajigas, socia responsable de Mercados de KPMG en España, explica a Compromiso Empresarial que la Comisión Europea ha proporcionado “orientaciones claras” sobre cómo se deben elaboración los respectivos planes nacionales de recuperación, poniendo “especial énfasis” en que dichos planes aborden las recomendaciones específicas del Consejo de Europa a cada Estado miembro.

Asimismo, cada Estado debe establecer los hitos y un calendario de ejecución, junto con “un sistema de control y auditoría”, que que serán analizados por Bruselas para “garantizar la máxima eficiencia y transparencia en la gestión y asignación de los fondos”, afirma Cajigas.

De este modo, cada país beneficiario ha realizado procesos diferentes para elaborar sus planes nacionales de recuperación, siguiendo las pautas de la Comisión Europea.

Cada país beneficiario ha realizado procesos diferentes para elaborar sus planes nacionales de recuperación, siguiendo las pautas de la Comisión Europea.

Italia: organismo interministerial y debate parlamentario

El Estado miembro más beneficiario de los fondos, y también el más castigado por la pandemia de la covid-19, ha aprobado un Plan de recuperación y resiliencia siguiendo un modelo de elaboración y evaluación similar al del Gobierno español, el cual se basa en aprovechar las infraestructuras existentes dentro de su administración.

El organismo que coordinará el plan de Italia es el Comitato Interministerial para los Asuntos Europeos (CIAE), que según informaciones publicadas por expertos italianos, este organismo se enfrenta al reto de tener que adaptar su estructura y capital humano para adquirir las competencias necesarias para valorar los proyectos beneficiarios de los fondos europeos.

Por otra parte, el plan nacional ha sido desarrollado íntegramente por la Comisión interministerial de Asuntos Europeos (CIAE), en colaboración con los ministerios y representantes de los órganos regionales y autoridades legales, siendo aprobado por el Consejo de Ministros en enero y debatido en el parlamento nacional, donde recibió las valoraciones de los representes políticos antes de ser enviado a la Comisión Europea.

Sobre este aspecto, Cajigas afirma que este modelo se conoce como “manifestaciones de interés”, llevado a cabo por diversos ministerios de los Estados miembros, con el objetivo de conocer y tener en cuenta en el diseño del plan “las principales líneas estratégicas e iniciativas hacia las que los agentes económicos están orientando sus esfuerzos”.

República Checa: nuevo departamento y consulta pública

Por su parte, la República Checa ha previsto la creación de un nuevo órgano de coordinación para su Plan nacional de recuperación que será un nuevo departamento dentro del Ministerio de Industria y Comercio. Este nuevo órgano se encargará de supervisar la preparación, implementación y cumplimiento de los objetivos y componentes de dicho Plan.

Debido a que la “nueva agenda” europea supone para el país “el doble de la cantidad de financiación” obtenida hasta ahora, en comparación con otros programas de ejecución europeos, el Gobierno ha considerado necesario crear este nuevo órgano.

Por otra parte, el Ejecutivo checo ha establecido la consulta pública como mecanismo de elaboración del plan nacional. Dentro del portal de la Cámara de Comercio se han publicado los documentos sobre el Plan Nacional de recuperación y el Programa Nacional de Reforma de la República Checa, para que los ciudadanos pudieran mandar sus comentarios a ambas propuestas.

Según la experta consultada, la “involucración” de todos los agentes, políticos, empresariales y sociales, en el diseño del plan, y que se haya realizado de manera consensuada, tanto las reformas como las inversiones a las que se dedicarán los fondos “es, sin duda, un elemento fundamental”.

Involucrar a todos los agentes, políticos, empresariales y sociales, en el diseño del plan, y que se haya realizado de manera consensuada “es, sin duda, un elemento fundamental”.

Irlanda: Colaboración interministerial y consulta pública

El Gobierno irlandés ha encargado al Departamento de Reforma y Gasto Público elaborar su Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia, junto con el Departamento de Finanzas y el Departamento de Empresa, Comercio y Empleo, sin desestimar la colaboración con otros órganos ministeriales competentes.

Posteriormente, el plan ha sido sometido a la consulta pública de los ciudadanos irlandeses a través de un portal web creado para la consulta. El objetivo de este mecanismo es recibir la “retroalimentación sobre la identificación de las prioridades de Irlanda” en el contexto del plan nacional.

Asimismo, como parte del proceso de elaboración del Programa de reformas, para afrontar las recomendaciones específicas de la UE al país, el ministro de Reforma y Gasto Público, Michael McGrath, afirmó en debate parlamentario que los funcionarios irlandeses están en diálogo “continuo y detallado” con los homólogos de la Comisión Europea, además de la colaboración entre los diferentes ministerios y órganos de la administración general irlandesa.

El objetivo de este diálogo entre funcionarios europeos y nacionales es lograr un equilibrio dentro del Plan nacional, entre las reformas y las inversiones necesarias para la recuperación económica del país.

Cajigas explica que el Plan español también ha materializado el proceso consultivo, en el que a través de diferentes órganos constituidos para este fin, han participado representantes del gobierno nacional, autonómico y local, así como los de patronales, sindicatos y diversos sectores.

Croacia: debate parlamentario y portal web informativo

Por su parte, el Gobierno de Croacia sometió a debate parlamentario el resumen del Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia. Esta acción fue muy criticada por la oposición política al gobierno, ya que denunció que la forma de elaborar el plan fue “poco transparente” y los objetivos establecidos por el plan están definidos “de manera muy general”.

Asimismo, el Consejo Económico de la Voz de los Empresarios expresó su preocupación por la recuperación de la economía croata de los efectos de la pandemia del coronavirus, debido a que la mayor inversión de los fondos debería dirigirse al sector privado y los ciudadanos para recuperar la demanda y el consumo.

Además, comparten la observación de que los criterios y métodos de distribución de los fondos deberían ser más detallados y explícitos, por parte del Gobierno de la República de Croacia y los ministerios competentes.

Sobre este aspecto, cabe destacar que la propuesta actual del Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia de Croacia asignará el 7% de los fondos para el sector privado, mientras que el grueso de las inversiones se destinará a infraestructura, digitalización y economía verde.

Con respecto al proceso de elaboración del plan, el Gobierno croata creó una página web propia para informar sobre el Plan de recuperación: Planoporavka.gov.hr, al igual que en el caso de España.

En este sentido, la información completa relativa al Plan de Recuperación español con “el desglose de cada uno de los componentes, ofreciendo un gran detalle sobre inversiones previstas en cada uno de ellos”, está disponible en el portal de Presidencia de Gobierno desde esta semana, explica Cajigas.

Noelle Cajigas considera que este el Plan europeo “es, probablemente, la mayor oportunidad con la que cuenta España para salir de la crisis y transformar la economía española”.

Polonia: consulta y debate público

Otro de los grandes beneficiarios de los fondos Next Generation es Polonia, quien ha encargado la elaboración de su Plan Nacional de Reconstrucción al Ministerio de Fondos y Política Regional. Para elaborar este documento, el Ministerio ha realizado una serie de consultas tanto a nivel administrativo, como de consulta pública.

Desde febrero y hasta principios de abril, se han organizado tres debates públicos dedicados a los cinco temas fundamentales del Plan Nacional de Recuperación, donde cualquier persona interesada podía participar en el evento.

Por otra parte, se estableció un formulario web para que los ciudadanos enviaran comentarios al plan, disponible en diferentes webs del Ministerio responsable.

Según publicaba el Ministerio, el mayor número de comentarios ha sido enviado por representantes de las unidades del gobierno local, los interlocutores sociales y económicos, así como por ciudadanos particulares.

Además de las consultas públicas, se realizaron audiencias con los representantes del gobierno responsables de la elaboración del documento, para conocer las opiniones sobre el proyecto de Reconstrucción.

En general, cada Estado miembro ha desarrollado procesos similares para abordar el desarrollo del Plan Europeo de Recuperación y garantizar la eficiencia y transparencia en la gestión y asignación de los fondos, a la espera de la aprobación de Bruselas sobre sus respectivos planes nacionales.

Noelle Cajigas considera que este el Plan europeo “es, probablemente, la mayor oportunidad con la que cuenta España para salir de la crisis y transformar la economía española”, y por este motivo, afirma que las empresas de los distintos sectores están “llamadas a desempeñar un papel clave” en este proceso, siendo la colaboración entre el sector público y privado “más importante que nunca”.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Alfonso Novales

    Me resulta llamativo que se evalúe el Plan de Recuperación español en base a la opinión de un socio de consultoría únicamente (respetando por completo su opinión). Sorprendente que se valore positivamente el nivel de consulta pública cuando no se ha recabado opinión de ninguna universidad, centro de investigación, expertos en distintas áreas, etc.. Decepcionante que no se haya elaborado un plan pensando en objetivos ambiciosos de largo plazo, sino recabando sugerencias de empresas acerca de qué actuaciones pueden encajar en las lineas genéricas propuestas por las instituciones europeas. Y sin proponer mecanismos de evaluacion de resultados, más allá de los meramente contables.