El reto de la transparencia para el primer ‘chief data officer’ de España

El Plan nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia establece como segundo objetivo el impulso a la transformación digital de la sociedad española para garantizar la accesibilidad, agilizar la digitalización del sector industrial y empresarial -especialmente de pymes y startups-, la I+D+i (investigación, desarrollo e innovación), y la capacitación digital de la población, según se explica en el propio plan.
<p>Alberto Palomo Lozano estará al frente de la Oficina del Dato. Foto: Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.</p>

Alberto Palomo Lozano estará al frente de la Oficina del Dato. Foto: Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

En este contexto, el Gobierno ha nombrado al primer director de datos –chief data officer (CDO)– en España, quien será el responsable de poner en marcha la Oficina del Dato, que dependerá de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial.

El objetivo de este nuevo órgano es que lidere la estrategia del proceso de digitalización, necesario en la transformación de la economía, impulsando de este modo el crecimiento, la productividad y la creación de empleo.

Según publica el Ministerio de la Presidencia, el director de datos es Alberto Palomo, doctor en Física Teórica por la Universidad Autónoma de Madrid y experto en data analytics y en la definición de estrategias de datos, además cuenta con una larga experiencia gestionando equipos de científicos de datos para generar eficiencias en procesos de negocio.

Este nuevo cargo deberá asumir las responsabilidades de liderar las tecnologías digitales consideradas “vectores estratégicos” por el plan de recuperación, como son el desarrollo de la inteligencia artificial, la ciberseguridad y la economía del dato, claves para la segunda oleada de digitalización en España, que deberá llevarse a cabo de forma “alineada y coordinada” entre las distintas ramas del Gobierno y las empresas privadas, especialmente aquellas que participen en los proyectos beneficiarios de los fondos europeos, según afirmó la secretaria de Estado de Digitalización, Carme Artigas, durante la presentación de South Summit 2021.

¿Por qué es necesario un director de datos?

El último informe de Sociedad Digital en España 2020-21, elaborado por Fundación Telefónica, apoya la idea de que la recuperación de la pandemia provocada por la covid-19 vendrá de la mano de la digitalización y la adopción de las tecnologías digitales por parte de las empresas.

En este sentido, la encuesta realizada por GlobalData a ejecutivos empresarios a nivel internacional durante mayo-julio de 2020, reveló que las empresas depositan su confianza en la innovación para poder crecer, y más del 50% de los encuestados consideraban la ciberseguridad clave para impulsar sus negocios, debido al aumento del teletrabajo y la actividad digital corporativa.

Otro de los aspectos destacados por el informe de Fundación Telefónica es que la nube (cloud) y las tecnologías de automatización, también han sido consideradas como “esenciales” para la recuperación económica de la sociedad y el sector empresarial.

En este contexto, el rol del director de datos o chief data officer surge dentro de las empresas como una figura necesaria para dirigir la ejecución adecuada de la estrategia de digitalización de las compañías y asegurar la calidad y el acceso a los datos considerados vitales, según publica la consultora Deloitte en uno de sus artículos de análisis.

La digitalización de la Administración General del Estado también demanda contar con esta figura para resolver la gestión de la información pública y privada que, debido a las características de la actual sociedad de la información, gira en torno a tres ejes esenciales: complejidad, importancia y agilidad.

Estos ejes se concretan en que en el entorno digital se produce una cantidad inabarcable de información y se multiplica el número de fuentes, complicando el manejo, análisis, proceso y reutilización de los datos. Por otra parte, cada vez adquiere mayor relevancia la capacidad de análisis de las actividades en Internet para extraer información útil acerca de los comportamientos y costumbres de los usuarios, con el fin de mejorar las experiencias y atender nuevas demandas de servicios.

Por último, la sociedad cada vez más digitalizada se mueve y actúa en tiempos más cortos e inmediatos, por lo que la información y los datos deben estar a disposición y accesibles de manera rápida y ágil, reduciendo el tiempo de búsqueda al mínimo posible.

En este sentido, el director de datos del Gobierno español se presenta como la figura clave para ayudar a las instituciones públicas para adaptarse y transformar sus ecosistemas de datos, dando respuesta a las necesidades planteadas por la innovación tecnológica y servir de apoyo en la transición digital.

El director de datos del Gobierno español se presenta como la figura clave para ayudar a las instituciones públicas para adaptarse y transformar sus ecosistemas de datos.

Oficina del Dato: ¿en coordinación con la transparencia?

En cuanto a la constitución de la Oficina del Dato, desde el Gobierno se prevé que sea el órgano competente para “desarrollar una auténtica economía del dato de manera transversal”, siendo su principal objetivo los principios y estándares horizontales para asegurar que los datos fluyen transversalmente entre sectores, asegurando en todo momento la privacidad y el respecto de los derechos de la ciudadanía.

En concreto, las funciones de la Oficina del Datos pasan por el diseño de las estrategias y marcos de referencia en materia de gestión de datos, la creación de espacios de compartición de datos entre empresas, ciudadanos y Administraciones Públicas, de manera segura y con gobernanza, así como el empleo masivo de los datos en los sectores productivos de la economía mediante tecnologías big data e inteligencia artificial.

Sin embargo, desde la sociedad civil de la transparencia surgen algunas dudas al respecto, como las que plantea el profesor de Derecho de la Información de la Universidad Complutense de Madrid y miembro de la Coalición Pro Acceso, Manuel Sánchez de Diego, quien afirma que es “necesario trabajar con datos para crear valor”, pero todavía se desconoce cómo se va a conseguir este hecho y cómo se va a resolver la problemática de la captura de los datos si, además de manejar los datos públicos, también se van a gestionar los datos privados.

“Estoy de acuerdo en que los datos van a ser un pilar para la recuperación económica, porque los datos nos van a permitir conocer si se están invirtiendo correctamente los fondos de la Unión Europea, pero hay que tener en cuenta varias cuestiones: una es la protección de los datos personales que se van a manejar desde la Oficina del Dato, y cómo va a ser la conexión de esta oficina con el Portal de Transparencia de España”, plantea Sánchez de Diego.

Sobre este aspecto, el profesor de la UCM explica que “no le gustaría” que entre ambos órganos existiera la desconexión al pertenecer a ministerios diferentes. Cabe recordar que el director de datos –CDO- pertenece al equipo de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial (Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital), mientras que el Portal de Transparencia depende de la Dirección General de Gobernanza Pública (Ministerio de Política Territorial y Función Pública).

Según Sánchez de Diego, el “gran riesgo” que se presenta ante la creación de esta nueva Oficina es que los datos “no se pongan a disposición de la sociedad con todas las características” que siempre se han demandado desde las organizaciones protransparencia, esto es que sean datos procesables, en formatos abiertos, y permitiendo la posibilidad de trabajar con ellos de forma adecuada, ya que gracias a la reutilización se pueda ejercer el control de la administración pública y luchar contra la corrupción, además de avanzar en la cultura de la transparencia.

De este modo, el experto consultado considera que Alberto Palomo, como primer responsable de datos del Gobierno de España, debería realizar una labor “encomiable”, estableciendo una buena conexión con el Portal de Transparencia de España y permitiendo la reutilización de los datos por parte de las empresas y de la sociedad en general, ya que, de lo contrario, “se estaría creando de nuevo una fuente de alienación de los sujetos y las personas, porque realmente esos datos deben estar puestos a disposición de la sociedad”, concluye Sánchez de Diego para Compromiso Empresarial.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.