El DJSI, pese a sus claroscuros, la mejor herramienta de gestión ESG

El pasado viernes 13 de noviembre de 2020, al cierre la Bolsa NYSE, es decir a las 22:00 horas de España, salió la esperada valoración de la familia de índices de sostenibilidad por antonomasia: el Dow Jones Sustainability Index o DJSI.
Foto de Tomás Conde
Tomás Conde16 noviembre 2020
6

A las pocas horas ya y en pleno sábado, numerosas eran las notas de prensa y artículos al respecto. Vaya lío, que si son 16, 17 o 18 o de si era el DJSI World o el Europe.

A esto se suma el lícito empeño en matizar los mensajes de muchos de estos campeones para intentar mejorar la percepción de una misma realidad. Y la realidad es que en España contamos con 20 clasificados, encabezados por dos líderes del mundo en sus sectores: Acciona y Enagás.

A estos sumamos 16 subcampeones y 15 campeones de Europa. El resultado es magnífico y denota dos cosas: que España tiene empresones preocupados y ocupados en sus impactos en las sociedades donde operan (sostenibilidad con mayúsculas) y que cuenta llamativamente casi con el doble de índice de participación que la media mundial.

Distinta propiedad, misma calidad

Este año era especial pues la compra de Standard & Poor’s de la metodología a Robeco hacía esperar cambios sustanciales. De hecho, el 22 de noviembre del año pasado (2019), en una jornada conjunta organizada en Lisboa por la Asociación Española para la Relación con los Inversores (AERI) y su homónima portuguesa, tuve la ocasión de invitar y moderar a Jvan Gaffury, responsable precisamente de toda esta historia en Robeco SAM (ahora Standard & Poor’s).

Lo hicimos en un magnífico panel bajo el título ESG eligibility. En esa misma jornada participaron igualmente Blackrock, Morrow Sodali y Nasdaq, ni más ni menos. Pero a lo que iba, fue precisamente el día anterior al evento, es decir el jueves 21 de noviembre de 2019, cuando recién aterrizados ambos a esta maravillosa ciudad que es Lisboa, quedamos a cenar y repasar la sesión del día siguiente.

Noté a Jvan algo compungido y lo primero que hizo fue enseñarme la noticia en su portátil. El mayor proveedor de índices del mundo, S&P acababa de comprarles. No hubo detalles de la transacción, tan solo que S&P Global adquiría el negocio de calificación de ESG de RobecoSAM que él y Manjit Jus encabezaban.

Jvan pese a estar inquieto por la falta de detalles entendía que empezaba a jugar en la primera división.

En realidad, DJSI no es un índice sino una familia de índices ESG con el DJSI World a la cabeza, pero además incluye otros ocho adicionales: DJSI North America, DJSI Europe, DJSI Asia Pacific, DJSI Emerging Markets, DJSI Korea, DJSI Australia, DJSI Chile y el DJSI MILA Pacific Alliance.

Esta familia de índices ESG fue lanzada en 1.999 como el primer índice de referencia de sostenibilidad mundial y hace un seguimiento del rendimiento de las acciones (en 61 sectores) de las principales cotizadas del mundo en términos de criterios ambientales, sociales, éticos y de gobierno corporativo.

Esta evaluación de la sostenibilidad empresarial denominada CSA en inglés (Corporate Sustainability Assessment) es una evaluación anual de las prácticas y el desempeño de las empresas en materia de sostenibilidad ESG, con una cobertura de más de 7.300 empresas, que representan aproximadamente el 95% de la capitalización del mercado mundial.

El universo de compañías invitadas a participar asciende a 3.429 de las cuales un 40% rellenan el polémico cuestionario (han crecido en un 19%) y el restante 60% solo participan a través de su información pública.

Ese 40% y durante tres meses ponen patas arriba a la empresa. Es tal la envergadura que todas las Big Four, afortunadamente, ofrecen en sus propuestas de consultoría mejorar el relato empresarial de esas respuestas con el objetivo de aumentar la puntuación final (de 1 a 100 puntos).

Opino que lo mejor es no responderlo de forma expresa sino integrarlo en la planificación anual del reporting, sumando por tanto esta herramienta a los dos estándares (GRI+SASB) y los dos frameworks (IIRC+TCFD).

Lleva más tiempo el primer año, pero a partir de ahí se racionaliza el crecientemente regulado reporting corporativo en todos sus aspectos.

En cuanto a las invitadas a participar de una forma u otra, el índice medio mundial alcanza el 55%, pero llamativamente España lidera la participación global en desarrollados con un destacado 83%. En cuanto a emergentes, también llama la atención el mercado de América Latina donde vemos 100% en Colombia, Perú o Chile o un 91% en México. Sin embargo, países como UK participan en un 54%, USA 32%, China 29% o Canadá con un 55%.

La gran bondad de esta metodología es que pone números y permite comparar bajo un mismo criterio.

Opino, igualmente, que todos los campeones españoles deberían al menos publicar esta tabla en su web de Investor Relations al margen de su sector. Ayudaría mucho pues las ventajas sobrepasan con mucho a los posibles inconvenientes.

Esta tabla es el cuadro de mando ESG por antonomasia. A mí, además, el hecho de que Deloitte esté haciendo el assurance de la metodología me da algo más de confianza y a su vez esperanza de mejorar los claroscuros mencionados.

Entradas y salidas del DJSI

Los campeonísimos españoles son este año solo dos: Enagás (que repite como líder sectorial por quinto año consecutivo en Gas Utility) y Acciona, que por motivos de capitalización bursátil no está en los índices ni World ni Europa, pero es el líder mundial en el sector de Electric Utility.

El año pasado contábamos con cuatro líderes mundiales: Santander, Ferrovial, Naturgy y Enagás.

Entre el resto de estos campeones mundiales destacan compañías como Pirelli en componentes de auto (sector donde España cuenta con jugadores mundiales de primera magnitud); Bancolombia en bancos, que arrebata la corona a Santander este año; Hilton, en hoteles; BAT, en tabaco (otro acierto de S&P es no excluir sino buscar a las mejores por sector), Unilever, en productos de hogar; Zurich, en seguros; Roche, en farmacéutica; Cisco, en equipos de comunicación; HP, en ordenadores… y así hasta 61 campeones, todo ellos peer de cuyas mejores prácticas mucho podemos aprender.

En cuanto a las salidas y entradas, que todos los años sigue siendo la comidilla, comentar que Alphabet (matriz de Google) sale tan solo un año después de haber entrado.

Otras grandes empresas, que aún teniendo importantes políticas y desempeño ESG, salen este año son Bank of America (el banco más grande del mundo), UPS, Adidas (un campeón europeo en ESG) o Westpac (una mejor práctica ESG histórica entre los peers bancarios).

En el caso de España llama la atención la entrada de Telefónica en el Europe, pero sigo echando de menos a Repsol, que teniendo claramente un desempeño ESG muy destacado no está por decisión propia.

De hecho, tanto Telefonica como Repsol son dos compañías con directores de ESG en los equipos de relación con inversores. Pero lo que decía, que sería bueno saber más sobre los motivos de las ausencias y las salidas y máxime en el caso de claros campeones en sus políticas de sostenibilidad.

O, por ejemplo, por qué España duplica el índice medio de participación. Creo que en el seno de la Asociación Española para las Relaciones con los Inversores AERI deberíamos organizar un evento con S&P ahora para intentar arrojar luz sobre estos aspectos.

En resumen, que los temas ESG cada vez cuentan más. Así lo dice la creciente regulación, pero sobre todo el interés empresarial en ganar en elegibilidad por la mejor gestión de sus impactos en las sociedades en las que operan.

Y para medir, gestionar, cuantificar y comparar todo esto contamos con una buena herramienta de gestión e incluso de selección que se llama DJSI.

A ver si somos capaces de mejorar esos claroscuros y poder contarlo en septiembre de 2022.

6
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.